Domingo Pacheco: “Estoy aquí para ponerme al servicio de todos los que conformamos la comunidad universitaria CEU”

0
286

Informa Jaume Gascó / Imagen: Jaume Gascó

Con 32 años Domingo Pacheco ha desarrollado su ministerio sacerdotal, como vicario, y más tarde como párroco en las parroquias de Ademuz. Actualmente, ha sido recientemente nombrado párroco de la Parroquia de San Bartolomé de Alfara del Patriarca, Consiliario Diocesano de Juniors M.D. y capellán de la Universidad CEU Cardenal Herrera. EL ROTATIVO habló con él para conocer cómo es el nuevo responsable de pastoral en nuestra universidad.

¿Con qué fuerza afronta este nuevo reto?

Con mucha ilusión y ánimo. Es verdad que estaba muy a gusto en las parroquias del Rincón de Ademuz, pero me propusieron el cambio y la verdad es que el hecho de poder estar aquí en la parroquia de Alfara, un lugar de la comarca de l’Horta muy parecido a mi pueblo, Foyos, hace sentirme acogido.

Este curso va a ser nuestro capellán y, además, el consiliario de Juniors M.D.

Así es. Siempre he tenido inquietud por la pastoral Universitaria, por ver cómo se puede aprovechar un entorno como es la universidad -tan decisivo para muchos jóvenes- para evangelizar y acercar el evangelio a aquellos que no lo conocen. Y en este nombramiento veo que la Iglesia me da una oportunidad. No lo esperaba y lo recibo con mucho agradecimiento. Después, el hecho de ser el Consiliario Diocesano de Juniors M.D. para mí también es un regalo porque es, justamente, donde yo he crecido en la fe. Desde que recibí la primera comunión comencé a vivir las etapas de Juniors, fui Educador, fui Jefe de Centro y, la verdad, para una persona que conoce como es Juniors recibir esta noticia no puede ser más que un motivo de ilusión y alegría. Esa ilusión y esa alegría son las que me mueven a trabajar y entregarme, tanto en Juniors como en la universidad y la parroquia.

Centrándonos en la Pastoral Universitaria, ¿qué hace un capellán de universidad?

Principalmente, lo que tiene que hacer es estar y estar significa mostrar esa presencia de la Iglesia en la vida universitaria. Es cierto que en nuestra sociedad vive inmersa en un proceso de secularización y no conoce la figura del sacerdote, se ve como un bicho raro, como algo lejano. Hay gente que no ha tenido experiencia de trato con un sacerdote y el hecho de poder estar en la universidad es una oportunidad para que descubran que la Iglesia está presente y que el sacerdote está a su servicio para que, en cualquier momento, puede acercarse a hablar con él o preguntar cualquier inquietud que tenga o cuestión que se le pase por la cabeza.

Desde el punto de vista operativo, de acción, de funcionamiento, ¿cómo funciona la pastoral?

Junto a lo que he comentado, mi labor también consiste en poder organizar acciones que siempre vayan enfocadas a dar a conocer el evangelio. Es verdad que el entorno universitario es un entorno en el que lo intelectual tiene un peso grande, pero, al mismo tiempo, creo que hay que aprovechar esa ocasión formativa que ofrece la universidad para también formarse en lo que muchas veces conocemos como el arraigo cristiano de nuestra cultura. Muchas de las cuestiones que hoy en día se pueden plantear a nivel formativo tienen una raíz cristiana porque nuestra cultura tiene ese origen cristiano -tanto en España como en Europa- lo cual siempre supone una oportunidad de dar a conocer el evangelio a través de la cultura. En ese sentido, desde la Universidad lo que hacemos es ofrecer los sacramentos para que las personas que estudian aquí puedan tener el encuentro con Cristo en la Eucaristía y puedan también recibir el sacramento de la reconciliación si lo necesitan. Al mismo tiempo también desarrollamos acciones para introducir en la comunidad universitaria esta cultura evangélica.

Hay gente que no ha tenido experiencia de trato con un sacerdote y el hecho de poder estar en la universidad es una oportunidad para que descubran

No solo va a estar en la universidad, sino que, como también hemos destacado va a ser Consiliario en el Movimiento Diocesano Juniors: ¿Qué función desempeñará y qué tareas realizará en él?

Ser Consiliario Diocesano lo comprendo como aquel que realiza una labor de acompañamiento. En Juniors se concreta en la vida de las parroquias, pero lo cierto es que esa estructura diocesana requiere de un acompañamiento por la propia naturaleza de la asociación. Juniors es una asociación de laicos y requiere un acompañamiento por parte de la figura del sacerdote. En ese sentido, acompañaré a los miembros que forman parte de su estructura organizativa -los miembros de la Comisión Ejecutiva, el Equipo Diocesano, la Comisión Diocesana, la Escuela de animadores- pero al mismo tiempo realizaré una labor de acompañamiento y de coordinación entre los sacerdotes, porque -al fin y al cabo- son los Consiliarios de Centro los que están en contacto con cada una de las realidades. Después también hay una organización por Consiliarios de Zona que tiene Juniors en la diócesis y hay que acompañar y ofrecer los recursos necesarios para que puedan hacer su labor. Al mismo tiempo, hay que ver la casuística real de cada uno de los Centros e ir conociendo un poco cual es la realidad de Juniors. Resumiendo, deberé realizar esa labor de acompañamiento para hacerme cargo de la realidad concreta de los Centros del Movimiento y poder dar respuesta a sus necesidades e inquietudes.

¿Cómo es Domingo Pacheco fuera de la universidad?

(Sonríe) ¡Fuera de la universidad soy sacerdote! Y dentro también. Llevo la vida de la parroquia que se me ha encomendado y mi tiempo lo ocupo en eso. Por otro lado, estar tan cerca de mi pueblo, Foyos, me permite ver a mis amigos, poder estar con ellos y a mi familia. Pero siempre necesito tiempo para todo porque atendiendo todo lo comentado, en ocasiones cuando no tengo una cosa en algún lugar la tengo en otra. Cuando puedo, también me gusta tener tiempo para descansar, pensar, reflexionar… aunque no siempre lo encuentro.

¿Cuáles serán los próximos objetivos a desarrollar en nuestra pastoral universitaria?

Entre las acciones que hemos programado todos los capellanes de la universidad está recuperar los días academicus que son estas jornadas que, inspirados en la intuición del Papa Emérito Benedicto XVI cuando era profesor de la Universidad de Bonn promovió unos espacios en los que la fe, la razón y la vida entraran en diálogo. Esta es la motivación de estos días academicus. Unas charlas que abordarán cuestiones desde distintos ámbitos -bioética, historia, ciencias políticas- y que se encuentran en el debate actual. Encuentros de reflexión desde la perspectiva del mensaje cristiano y la evangelización, y para ello invitaremos a personas que están suficientemente formadas y son voz autorizada sobre el tema del que se vaya a tratar. Estos días academicus van a ser normalmente en torno al último jueves de mes y trataremos temas de interés para todo el alumnado y docentes.

Vamos a unos espacios llamados testimonia donde vendrán personas con una vida de fe que se hace presente en la actividad que realizan en medio del mundo

¿Alguna novedad para este curso 2020/2021?

Este curso también queremos ofrecer unos espacios llamados testimonia donde vendrán personas cristianas con una vida de fe que se hace presente en la actividad que realizan en medio del mundo. Queremos que estas personas puedan contar su experiencia de vida y su experiencia de fe siendo un testimonio que nos sirva de estímulo y aliento, que nos abra horizontes en nuestras vidas, que nos haga reflexionar sobre nuestras vidas, nuestra fe, cómo la hacemos presente en nuestro día a día. Estos espacios los plantearemos de manera trimestral, coincidiendo con los tiempos fuertes del Año Litúrgico, de manera que se brinde un espacio en el que, todo aquel que quiera, pueda conocer a estas personas y su testimonio de vida y de fe.

Imagino que la vida diaria de la pastoral seguirá ofreciendo la eucaristía y ese acompañamiento al que antes hacía referencia ¿no?

Claro que sí. Se quiere seguir ofreciendo a los alumnos y a los docentes, a todo el personal universitario, espacios en los que además de vivir su vida de fe con la celebración de la misa u ofreciendo el sacramento de la reconciliación puedan tener una vinculación con otro tipo de actividades que estarían dirigidas hacia la vida de fe y la piedad y, en ese sentido, se van a ofrecer retiros espirituales, tiempos de oración prolongada o algún curso relacionado con la formación cristiana. Estos se ofrecerán en la parroquia de San Bartolomé de Alfara del Patriarca dado que es la parroquia de la UCH-CEU de manera que fortaleceremos ese vínculo de la universidad con la vida parroquial.

¿Contempla alguna acción que salga fuera de lo normal como, por ejemplo, convivencias, peregrinaciones, viajes de carácter religioso?

Con el tiempo sí que queremos promover algún tipo de actividad en la que podamos reunirnos o podamos hacer algún tipo de viaje o peregrinación ofrecida desde la pastoral universitaria. Una de las opciones es el Camino de Santiago. Una actividad abierta a todos aquellos que quieran realizarlo, aunque dadas las circunstancias actuales debemos ser cautos, prudentes y ver qué ocurre en las semanas y meses siguientes. La idea es ofrecerlo para que se pueda llevar a cabo, bien directamente desde la universidad o bien sumándose a otras peregrinaciones que se hagan en el ámbito eclesial de la diócesis.

Para finalizar, ¿qué mensaje transmitiría a los estudiantes que están en la universidad y quieren formar parte de la pastoral universitaria?

Sobre todo, les diría que se dejen sorprender… Al fin y al cabo, todo lo que se ofrece desde la pastoral universitaria se piensa desde la perspectiva de que -de un modo u otro- bien a nivel humano o espiritual pueda ser enriquecedor para los alumnos, profesores, para toda la comunidad universitaria, tanto si se ofrecen charlas formativas como retiros. Todo son actividades que quieren promover el bien de las personas que están estudiando aquí o que tienen relación con la universidad y, en ese sentido, habrá quien tenga una fe más desarrollada o habrá quien directamente no la tenga, pero si pueden recibir -aunque sea- formación o poder hablar con el capellán, estoy seguro que siempre recibirá algo bueno desde el ámbito de pastoral universitaria. Les animo a todos a dejarse sorprender y a no tener reparo en acercarse a las actividades que se ofrecen desde este ámbito. Estoy aquí para estar al servicio de la comunidad universitaria CEU, y si alguien tiene una necesidad o alguna cuestión que plantear, nosotros estamos aquí para eso.