El Arzobispado implica a toda la sociedad valenciana en la celebración del Año Jubilar Mariano del Centenario de la Coronación de la Virgen

0
658

Redacción ROTATIVO / Imágenes: A.Sáiz-AVAN

Las puertas del Año Jubilar Mariano del Centenario de la Coronación Canónica de la Virgen de los Desamparados están abiertas de par en par para que toda la sociedad valenciana participe “en este tiempo de gracia en el que debemos ser testigos de la caridad para que la Mare de Déu nos enseñe a atender a los últimos, los pobres y los excluidos: sólo así podremos tener un mundo en paz y fraterno”, ha destacado hoy el cardenal arzobispo de Valencia, Antonio Cañizares.

En el acto de presentación oficial del Año Santo Mariano, celebrado en la sede de la Escolanía de Valencia, el Arzobispo ha estado acompañado por Jaime Sancho, rector de la Basílica de la Virgen de los Desamparados; Juan Melchor Seguí, nombrado nuevo rector de la Basílica recientemente; y Álvaro Almenar, vicerrector de la Basílica. Además, junto a numerosas autoridades políticas, académicas, civiles y militares entre las que se encontraba Jorge Alarte, director general de Relaciones con las Comunidades Autónomas y Representación Institucional, delegado del President de la Generalitat Valenciana; Emiliano García Domene, Concejal Delegado de Turismo del Ayuntamiento de Valencia; María Ruiz, delegada del Secretario Autonómico de Turismo; regidores del PP y VOX del Consistorio, y diputados autonómicos del PP y Ciudadanos. 

Durante su intervención el cardenal Cañizares ha invitado a toda la sociedad, “de Valencia y de la Comunitat Valenciana”, a vivir este Jubileo como “un ‘Año de Caridad’ y una fiesta en torno a la Patrona siguiendo las palabras esperanzadoras que dijo la Virgen: «Haced lo que Él os diga” para, de este modo, colaborar con la obra social de la Basílica en favor de la Fundación MAIDES, Villa Teresita y Provida Valencia.

El reto es “conseguir lo que se logró en 1923, cuando se celebró la Coronación Pontificia de la Virgen de los Desamparados en Valencia: que esta celebración, en este Año Jubilar, llegue e implique a toda la sociedad, creyentes y no creyentes, de la mano de la Mare de Déu”, ha indicado Álvaro Almenar, vicerrector de la Basílica.

El Año Santo Mariano, concedido por la Santa Sede a petición del Arzobispo de Valencia, fue inaugurado el pasado 8 de mayo en la la Misa “d’Infants” con la lectura del decreto que lo instaura de la Penitenciaría Apostólica, en virtud de la facultad otorgada por el papa Francisco. En palabras del rector de la Basílica Jaime Sancho el Año Jubilar Mariano cuenta con tres pilares fundamentales en su organización y desarrollo: la vertiente evangelizadora y divulgativa, la celebrativa y el proyecto de la ‘Corona de Caridad’, ha explicado.

Al respecto a la labor evangelizadora, en este Año Jubilar Valencia realizará una gran misión mariana diocesana para difundir la devoción a la Mare de Déu con materiales preparados en torno a la Virgen de los Desamparados, su historia, como modelo de escucha, consuelo y estímulo de la caridad. También se celebrará, en abril de 2023, un Simposio Teológico internacional en la Facultad de Teología de Valencia para descubrir aspectos desconocidos de la valiosa figura y labor del Padre Jofré, y muchos temas relacionados con la Mare de Déu analizados desde un punto de vista científico y académico.

Junto a la evangelización se realizarán varias exposiciones y conciertos y se elaborarán materiales para colegios, así como se pondrá en marcha una ruta urbana de peregrinación para escolares y todos los peregrinos que quieran hacerla desde el antiguo Hospital de los Inocentes y la capilla del Capitulet hasta la Basílica, pasando por distintos lugares vinculados a la Mare de Déu dels Desamparats. 

En el área celebrativa se incluyen actividades como visitas especiales de la imagen procesional a ciudades y santuarios marianos de la diócesis y se regalará a la Virgen de los Desamparados una ‘Corona de Caridad’ con donativos recogidos en estos doce meses de jubileo que se destinarán a las iniciativas solidarias de la obra social de la Basílica: los enfermos mentales graves y en riesgo de exclusión, a través de la Fundación MAIDES; a madres gestantes, a través de Provida; y a mujeres excluidas, a través de Villa Teresita, entre otros proyectos de la Basílica y su obra social.