Carlos Del Amor (Premio Espasa 2020): “Cada cuadro tiene tantas vidas como ojos lo miren”

0
639

Informa Raquel Brisa / Imagen: Espasa y archivo

Carlos Del Amor, una de las voces más importantes del periodismo cultural en España, ha recibido el Premio Espasa 2020 por su obra Emocionarte. La doble vida de los cuadros.  Pero ésta no es su primera obra literaria. En 2013 se lanzó a la piscina con La vida a veces y años más tarde publicó su primera novela, El año sin verano y Confabulación. Amante del arte, Del Amor plantea al lector en su obra un viaje por las historias veladas detrás de cada cuadro, hasta que éste descubre que, efectivamente, cada obra pictórica tiene más vidas que un gato.

¿Qué hace Emocionarte tan especial?

No lo sé. Todavía son pocos los lectores que me lo han comentado, no me ha llegado mucho feedback de momento. Si que me llegan algunos comentarios muy positivos porque la novela está funcionando muy bien. Supongo que Emocionarte es especial porque, al fin y al cabo, habla de algo universal: la belleza, en muchas de sus vertientes. Eso es algo que nos toca a todos interiormente.

En el libro habla de “las dos vidas de una obra de arte”. ¿Qué quiere decir realmente ese concepto?

Creo que cada cuadro tiene muchas vidas. En el libro hablo de una doble vida, pero en realidad podrían ser cien o más, porque cada cuadro tiene tantas vidas como ojos lo miren. Cuando uno ve un cuadro, siempre le despierta una emoción. Pero luego, cuando va descubriendo cosas de ese cuadro ve que tiene muchísimas caras, muchísimas historias que merecen ser contadas.

Pero la obra combina museos con bibliotecas, lienzos con papel. ¿Por qué decide fusionar historias con pinceladas de siglos atrás?

Cuando tenía un cuadro delante me parecía que era un libro, una historia oculta que podía contarse y que a mí personalmente me salía contarla. Esos relatos ocultos en la pintura eran algo muy literario. Por eso opté por hacerlo y por contarlo de una manera muy cercana a la novela en cada arranque de cada capítulo.

“El arte es un refugio en el que poder aislarse un poco del mundo exterior”

En el libro se presentan 35 obras de todos los tiempos, prestando especial atención a la pintura femenina y a la española. ¿Por qué les dedica una mirada más cariñosa a éstas?

En la obra hay pinturas de todos los sitios y de todos los tipos: de mujeres, de hombres… Pero es verdad que, igual que la pintura española me es muy cercana, últimamente la historia y las instituciones han recuperado la obra de mujeres que permanecieron silenciadas por desgracia probablemente por la misoginia de la época. Cada vez hay más autoras en las que fijarse, a las que descubrir y a las que acercarse. Es una consecuencia natural que aparezcan más en el libro.

Si tuviera que escoger una de las obras y relatos que ha incluido en el libro, ¿cuál sería?

No lo sé. Quizá podría escoger el Perro semihundido de Goya, porque lo parecemos todos ahora. Podría escoger El beso de Munch, difuminado, oculto. Tal vez Los amantes de Magritte, con esos personajes tapados. O quizá esa Vieja friendo huevos, en la que se adivina el Velázquez que está por venir. Son muchísimos y es muy difícil quedarse con uno sólo.

La forma de mirar, de estudiar y de analizar las obras ha cambiado a lo largo de los siglos, pero también lo ha hecho la función del arte. ¿Cuál diría que es el rol que desempeña el arte en la sociedad del siglo XXI?

Una de las grandes funciones del arte que siempre permanece, y ahora en este tiempo contemporáneo aún más, es convertirse en un refugio. Un lugar en el que reflexionar, pensar, emocionarse, criticar. Un refugio en el que poder aislarse un poco del mundo exterior y centrarse en lo que es de verdad la obra. El arte tiene muchas variantes para ayudarnos a sobrellevar el día a día.

 “La cultura nos ha dado, y nos dará, mucho en los próximos años”

Menciona en reiteradas ocasiones la importancia de la imaginación. ¿Qué papel juega la imaginación en el arte?

Mucha. La imaginación es la que nos hace viajar a otros lugares, a otros territorios, a otros sitios a los que probablemente no se pueda ir de otra manera. Con imaginación puedes llegar muy lejos, en todos los sentidos. Es algo que ponen en práctica muchos artistas y muchos escritores. Imaginar nos hace más libres, más creativos, más reflexivos, pero también más críticos.

La crisis del coronavirus ha herido de gravedad algunos sectores como el cultural. ¿Es la imaginación la clave para rehacerse?

No creo que la imaginación sea la clave para rehacernos porque el sector cultural ya demuestra mucha imaginación de por sí. Para resurgir harán falta ayudas oficiales, pero sobre todo hará falta la colaboración del público. La cultura necesitará que estemos todos apoyándola precisamente porque es un sector necesario que nos ha dado, y nos dará, mucho a lo largo de los próximos años.

La pandemia del coronavirus ha hecho jaque a la cultura, que ahora mismo no está pasando por su mejor momento. ¿Cómo puede su libro poner su granito de arena en esta situación?

Yo no aspiro a poner mi granito de arena. Yo aspiro a que la gente disfrute, que pase un buen rato, que conozca detalles de cuadros que no conocía antes, que con el ordenador al lado vaya investigando y descubriendo esas obras que voy citando en el libro. Si conseguir que el lector disfrute un buen rato es aportar mi granito de arena, ojalá lograrlo.

¿Cómo definiría usted el arte?

El arte no se puede definir en una palabra; arte es todo aquello que nos hace mejores.