Expertos en comunicación y educación reflexionan en la CEU UCH en torno a la atención entre los jóvenes

0
93

Redacción ROTATIVO / Imágenes: Zhanzhi Chen

La Delegación de Estudiantes de la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación ha celebrado la primera jornada «ATIENDE!» en torno a la captación de la atención en el ámbito de la comunicación y la educación con la participación de del periodista Rafa Marín, coordinador de contenidos del periódico ‘Mediterráneo’; Javier Lifante, jefe del área digital de À Punt Mèdia; Ximo Pérez, productor de ‘L’Alqueria Blanca’; Neus Peidro, guionista de ‘La Promesa’ de Antena 3; Rosa García, vicedecana de Educación de la UCH-CEU y Mapi Merchante, strategy director en IPG Mediabrands. Un evento que contó con la participación de más de un centenar de alumnos y a la que asistió el decano de la facultad, José Manuel Amiguet; las vicedecanas de Periodismo, Publicidad y CAV, Anunciación Ramírez, Sandra Femenía y Elvira Canós, respectivamente, así como diversos profesores de los tres grados.

Durante la mesa de reflexión, dirigida por los alumnos Gonzalo Escrig y Jordi del Puente, el responsable del área digital de À punt, Javier Lifante, afirmó: “Para À Punt el objetivo no es llegar al público sino hacer marca y lograr que las personas nos escuchen y nos vean”, al tiempo que reconoció a À Punt como un medio de comunicación muy joven con miles de seguidores en Tik-Tok e Instagram dado el público joven que sigue al grupo. Durante su intervención Lifante afirmó ante el auditorio que se debe fidelizar al público con información útil mediante videos cortos virales o infografías de servicio y destacó que la radiotelevisión pública valenciana busca captar la atención de los más jóvenes. En concreto destacó que la franja de edad de 18 a 30 años es la que más visionan la telenovela valenciana ‘L’Alqueria Blanca’. Un análisis que pudo corroborar su productor, Ximo Pérez quien afirmó que la serie es seguida por un 9,4% de jóvenes dentro de la audiencia total de la misma. Así mismo, el propio Pérez aseguró que para realizar las tramas o crear nuevos personajes en la serie ellos observan los tramos donde hay picos de audiencias. Por último, destacó: “Para realizar una película o una serie, es importante primero conocer el público de la plataforma y conocer los gustos porque hay veces que hay que grabar cosas que quizás a uno no le gusta”. 

En torno a la realización de una serie, la alumni del CEU Neus Peidro, confesó: “Nosotros tenemos las limitaciones de la franja horaria, ya que no podemos mostrar violencia, sangre, gente que fume ni beba ni sexo explícito, además de que tenemos que intentar que durante 50 minutos todos los días, captar al público para que vean la telenovela”. De hecho, como bien afirmó la guionista, su función es contar una historia y que las personas la vean directo y para lograrlo afirmó: “Creamos los capítulos de forma que siempre deje más suspense que el anterior. El objetivo al fin y al cabo es que cada temporada sea más intensa que la anterior mezclando tramas humorísticas con dramáticas para lograr captar la atención del público. Eso sí, en una misma temporada no podemos tener una boda, un entierro y un intento de asesinato porque también tenemos limitaciones presupuestarias”.

No obstante, y pese a que los medios de comunicación buscan la atención del público, también existe la otra cara de la moneda donde las tecnologías han provocado graves problemas. “Tenemos que contrarrestar a las redes sociales porque cada vez el alumno atiende menos”, afirmó Rosa García, que aseguró que es un gran problema, ya que afecta al proceso educativo. “Todo el mundo está enganchado al teléfono móvil y eso está provocando sedentarismo y grandes problemas no sólo para la salud física sino mental”, confesó la vicedecana de Magisterio de la UCH CEU, que recalcó que el profesor debe dar un valor añadido porque un docente debe captar la atención del alumno a partir del amor, las emociones, la empatía, el afecto para que el alumnos tenga en la retina momentos positivos y recuerde lo que aprendió del maestro. Pese a ello, también recordó que hay alumnos que tienen algún problema con la atención pese a evadir las tecnologías y “la ayuda de un profesional siempre viene bien». Por último, también destacó que el descanso y el sueño es reparador para lograr atender de forma activa y que el profesor debe aplicar metodologías activas que hagan que el estudiante practique la lección aprendida. 

Las infinidades de estímulos no sólo afectan a los alumnos, sino también a las marcas. “Las empresas se van adaptando a la realidad y estamos aten un gran reto donde no sólo influye la forma de comunicación sino también los cambios drásticos”, comentó y Mapi Merchante, que aseguró que la influencia, además de la eficiencia, también son factor a tener en cuenta para realizar algo distinto que capte la atención de las personas que tienen miles y miles de contenidos y estímulos diarios. “Para lograrlo, nuestra empresa ha creado un índice llamado IQ contraído a partir de diferentes fuentes de información que explican la atención donde se aprovecha la mejor tecnología del mercado para definir de extremo a extremo el proceso”, confesó Merchante que concluyó que la mejor forma que tienen las marcas para comunicar y captar al público es de forma personal y no mirando de manera comercial.

Finalmente, el coordinador de contenidos del periódico ‘Mediterráneo’, Rafa Marí, confesó: “En mi antiguo puesto de director de Super Deportes probamos diferentes formas de captar al público, donde el más joven era atraído a nuestra web gracias a las redes sociales como Instagram o X. Además, también destacó que en Prensa Ibérica adaptan el contenido al lector, ya que el usuario promedio únicamente lee el titular, la foto y como mucho el primer párrafo para posteriormente abandonar el artículo. Por ello, el gran reto del periódico es lograr un tráfico de lectores cualitativo. “Durante mis tres años de director intentamos construir la marca generando una comunidad para lograr captar audiencia. Para ello, mantuvimos el papel, pero hemos ido añadiendo otros formatos como el Tik-Tok o foro en Whatsapp. El objetivo al fin y al cabo es adaptarse al lector logrando que un mismo periódico con un mismo tono adapte una pieza a uno u otro formato con el mismo rigor y transparencia”, confesó el alumni CEU.