Los 10 largometrajes de la sección oficial del Cinema Jove aguardan el máximo galardón de esta 38ª edición

0
221

Informa Alejandro Córdoba / Imágenes: Cinema Jove

La 38 edición del Festival Internacional Cinema Jove de Valencia encara sus últimas horas con la incógnita de cual va a ser el palmarés en cada una de las secciones oficiales que lo convocan. En el caso de la máxima categoría son 10 las películas que conforman la sección oficial con un carácter internacional acusado y una variedad temáticas donde las inquietudes de la juventud se han convertido en las cuestiones esenciales abordadas en los largometrajes presentados. Con el objetivo de dar visibilidad a cineastas jóvenes -hasta los 40 años de edad- es tradición también en el festival seleccionar a distintos grupos de jurados conformados por estudiantes de cualquier rama de conocimiento para asistir a todos los pases las secciones -cortometrajes, largometrajes y series- con el objetivo de elegir la ficción ganadora. A las puertas de conocer los trabajos ganadores de esta 38 edición de Cinema Jove repasamos los trabajos de la sección oficial cuando todo queda abierto a la sorpresa en el resultado.  

Thriller: para los que disfrutan la intriga y la tensión.

La película con la que arrancó la sección oficial de largometrajes, fue ‘Starring Jerry as Himself’ convirtiéndose en una de las favoritas desde su proyección. Una obra que cuenta la historia de un emigrante chino que reside en EEUU. Jerry recibe una llamada de la policía de Shanghái para infiltrarse como agente doble y destapar una red de blanqueo de dinero. Basada en hechos reales la historia juega con la ficción y el documental, tal y como el propio título indica, en el que el actor principal se interpreta a él mismo recreando los hechos que le ocurrieron.

La cinta consigue combinar distintos géneros de forma magistral, desde el documental con imágenes de archivo al cine noir y de espías, la comedia negra, para convertirse y mostrar un drama familiar. No podemos desvelar más su argumento para que el cinéfilo la disfrute, ya que al verla disfrutará de una experiencia fascinante, por sus giros de guion.

Tras el triunfo de ‘Parásitos’ en los Óscars de 2019, las familias asiático-estadounidenses han ganado protagonismo en la producción cinematográfica independiente de los últimos años en EEUU. Desde entonces, películas como ‘Minari’ o esa locura llamada ‘Todo a la vez en todas partes’ han sido bien recibidas por la crítica y el público, al representar a la comunidad asiática. ‘Starring Jerry as Himself’ sigue esa estela construyendo un relato único y atractivo, con su voz propia, gustándole a casi todos los jurados lo que la convierte en una clara candidata al premio del Jurat Jove.

Junto a ‘Starring Jerry as Himself’ desde Francia, Clément Cogitore nos ofrece otra intriga urbana con ‘Sons of Ramses’. Una cinta en la que el protagonista se hace pasar por vidente en un barrio multicultural y conflictivo de París. Su negocio y el barrio se ve amenazado por una pandilla de niños conflictivos y con una visión real, Ramsés. Con una realización impecable, la historia tiene todos los alicientes para gustar mucho al jurado profesional lo que hace presumible una gran acogida por parte del público.

Romance, orgullo y opresión

La realidad LGTBIQ+ ha estado presente en esta nueva edición del festival de la mano de dos películas. En ellas se han mostrado dos relaciones en lugares muy distintos, pero con la represión como elemento compartido. ‘All the Colours of the World Are Between Black and White’ es una cinta nigeriana en la que se explora, en un relato íntimo y minimalista, las emociones de dos jóvenes homosexuales. Uno está enamorado e intenta que su nuevo compañero le corresponda, mientras que el otro, el protagonista, trata de reprimir sus instintos y se culpa de su condición. El tratamiento de este personaje es fantástico, muy humano, y muy bien definido. Su ritmo narrativo requiere de un espectador atento y paciente, pero la película de Tunde Apalowo recompensa el esfuerzo.

Y abordando la misma realidad, pero desde un enfoque diferente, ‘Le Paradis’ explora la relación de dos chicos jóvenes que se encuentran encerrados en un reformatorio. Una narración más convencional que ha gustado a los asistentes. Con un carácter más comercial el encuentro es de menor interés si lo comparamos con el relato nigeriano.

Más denuncia social

Siguiendo con películas comprometidas con causas sociales, Amr Gamal presenta con “The Burdened” un drama, basado en hechos reales, donde una mujer y su marido buscan la manera de abortar al no poder afrontar la crianza de su cuarto hijo. Con esta premisa se explorará la complejidad de un país donde la influencia religiosa y militar afecta, tanto a la política como a la vida de los habitantes de Yemen. El cineasta se atreve a señalar la corrupción, donde es preciso tener contactos y dinero, si quieres que la administración te asista. Una cinta filmada de manera muy sobria, sin florituras, que no duda en resaltar la crudeza de un relato muy sólido que se muestra como una de las favoritas del festival.

Humor incómodo

La ópera prima del turco Umut Subaşı, “Almost Entirely a Slight Disaster” es, según su director presente en el festival, una comedia atípica: “Esta es una película sobre gente joven triste y atormentada debido a que yo soy uno de ellos, pero no os preocupéis, esto no es un drama”, afirmó en su presentación. Y fue así, porque el humor de esta comedia es muy frío y cínico, creando chiste a partir de escenas incómodas. Su sentido del humor recordó a Roy Andersson, aunque el director no estuvo tan de acuerdo, pues el sueco prescinde de montaje en sus películas, y para Subasi el montaje juega un papel crucial en “Almost Entirely a Slight Disaster”.

El cineasta turco se siente mucho más identificado con Eric Rohmer, Hong Sang-soo e, inconscientemente, con Michael Haneke en la forma de montar, aunque claro, según él: “Haneke no es un tipo muy cómico”. Más allá de estas influencias, Umut dejó claro que quiere hacer su propio camino, “en Turquía todo el mundo está intentando hacer una película de Nuri Bilge Ceylan [actualmente, el director turco más aclamado, ganador de la Palma de Oro en 2014], quiero encontrar mi propia voz”.  

La cinta recoge la historia de cuatro personajes muy solitarios que no logran abrirse a los demás. El director aísla a sus personajes en la pantalla, rara vez los veremos juntos en el mismo plano, y se sirve de los colores pastel y decoración que parece de un catálogo, como si nadie habitara realmente en esas estancias. “¿En Turquía sólo compran en Ikea?” se extrañaban algunos compañeros del jurado. Muchos fueron los que salieron agotados por su ritmo lento, pero a medida que pasaba el tiempo, la historia comienza a agradar hasta verla con otros ojos.

Se trata de una película que crece en quien la ve y que, en una primera impresión, busca incomodar y epatar, pero con una visión desengañada de la vida cotidiana. También contiene un subtexto sobre la actual situación política y social en el país, “Es algo terrible vivir en un régimen autoritario, pues afecta a todos los aspectos de la vida. También es especialmente delicado cuando eres artista.” En esta línea, tenemos momentos estelares como: “La noticia de que 146 noticias han sido prohibidas hoy, ha sido prohibida”. Su sentido del humor, basado en la incomodidad de las convenciones sociales, me recordó a en gran medida al tipo de humor frío y distante de los escandinavos.

Esta hipótesis se confirma con ‘Family Time’, la película de la finlandesa Tia Kuovo. En ella una familia se reúne en una cabaña para pasar la noche de navidad. La sinopsis es sencilla, pero presenta dificultad para seguirla porque no presentan de forma clara a los personajes ni su relación. A excepción de un momento estelar de humor escatológico y absurdo, los diálogos se hacen eternos y la imagen es pausada, con planos muy largos lo que hace que, en algunos momentos, el espectador se vea atrapado en la lectura de subtítulos.

Estructurada en dos partes bien diferenciadas, en la segunda se centra en escenas y momentos cómicos de los miembros de la familia de forma individual adquiriendo mayor ritmo e interés. Captura muy bien la incomodidad de una discusión cotidiana, los elementos disruptivos en la comunicación, cómo la luz del garaje que se apaga constantemente en el momento más inoportuno en la que es la secuencia más lúcida de la película recoge algunas escenas como sketches individuales que llegan al público.

Las propuestas más arriesgadas

Junto a los temas abordados si por al se ha caracterizado esta edición ha sido por la presentación de cine realista con tramas lineales y no exentas de cierta excentricidad. La película tailandesa ‘Blue Again’ destaca, desde el principio, como la de mayor metraje con más de tres horas de proyección frente a los noventa minutos de la mayoría de los trabajos presentados. Ay es una niña mestiza, de madre tailandesa y hombre blanco, con un estilo peculiar que se especializa en moda en Bangkok para contribuir al negocio familiar de teñido de índigo en su ciudad natal.

La película se estructura de manera cíclica contando los cuatro años de carrera de la protagonista, separados por los veranos en la casa rural, donde intervendrán su madre, su abuela y su amigo de la infancia. De temática “coming of age” se permite algunos momentos que recuerdan al director de cabecera de Tailandia, Apichatpong Weerasethakul. Una historia que no ha desagradado, pero que cuesta comprender, lo que juega en contra y le hace perder dramatismo. Además, estéticamente es muy cambiante y utiliza muchos recursos, a veces son torpes e incluso técnicamente malos con momentos feos frente a otros muy bellos.

La australiana ‘Petrol’ es otro filme que reta al espectador. Se trata de la segunda película de Alena Lodkina en la que muestra su innegable el talento con una cinta que es la más pulida visualmente con una fotografía preciosa. Se trata de una película intelectual y ambiciosa con referencias a Dostoievsky, el psicoanálisis y la interpretación de los sueños.    

This Closeness se posiciona como la favorita

La última película presentada a la máxima categoría ha sido la de Kit Zauhar, ‘This Closeness’. Una historia que muestra la convivencia de una pareja que comparte unos días un piso con un anfitrión muy introvertido y de mala espina. Con esta premisa, Kit Zauhar crea una comedia basada en la incomodidad, donde la sala no dejó de reír. Su proyección ha sido una de las más divertidas, gustando mucho por el retrato juvenil y generacional que hace. Quien haya vivido en un piso de estudiantes se sentirá identificado o identificará a sus compañeros en muchos momentos.

Un trabajo intergeneracional donde la protagonista hace ASMR (videos con sonidos relajantes y satisfactorios, para oír con audífonos y conciliar el sueño, aunque a veces la barrera con lo erótico está poco delimitada), para lo cual es muy importante el tratamiento del sonido, que está muy logrado. Hubo risas y aplausos a una cinta que algunos la consideran ligera y sin mucho que decir lo que no es impedimento para que uno cuenta una realidad seria bajo la comicidad. En este sentido, ‘This Closeness’ da una vuelta de tuerca a los estereotipos sociales donde el raro es la persona perturbada por unos extraños que llegan a su casa y no paran de molestar mostrándose indulgente con ellos por contraposición a la intransigencia de los visitantes.

Todo abierto para conocer el palmarés oficial de la 38 edición de Cinema Jove que se dará a conocer en la gala de clausura de este sábado.