Madrid celebra la defensa de la familia y de la vida

0
914

El presidente del Pontificio Consejo para la Familia abre VI Congreso Mundial

Pedro Iranzo / 2º Periodismo

Madrid acogió a finales de mayo el VI Congreso Mundial de Familias organizado por la plataforma ciudadana Hazteoir.org. Vida, familia y educación, son los temas que han centrado el encuentro, que fue inaugurado por el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, monseñor Ennio Antonelli. Los organizadores resaltan la importancia de la defensa de la vida y de la familia.

Organizadores del VI Congreso Mundial de Familias. / Archivo
Organizadores del VI Congreso Mundial de Familias. / Archivo

“El objetivo primordial es dar a conocer al mundo y a la sociedad española que existe un movimiento internacional compuesto por asociaciones, organizaciones, y confesiones religiosas que defienden los principios de la vida”, indica Paloma Girona, directora del Congreso Mundial de Familias.
Para Jaime Urcelay, presidente de Profesionales por la Ética -coorganizadores del Congreso-, va a marcar un antes y un después: “Se pone de manifiesto que en estos momentos tan difíciles hay muchas personas que están dispuestas a defender todos los principios en los que se basa nuestra convivencia familiar”.
La formación de familias en un momento de dificultad económica no se libra de los problemas y la directora del Congreso destaca “la gran ayuda de los abuelos a sus hijos y nietos”. Con esta colaboración, explica Girona, se fortalece el núcleo familiar: “En momentos de crisis, nos vemos obligados a renunciar a lo superfluo e ir a lo esencial”. En relación a esto, Urcelay añade que la situación de las familias para llegar a final de mes resulta dramática y afecta a la estabilidad en el desarrollo de las familias.

El modelo católico
Gonzalo Sanz-Magallón, profesor de la Universidad CEU San Pablo y participante en el Congreso, asegura que los modelos de familias católicas aportan mejores resultados académicos y un triunfo mayor que los modelos de familias no tradicionales. Sanz-Magallón indica que para la mejora en la educación sería “importante” que las familias “participaran en la educación de sus hijos y se aplicaran más en el tipo de colegios a los que van a asistir, mayor libertad de educación, y menor intervención de los políticos en el sistema educativo”.
Para Girona, entre la crisis económica y la de valores, “más que una relación. hay una causa efecto”: “La causa es la ausencia de valores, falta de ética, un capitalismo salvaje que como efecto tiene una desigualdad entre países desarrollados y subdesarrollados”. En este sentido, Urcelay aconseja que la familia tiene que recueperar “la transmisión de valores que en otras épocas se enseñaban en las aulas”.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí