Menos del 10% de los solicitantes logran obtener refugio en España

0
643

El Día Internacional del Refugiado recuerda la tragedia que se vive a nivel mundial

María González / 4º Periodismo

Eugenia García, directora general de Farmamundi, afirma que en el mundo hay más de “45 millones de refugiados, sin contar a los desplazados internos dentro de un mismo país”. Muchos de ellos viajan a países más desarrollados, como los europeos. A España llegaron el pasado año “unas 3.400 personas solicitando asilo”, indica Salvador la Cruz, responsable de Incidencia Política de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) en la Comunidad Valenciana, pero sólo 326 obtuvieron el estatuto de protección, antes llamado del refugiado.

Niños de la comunidad de Bubamba. / FARMAMUNDI
Niños de la comunidad de Bubamba. / FARMAMUNDI

Otros países de alrededor, como Francia, Alemania o Italia, tienen muchas más solicitudes y concesiones, porque tienen “mucho más respeto por el derecho de asilo, cosa que le falta a España”, critica La Cruz, que añade que “son muchas las personas que se merecen recibir la protección si se tienen en cuenta los tratados firmados por España”, que indican que está obligada a prestar protección. Para el responsable de CEAR, las cifras españolas son “muy ridículas” para lo que debería de ser.
La crisis de las personas refugiadas continúa agravándose día a día por los conflictos bélicos y catástrofes naturales, lo que hace necesario un mayor apoyo económico y estructural de las instituciones internacionales y las ONGs. El Día Mundial de los Refugiados, celebrado el pasado 20 de junio, sirvió para recordar una realidad que pasa desapercibida en el día a día, pero que sigue dándose.
Desde CEAR prestan atención jurídica durante el proceso, los acogen y dan atención humanitaria el tiempo que estén en el país, además de realizar una labor de integración. “El 90% de los casos son rechazados”, por los que se les retira el permiso de residencia y de trabajo. “Ahora incluso se habla de no atenderles en sanidad”, se asombra La Cruz. Tras esto, la mayoría continúan en el país en situación precaria “ya que no tienen nada mejor”, asegura el de CEAR.

Campos de refugiados
Pero la mayor parte de los refugiados del mundo se encuentran viviendo en los campos de concentración de los países de las zonas de conflicto. Farmamundi trabaja en varios de estos países prestando ayuda sanitaria y formando parte de un grupo de ONGs de ayuda.
En muchas zonas, la inversión, que ha hecho descendido con la crisis económica, y los recursos provenientes de la ONU “se quedan cortos para acoger al gran número de personas, por ello se forman campos irregulares en los que intervienen las ONGs”, explica la directora de Farmamundi, que apunta que lo hacen para garantizar un mínimo de seguridad y sanidad porque “los problemas se agudizan en estas condiciones”.
“Los desplazamientos son cada vez mayores y si no se pone remedio, la gente no vuelve; saben que pueden vivir de la ayuda internacional”, asegura García. Pero la ayuda no es fácil que llegue, sobre todo porque la sociedad no está concienciada. “Esto no sale en la tele. La gente está inmunizada de tantas noticias malas y tan poca esperanza”, apostilla García.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *