‘Ampparito’ y ‘Ever’: el arte del graffiti como una experiencia vital

0
126

Redacción: María del Mar Benlloch / Imágenes: Archivo

Ignacio Nevado, conocido como ‘Ampparito’ y Nicolás Romero, ‘Ever’, dos de los máximos representantes del movimiento del graffiti contemporáneo, protagonizaron un nuevo encuentro virtual en el Ámbito Cultural, bajo el título Arte Urbano: de la calle a la galería’. En una sesión moderada por el director de la feria Urvanity, Sergio Sancho, ambos artistas urbanos compartieron con los internautas su experiencia artística, así como su proceso creativo a la hora de convertir su inspiración en las obras que todos conocemos. Un streaming donde se pudo descubrir a dos artistas, cautivados por el arte cuyo origen en el caso del graffiti se sitúa en los años 40, en las calles de Philadelphia, or las que se fue extendiendo cada vez más al tiempo que era reconocido como tal, por la sociedad. Fue en el año 2008 cuando se llevó a cabo la primera exposición en un museo, lo que sirvió para legitimarlo como arte urbano, “es en los grandes murales donde podemos ver la evolución del muralismo contemporáneo”, aseguraba Sergio Sancho.

Mural en la Universidad del País Vasco hecho por ‘Ampparito’

El vínculo de ambos grafiteros con el arte viene desde muy pequeños. ‘Ampparito’ empezó con el postgraffiti, surgiendo su nombre artístico derivado de un apodo que le puso una amiga suya: “El hecho de que la gente dude de si se trata de una chica o un chico hace de mi nombre algo especial, la verdad”, confesó el artista. Los primeros graffitis fueron en las calles de Madrid, para no tener que almacenar sus obras, pero sus resultados no le convencían, por eso decidió trasladarse a Valladolid, el pueblo de su madre, “allí más que ilegal, a la gente le daba igual”, explicó ‘Ampparito’.

En el caso de Nicolás Romero comenzó con diecisiete años, en su ciudad natal, Buenos Aires, donde le comenzaron a llamar la atención los dibujos que había en las paredes de los baños. De ahí surgió su inspiración para su nombre artístico ‘Ever’, siendo los europeos sus referentes a la hora de crear sus obras, aseguró: “En Buenos Aire había un desorden constante, pero sin embargo teníamos mucha libertad a la hora de crear, ya que no se veía como algo delictivo, la no ilegalidad te permite desarrollar más”, explicaba.

‘Ever’ en su estudio creativo.

Con Internet cada vez más presente en nuestro día a día, esto ha supuesto que los artistas se tengan que adaptar al mundo digital: “Desde hace dos años hay obras que las hago en base al contexto de las redes sociales, una pieza es para el mundo analógico y otra para las redes, de esta forma tienen una doble vida”, afirmaba ‘Ampparito’. Por su parte ‘Ever’ siempre ha visto Internet como una gran salida para sus obras, “propagamos con mayor rapidez nuestras obras, de esta forma se refleja lo que somos y nuestra relación con la plataforma, ya que internet parte de la velocidad de la información”, incidió.

 A la hora de crear las obras, ambos grafiteros llevan a cabo un proceso. En el caso de ‘Ampparito’ explicó que, intenta trasladarse diez días antes al lugar donde va a crear su nueva obra para así conoce también la gente y se inspira, “trabajo sobre fotos, para jugar con una perspectiva. El contexto es lo grande y tú tienes que darle esa pincelada que le aporta significado”, afirmaba ‘Ampparito’. En el caso de Nicolás, “busco trazar la historia del lugar, combinar imágenes, para crear en el espectador una sensación de extrañeza, ya que es él el que tiene que juzgar la obra no yo”, explicó.

Obra mural de ‘Ever’ hecho en Buenos Aires en el año 2015.

Con el paso de los años, ambos grafiteros se han convertido en dos referentes en el mundo del arte urbano, lo que ha supuesto tener que trasladar su trabajo de la calle a un estudio. ‘Ampparito’ quiso en este punto compartir con los internautas una de sus obras, “cuando visito un lugar y me gusta, hago pantallazos en Google Maps, recojo tierra de ese sitio y la mezclo con agua y paja, y represento la captura con la tierra del lugar”. Por su parte, ‘Ever’ explicó, “pinto en la calle, sobre todo, símbolos, caras o dibujos, porque comunico cosas a partir del arte, por ello trato de probar cosas en el estudio para luego hacerlas ver en la calle”. Para los dos “el arte ha pasado de ser hobby, y se ha convertido en una manera de vivir y se expresarte”, afirmaban.

Los dos grafiteros aseguraron que el confinamiento les había pasado factura. De normal ambos trataban de buscar tiempo para inspirarse, en este sentido, ‘Amapparito’ confesaba, “dedico un mes a aburrirme para estar conmigo mismo”, mientras que ‘Ever’ aseguraba que este tiempo de confinamiento le ha hecho cuidarse de sí mismo, consiguiendo construir un proceso de creación diferente, “yo necesito el ruido para crear, ahora el silencio me hace crear un diálogo diferente”. Los dos concluyeron el encuentro asegurando que este tiempo de confinamiento traería cosas y obras nuevas: “en este tiempo van a salir las mejores obras, ya que habrá un antes y un después en el movimiento del graffiti”.