Ana Ábalos (INSTAGRAM TAKE OVER-CEU): “Tenemos que pensar en ciudades con mayor espacio público y con las nuevas medidas de prevención sanitaria”

0
364

Redacción: Pati Cervera / Imágenes: CEU

La profesora asociada del Architecture Degree de la Universidad CEU UCH, Ana Ábalos, ha sido la invitada de la semana en los ‘Instagram Take Over’ organizados por la Fundación CEU en colaboración con las distintas sedes universitarias de la institución realizadas por estudiantes de Comunicación. Un encuentro donde la docente ha reflexionado en torno al futuro del sector tras la COVID-19: “tenemos que pensar en ciudades con mayor espacio público y con las nuevas medidas de prevención sanitaria”.

“Esta pandemia ha servido para que nos concienciemos de cuáles son nuestras prioridades y cuáles serán las necesidades del futuro, no solo en lo urbano sino también, en nuestras casas”. Así inició la profesora de la CEU UCH la conversación durante el ‘Instagram Take Over’ en un encuentro en el que se ha abordado la adaptación del sector de la arquitectura abordando dos aspectos fundamentales. Por un lado; el espacio propio, es decir, las casas y los hogares de cada uno de nosotros; y, por otro lado, el urbanismo de las ciudades. Contenidos que se han ido desgranando a lo largo de este encuentro que se ha desarrollado íntegramente en inglés bajo la dirección de la estudiante de Periodismo Patricia Cervera, miembro del equipo de Comunicación Corporativa de la Universidad.

Una de las primeras cuestiones abordadas ha sido el de la vivienda particular en la era postcoronavirus. En este sentido, la docente ha destacado la recuperación de un espacio en estos años denostado como es el balcón “convertido en estos días de confinamiento en un espacio fundamental de nuestros hogares, por lo que, probablemente, en el futuro las personas tendrán más en cuenta hogares que den al exterior y espacios donde poder salir a respirar”, afirmó. Además, apuntó también que, de un modo u otro, la mentalidad de las personas ha cambiado debido a la pandemia mundial por al COVID-19 y que, por tanto, es de esperar que también lo hagan sus necesidades y prioridades a la hora de decidirse por un modelo de hogar u otro.

En su intervención, la arquitecta también ha destacado que la adaptación a la situación extraordinaria ha acelerado muchos proyectos que estaban en desarrollo, pero de forma más pausada. Tanto empresas como, en este caso, la Universidad han tenido que adaptarse a la digitalización de forma vertiginosa lo que indica que estos cambios pueden haber venido para quedarse: “La necesidad de tele-trabajar ha abierto el abanico de posibilidades a la hora de crear habitaciones multidisciplinares en las que coexistan distintos tipos de actividad y miembros de la familia. Del mismo modo que en el futuro se tendrán en cuenta este tipo de espacios porque el tele-trabajo es algo que ha llegado para quedarse en muchos casos”, afirmó.

La adaptación de las ciudades para ofrecer una vida más saludable y sostenible al ciudadano ha centrado la segunda parte temática del ‘Instagram Take Over’ dado que esa adaptación de las ciudades a esta nueva realidad es una cuestión a la que se van a enfrentar los millones de españoles que, hasta el momento, se encuentran confinados en sus casas. Ábalos reflexionó, en este sentido, sobre cómo se iba a ver afectado el sector de la arquitectura en cuanto a la logística urbana en tiempos de coronavirus y después de la pandemia, como consecuencia de la medida preventiva que exige un cierto “distanciamiento social”, entre la ciudadanía, en este sentido afirmó: “Es necesario un cambio en la organización de las ciudades. Es necesario que exista un cambio en la forma de diseñar las ciudades para que estas sean más sostenibles en el futuro. Haciendo aceras más anchas se conseguirá que exista ese distanciamiento social y, además, contribuirá a que el tráfico rodado en los centros urbanos se reduzca a mínimos, posibilitando e invitando al viandante a pasear y disfrutar”, destacó.

En la actualidad la idea de sostenibilidad está cada día más presente en la mente del consumidor, al hilo de esta idea, la docente de la CEU UCH destacaba el hecho de que en los núcleos urbanos donde antes se concentraba a un número muy elevado de individuos, lo que los convertía en espacios de mayor polución “se ha notado con mayor intensidad el descenso de la contaminación y hemos vuelto a escuchar el canto de los pájaros o simplemente de disfrutar del silencio en zonas donde habitualmente era un caos de tráfico”, comentó. En este sentido, los arquitectos llevan tiempo reclamando que estos espacios masificados se equilibren con otros que están aislados: “Lo ideal sería poder hacer una mezcla de ambas realidades, por un lado, que haya una gran cantidad de servicios cerca de la vivienda, como ocurre en las grandes ciudades y, por otro lado, que se disfrute de parques, zonas verdes y un menor tráfico para así poder reducir la contaminación y convertirnos en una sociedad más responsable y, sobre todo, más sostenible”, defendió Ábalos.

El encuentro concluyó abordando el futuro del turismo de masas y cómo este se verá afectado en el futuro más próximo. Desplazamientos, museos, aeropuertos, espacios públicos, en general, deberán ser reorganizados, ante esto la docente destacaba “estos tiempos son inciertos y no sabemos cómo se va a desarrollar esta pandemia a largo plazo, de momento se podrán aplicar las medidas de seguridad necesarias en espacios como aeropuertos o museos, pero que en el futuro se tendrán en cuenta estos espacios y las adaptaciones necesarias para la mejora en la calidad de vida de los ciudadanos”. Sin embargo, la profesora también apuntó que, aunque ahora mismo nos parezca extraño, volveremos a tener esa libertad para viajar donde queramos y recibir al turismo que es un agente importante de la economía española y finalizaba apuntando: “La crisis de la COVID-19 nos deja un escenario totalmente nuevo, pero estoy segura de que recibiremos a todos los turistas y nosotros haremos turismo, pero con mayor responsabilidad y toma de conciencia de lo hecho hasta ahora”, concluyó.