Manuel Múñiz (Secretario de Estado España Global): “Para hacer frente a problemas globales, hacen falta soluciones globales”

0
104

Informa Raquel Brisa, Patricia Montañana y Marta Casasús / Imagen: Club Encuentro

“Para hacer frente a problemas globales, hacen falta soluciones globales, las soluciones unilaterales no son suficientes”, así se ha expresado el secretario de Estado de la España Global del Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Manuel Múñiz, en su visita al Club de Encuentro Manuel Broseta, para dar acercar y dar a conocer los aspectos fundamentales de la política internacional española así como la misión de su secretaría o cuál ha sido el impacto real de la pandemia en el orden internacional y el papel de la diplomacia en tiempos de crisis.

El secretario de Estado fue el invitado especial del último evento presencial del Club, institución que no deja de ofrecer sus eventos y actos a pesar de la incesante expansión del COVID-19 en las últimas semanas, convocando dichos encuentros incluso online con la retransmisión en directo -de este mismo acto- a través de Youtube. En él, Múñiz explicó que la Secretaría de Estado de la España Global combina tres grandes ejes de la política internacional española: la estrategia de acción exterior y tecnología, la diplomacia económica y la cuestión reputacional del país en el exterior. Según el secretario, desde el inicio de la pandemia, en marzo, se encargaron “notas retrospectivas” a órganos externos al ministerio para analizar qué efectos tiene el coronavirus en las relaciones internacionales y en “cómo España ejecuta su acción exterior”. Los informes que recibieron se centraron en el impacto de la pandemia en la economía global, en la gobernanza global y en la Unión Europea, lo que les permitió “revelar cinco grandes temas a valorar”.

Entre estos temas a valorar uno de ellos es el aumento de la brecha social que ya era una cuestión que “preocupaba mucho” antes de la pandemia porque el vaciado de la clase media produce, a su vez, el vaciado del centro político. “Estos fenómenos están correlacionados en los países a nivel internacional”, lo que produce un proceso de radicalización a nivel internacional radicalizándose las posiciones políticas, llegándose a cuestionar el multilateralismo. En este sentido, Múñiz afirmó que, si no se sale de esta crisis con una vertiente social, es muy probable que aumente el debilitamiento del sistema del que depende la sociedad, poniendo de ejemplo cómo la pandemia ha afectado de manera desigual a las familias por ejemplo monoparentales o a las zonas más alejadas de servicios públicos.

Durante su intervención Múñiz también incidió en el aceleramiento del debate sobre la desglobalización, ya que con la llegada de la COVID-19 se han roto las cadenas de suministro tradicionales del país. Esto hizo, según Muñiz, que desde las instituciones se preguntasen si España verdaderamente es autónoma o, si de lo contrario, había que replantearse la autonomía estatal, autonomía comercial y soberanía digital.

Finalmente, el secretario abordó el aumento de tensiones geopolíticas globales, donde proteger la imagen de España es crucial. Múñiz aseguró que es “uno de los países con mejor reputación social, incluso en medio de la pandemia ya que la opinión personal de un turista no se altera por un corto tiempo, ni por la crisis del coronavirus” aseguró. Durante la primera ola España fue de los países más afectados, y en esta segunda ola se encuentra en un “grupo medio”, tal y como afirmó. A su juicio, se debe a que es una crisis “totalmente global” donde el resto de países también están sufriendo tanto la crisis social como económica, agravada durante esta pandemia. Finalmente, destacó que, ante el marco actual global, España apoyará a Europa, seguirá mostrando su interés por cooperar junto a China y EEUU, y dejará su “huella” y “solidaridad” en los debates hacia una negociación y no un distanciamiento entre ambas potencias.