Natalia de Santiago (experta en finanzas): “Se necesita más educación financiera para que la población pueda vivir en un estado de bienestar”

0
86

Informa Ana Sofía Pérez / Imágenes: Editorial Planeta

¿Invertir con poco dinero es posible? Probablemente, esta sea una duda que siempre ha estado presente, pero ante la realidad tan compleja que vivimos y con la aparición de las nuevas tecnologías, esta pregunta se ha convertido crucial en nuestro camino. Responderla puede llegar a ser difícil, pues la educación financiera aún sigue sin estar presente en el plan de estudio de las instituciones. Sin embargo, ante este vacío de conocimientos, una madrileña experta en finanzas, Natalia de Santiago, nos anima a aprender a invertir con su nuevo libro ‘Invierte con poco’ en el que explica al lector, de una forma sencilla, cómo invertir sin ser rico y no morir en el intento.

En el 2021 publicó ‘Invierte en ti’ y este año publica nuevo trabajo titulado: ‘Invierte con poco”. ¿Éste último es continuación del anterior, se complementan?

El primer libro era una guía básica para mejorar nuestra situación financiera en general y uno de los últimos capítulos era aprender a invertir. Como lo había tratado de una manera muy corta, decidí profundizar ese tema, aunque el lector pueda tener la sensación de que se repiten algunos temas, el contenido es diferente.

‘Invierte con poco’, ¿se nos muestra también como una guía?

Sí. Tiene la misma estructura, la cual está dividida por pasos y tiene una orientación práctica. Esta fue una estructura que vimos que funcionaba muy bien y decidimos implementarla en ‘Invierte con poco’ porque el objetivo es que las personas puedan aprender sin problema. Se trata de dar, un poco, las líneas maestras porque muchas veces no sabemos por dónde empezar, ya que no nos lo han enseñado.

¿Necesitamos aprender finanzas? ¿Debería existir en los colegios una asignatura sobre ello?

Instituciones como la ONU, la Unión Europea y el Banco de España se preguntan lo mismo. Es algo que está estudiado porque incluso se han llegado a hacer encuestas para evaluar la educación financiera de la población y en todo sale que hay una carencia. Se necesita más educación financiera para que la población pueda vivir en un estado de bienestar. Lo curioso es que se ha identificado lo que tenemos que saber, pero todavía no se ha elegido quien no los tiene que enseñar.

Si se ha detectado esa carencia, ¿por qué cree usted que no ha cambiado la situación?

Porque son cosas que llevan mucho tiempo. Cambiar los planes de estudio supongo que es algo complicado y necesita de mucho consenso o simplemente porque se han enfocado en otras cosas.

¿Hay algún culpable en esto?

Eso es lo curioso, pues, realmente, no se sabe en quién recae la responsabilidad. No se sabe si recae en los colegios, las universidades o sobre los bancos que podrían formarnos previamente. Por eso, los que ahora estamos divulgando nuestros conocimientos en las finanzas estamos tratando de cubrir ese vacío que se ha quedado entre lo que sabemos y lo que deberíamos saber.

“Los NFT´s se pueden desarrollar para proteger los derechos de propiedad intelectual”

¿Qué opinión le suscita la percepción que siempre se ha tenido de que los expertos son los únicos capaces de invertir? 

No comparto la idea, a pesar de que sea cierto que puede convenir asesorarse. De hecho, ahora, por ley, cualquier persona -en cualquier banco o entidad- que vaya a vender un producto de inversión debe tener una formación. En ese sentido, las cosas han cambiado mucho, pues ahora, cuando vayamos a hablar con alguien que nos está vendiendo una inversión, de acuerdo con la normativa, ya está capacitado para asesorarnos. Lo que pasa es que independientemente de que nos asesoremos, entender nosotros bien de lo que estamos hablando nos empodera como cliente. Nos permite preguntar con más conocimiento de causa, hacer hincapié en lo que nos interesa y, sobre todo, comparar las ofertas de distintos proveedores. Esto es igual que cuando estamos en la búsqueda de un hotel: siempre vemos los rankings primeros antes de reservar. Pues en las finanzas sucede lo mismo. Aquí también hay rankings online y hay páginas que tienen comparadores automáticos, por eso creo que es importante saber de este tema para poder hacer las preguntas más importantes para nosotros y, sobre todo, para sentirnos más seguros.

Con la llegada de las nuevas tecnologías se ha creado una tendencia que dice justo lo contrario. Ahora la mayoría se consideran expertos por la facilidad que tienen para invertir. Esa puede ser una idea muy arriesgada, ¿no?

Puede ser muy arriesgada. Cuando uno se cree demasiado listo y se quiere sacar más que los demás, de manera rápida, se expone a caer en un fraude financiero. Se debe diferenciar un chiringuito financiero en internet. Hay muy buenas plataformas para empezar a invertir, pero también hay cosas ilegales. Por esta razón, siempre recomiendo que, ante la duda, la Comisión Nacional del Mercado de Valores tiene una lista de los legales y algunas advertencias de los posibles fraudes que han detectado.

‘Invierte con poco’ es una guía que utiliza un lenguaje sencillo para explicar cada concepto. ¿Es complejo escribir un libro sobre finanzas para principiantes?

No fue tan fácil como esperaba porque además el libro cubre muchos temas. No quería dejar nada importante fuera para que el lector pudiera tener una visión bastante completa, sin embargo, resumir temas tan complejos y que tuvieran un lenguaje sencillo fue difícil. Cuando uno utiliza un lenguaje coloquial no significa que la obra no esté trabajada. Hacerlo fácil es casi más difícil que hacerlo complicado. A pesar de la complejidad, vale la pena cuando un lector te dice: ¡Por fin lo he entendido! Al final ese es el objetivo.

¿Qué opina sobre las personas que califican de “fracaso” el tipo de inversión que se inicia con poco dinero?

Eso no es cierto. Aquí se trata de invertir y aprovechar las estrategias que según nuestra capacidad nos pueden dar mejores resultados. Es un error buscar el pelotazo porque son muy difíciles de encontrar y, normalmente, eso se vuelve en contra. Con poco dinero al mes, si la constancia con rentabilidad es modesta y tienes el tiempo a tu favor, se pueden conseguir unos resultados estupendos. Es un error pensar que poco dinero no merece la pena, pues eso es lo que nos frena para empezar sin saber que muchos pocos marcan una diferencia enorme. Esto es como la condición física. Tú no puedes salir y correr una maratón el primer día, sin embargo, el andar diez mil pasos diarios tendrá siempre un efecto positivo. Esto es igual: Ocuparte de tus finanzas, formarte y trabajar para ellas siempre tendrá un efecto positivo.

En su libro insiste en invertir solo lo ahorrado: ¿Por qué?

Porque invertir a crédito multiplica el riesgo de pérdida de manera exponencial, lo que nos podría dejar sin hipoteca y sin casa, es decir, con una deuda y sin inversión. Eso es un riesgo innecesario que nunca hay que correr. Por eso siempre digo que la inversión es la guinda del pastel, pero siempre hay que tener los ingredientes para hacer la tarta y eso es el ahorro. Lo que pasa es que las personas creen que para ahorrar hay que guardar mucho dinero, pero la realidad es que pequeñas cantidades nos pueden dar un retorno estupendo. 

“Invertir en un solo país sería concentrar mucho el riesgo innecesariamente”

El universo de la criptomoneda es un terreno joven que cada vez toma más fuerza. Sin embargo, personas como Donald Trump critican este tipo de inversión bajo el argumento de que “están basadas en nada” y que son utilizadas para actividades ilícitas. ¿Comparte esa idea?

Lo que creo es que no se puede meter todo el universo cripto en la misma saca. Esto es como decir que todos en internet son ladrones. Hay proyectos blockchain y proyectos criptos muy buenos que son un avance importante y pueden funcionar fenomenal. Pero, también existen los que son humo o los que están bien, pero al final no tienen los resultados esperados. ¿Cuántos proyectos al inicio de internet tuvieron que fracasar para que tengan el éxito del que gozan hoy en día? Tenemos una memoria muy corta, no podemos olvidarnos de lo que fue la “burbuja.com”.

¿Podría darnos un ejemplo de algún proyecto que sea estable? ¿Bitcoin sería uno de ellos?

Con Bitcoin todavía habrá que ver si consigue imponerse para cumplir sus funciones. Este es un tema más largo y es uno de los que trato en el libro. Lo que pasa también es que estos proyectos son muy complejos de entender, no solo a nivel financiero, sino también a nivel tecnológico. Hacer un análisis, proyecto a proyecto, es muy difícil para alguien que no sea experto en finanzas y tecnología. Con lo cual, sigue siendo un universo que, aunque haya oportunidades en donde muchos proyectos van a traer avances importantes, sigue siendo muy arriesgado. Sin embargo, todas las innovaciones siempre han sido así. Las startups también son así. Por eso, la clave en este mercado es invertir con poco para no exponerse mucho, pues la probabilidad de perderlo todo es todavía bastante alta. Además, es un mercado que no está regulado, por lo que debemos informarnos bien antes de invertir para no caer en un fraude.

Parece que los NFT´s han llegado para quedarse, pero ¿es un mercado seguro para invertir?

Estos son criptoactivos. Todo lo que había dicho anteriormente también se aplica para esto. Sin embargo, hay que entender que las aplicaciones de los NFT´s en el fondo son una especie de coleccionables. Esto quiere decir que solo tiene valor si alguien está dispuesto a pagar por él. Que una cosa sea limitada no significa que valga nada, solo si las personas están dispuestas a pagar porque sea una propiedad intelectual o algo que tenga un valor. El mercado coleccionista es complicado. En España tenemos la experiencia del Fórum Filatélico. Lo bueno de los NFT´s es que se pueden desarrollar para proteger los derechos de propiedad intelectual como los contenidos digitales.

¿Cuáles son las aptitudes básicas de un buen inversor?

Creo que no es lo mismo invertir que ser un inversor. Uno puede llegar a invertir sin convertirse en un inversor profesional. Aunque, para empezar, uno debe de contar con cierta salud financiera y contar con un colchón de emergencia, el cual son esos ahorros líquidos que están ahí para sacarnos de un apuro. No hay que estar sobreendeudado porque dejar de pagar una deuda es algo muy serio. La suma de todos nuestros préstamos no debería ser más altos del 40% de nuestros ingresos netos al mes antes de pensar en invertir. Y luego se debería tener una cierta capacidad de ahorro de al menos del 10% de nuestros ingresos netos. Finalmente, cuando se decide invertir hay que hacer un plan porque lo más importante es saber cuándo vas a necesitar el dinero, pues va de la mano para saber cuáles inversiones nos convienen.

“La suma de todos nuestros préstamos no debería ser más altos del 40% de nuestros ingresos netos al mes”

En el mundo actual la resiliencia financiera es una capacidad imprescindible. ¿Cómo podemos desarrollarla?

Los baches financieros son inevitables y la resiliencia se trata de poder absorber estos baches y recuperarnos lo más rápido posible y con el menor número de consecuencias. Para eso está lo que mencioné anteriormente como el colchón de emergencia y disminuir el número de gastos fijos porque esos son los más difíciles de cambiar. Estas son medidas que nos ayudarán a ser más resilientes y a que si se nos vienen mal dadas, nos apretamos el cinturón, tiramos de nuestro colchón de emergencia y nos recuperamos más rápido y con menos consecuencias. Además, debemos recordar que el riesgo cero no existe. Incluso si guardamos el dinero en el banco podemos perderlo. La inflación entre 2001 y 2021 fue de un 44,6% en España, lo que quiere decir que tus ahorros perdieron casi la mitad de su valor.

Ahora mismo, si tuviese que invertir en un país, ¿cuál sería y por qué?

Ahora mismo no invertiría en un solo país porque sería concentrar, mucho, tu riesgo innecesariamente. Ahora mismo hay opciones superdiversificadas porque diluyes el riesgo. Optaría por estar más expuesta a la economía mundial, no estar en un mercado concreto, sin embargo, puedo decir que en España hay buenas opciones.

Hay expertos que no recomiendan a España como destino para una inversión por los altos impuestos que hay que pagar. ¿Apoya esta teoría?

Depende de qué tipo de inversión estamos hablando. Una cosa es una inversión empresarial que tiene otro tipo de criterios, pero como ahorrador los fondos de inversión en España tienen una fiscalidad precisamente más ventajosa que en Alemania por ejemplo no existe, porque te permite pasar de un fondo a otro sin tributar entre medias y eso a la larga es una gran ventaja que te permite tener dinero invertido por más tiempo. Con lo cual, España para un ahorrador es un país con buena fiscalidad.

Desde siempre, se ha asociado el mundo financiero a los hombres y muy poco a las mujeres. ¿Cómo es la realidad actual? ¿Sigue existiendo esa brecha?

Sí, brutal. Es un sector que sigue siendo muy masculino, aunque esté cambiando. Hay menos mujeres inversoras. Lo preocupante, me lo comentaba una profesora del Instituto empresa, es que cuando hacen concursos de la bolsa y convocatorias así se presentan en su mayoría hombres y eso, a mí, me da mucha rabia. Yo trabajo mucho en el sector de las startups y los fundadores son, mayoritariamente, hombres. Con lo cual, hay que animar a todas las mujeres a interesarse más por estos temas porque si no estamos en desventaja. Con una mayor participación de mujeres podríamos tener otra visión.

Finalmente, ¿cuál es el mejor consejo que le han dado sobre finanzas?

Que no hay una receta milagrosa. El dinero se hace despacito y con buena letra. No hay que intentar saltarse pasos, sino hacer las cosas bien y con paciencia. Cuando tenemos paciencia podemos lograr grandes resultados.