Miguel Angel Tobías (productor de cine): «He comprometido mi vida en hacer producciones que tengan como eje la sostenibilidad»

0
528

Informa Jaume Gascó / Imagen: Jaume Gascó

El productor y director de cine, Miguel Ángel Tobías, ha visitado recientemente la CEU-UCH con motivo de la celebración del evento ‘Actuando en verde’ – Circuito de la Nueva Economía Verde y Sostenibilidad. Escritor y conferenciante internacional, Tobías es patrono fundador de la Fundación Historias que Deben Ser Contadas y miembro del Consejo de Expertos de WORLD VISION SPAIN. Embajador de Honest Strategy y Caballero de la Orden la Estrella de Italia lleva 15 años creando proyectos audiovisuales con causa, recorriendo el mundo con sus cámaras, y contando historias que fomenten la Justicia Social, los DDHH y la Solidaridad. El ROTATIVO tuvo la oportunidad de poder entrevistarle y que nos comentase sus proyectos personales para trasladar su gran preocupación.

¿Cuándo se dio cuenta de que debía lanzarse a la lucha por el medio ambiente y el cambio climático? 

Llevo desde el terremoto de Haití produciendo y dirigiendo proyectos audiovisuales sociales, por lo tanto, lo que es la consciencia social ya la tengo desde hace mucho tiempo. De alguna manera, la medioambiental fue creciendo en paralelo a medida que iba creciendo con esos proyectos, pero es verdad que en los últimos años íbamos accediendo a tanta cantidad de información sobre el daño que estábamos provocando al planeta, que fue surgiendo de manera natural y desde hace tres años me planteé algo que no se había hecho nunca, producir la primera película de cine sostenible y con huella de carbono 0 del mundo. Me fascinaba la idea de hacer algo que no se hubiera hecho antes y que tenía como tema transversal la sostenibilidad del planeta.

¿Y cómo ha trabajado este proyecto, esta idea?

En los tres años que llevo trabajando en el proyecto de la película no me hecho un máster académico sobre sostenibilidad, pero si práctico, porque la complejidad del rodaje de una película es enorme y abarca muchos campos. El hecho de plantear que todo el desarrollo sea sostenible me ha llevado a llegar a un convencimiento absoluto de que es algo no solo por lo que merece la pena trabajar, sino que tenemos la obligación. He comprometido mi vida en hacer producciones que tengan como eje la sostenibilidad.

Como estaba comentando ha creado la primera película de cine sostenible y con huella de carbono 0 de la historia, «El Secreto de Ibosim”, todo esto se debe contemplar desde el diseño de producción hasta ya finalmente en detalles como el vestuario de los actores. ¿Cómo se sintió al lanzarse a hacer un proyecto nunca antes realizado?

Salvando las distancias, me imagino esa sensación de Cristóbal Colón cuando te subes a un barco hacia el horizonte y te preguntas ¿a dónde voy? ¿Qué va a pasar? Pues un poco fue lo mismo. Al principio no era consciente de la envergadura y dificultad que iba a suponer, sin embargo, a veces el desconocimiento te hace valiente y gracias a eso te metes. Si hubiese sabido toda la dificultad y el esfuerzo quizás me lo hubiera pensado, pero la inconsciencia -en este caso- vino muy bien porque lo que hicimos fue ir enfrentándonos a los retos que iban surgiendo mientras preparábamos la película.

Es necesario que seamos conscientes de que hay millones de personas en otras partes del mundo haciendo pequeños gestos como reciclar, y mostrar proyectos que se están haciendo y pueden ser replicados en cualquier otra parte

¿Nos puede contar algún detalle de algún reto al que se haya tenido que enfrentar en esta producción audiovisual?

Sí, claro. Por ejemplo, los vehículos de la película han sido eléctricos. Las furgonetas eléctricas, hoy día, tienen una autonomía de cien kilómetros, por lo tanto, los últimos veinticinco o treinta había que reservarlos para volver a la base y poder cargar las furgonetas, con lo cual tenías operativos útiles unos setenta kilómetros. Todo el diseño sobre cómo se tienen que mover esos vehículos para que no se queden tirados y que hubiesen furgonetas para transportar el material y el equipo técnico y humano de la película ya fue un diseño de producción gigantesco. Y esto se extrapola a cada una de las áreas lo que ha sido un esfuerzo doble. Yo estaba como productor y director de la película trabajando en una dirección y en paralelo, estaba como cabeza del proyecto inevitablemente pensando y tomando decisiones relativas a cómo poder hacer la película sostenible.

Después de la creación de «El Secreto de Ibosim”: ¿Cuáles son sus próximos objetivos para concienciar a la gente sobre este tema?

Ahora mismo ya estoy trabajando en el que va a ser el siguiente proyecto audiovisual, que se va a titular de momento “Motor de Cambio”. En él recorreré España en medios de locomoción sostenibles para contar historias de personas anónimas, personas conocidas, asociaciones y fundaciones que tienen un compromiso relevante por la sostenibilidad, por la lucha contra el cambio climático, por la preservación del medio ambiente y la biodiversidad. Los objetivos del proyecto son hacer un homenaje a la gente que ya está haciendo cosas en favor de la sostenibilidad del planeta y generar comunidad, es decir, que no nos sintamos solos como ciudadanos. Es necesario que seamos conscientes de que hay millones de personas en otras partes del mundo haciendo pequeños gestos como reciclar, y hacer de espejo, mostrar ejemplos de proyectos que se están haciendo y que puedan ser replicados en cualquier otra parte de la geografía. Va a ser un proyecto maravilloso en el que me he planteado que haya un antes y un después respecto a la concienciación social, de los políticos, las instituciones, de las empresas, de los profesores… de la sociedad.