«¿Cuántos terroristas habrá entre mil millones de musulmanes que pueblan la Tierra?»

0
857

Lucía Gómez / 4º Periodismo

En el Palacio de Colomina tuvo lugar el pasado martes una conferencia por parte del Cónsul General del Reino de Marruecos en Valencia, Abdel Illah Idrissi. Durante su intervención, explicó a los asistentes el significado del Islam como religión y modo de vida. Vicente Navarro de Luján, Director de Proyección Cultural y Social de la Universidad CEU Cardenal Herrera,  definió la participación del cónsul como una oportunidad “inmejorable” para tener nociones de ámbito religioso que nos son “cercanos en la geografía pero a veces lejanos en el conocimiento”.

Al comenzar su discurso, Idrissi advirtió de que tratar la religión por parte de un musulmán es una cuestión sensible, ya que se presenta como “la peor y mucha gente no se toma la molestia de informarse”. Según el responsable, existe un pensamiento generalizado que relaciona el Islam con el terrorismo y el radicalismo. El dirigente mostró su indignación ante los estereotipos del Islam vistos desde Occidente. “¿Cuántos terroristas habrá entre mil millones de musulmanes que pueblan la tierra? ¿Acaso esos millones no cuentan, o no conviene hacerles caso?”. Esta fue la reflexión que lanzó Idrissi a los asistentes, al considerar que los occidentales solo prestan atención al musulmán “asesino y traidor”. Desde su punto de vista, “parece que la encarnación del mal entero está dedicada al musulmán”. Lejos de esta afirmación, el cónsul destacó que los musulmanes sufren al no poder confesar su religión porque se los tilda de asesinos. Así, en relación a los atentados de Barcelona, cuestionó que los musulmanes no terroristas tuvieran que justificarse por los hechos cometidos por otros. “Yo mantengo la frente alta y que no condene no significa que esté de acuerdo”, sentenció.

Para hacer entender la esencia del Islam, subrayó que su religión parte de las órdenes del profeta Mahoma que deben ejecutar, a veces sin discutir, “porque lo que sabe Dios no lo sabemos nosotros”. Estos pilares se basan en la creencia de que no hay más Dios que Mahoma, la caridad del rico hacia el pobre, rezar cinco veces al día, la celebración del Ramadán y la peregrinación a la Meca por lo menos una vez en la vida. Sin embargo, Idrissi destacó que el Islam, más allá del rezo, va acompañado de comportamientos. “La religión es el trato, no solo con los musulmanes, sino con todo el mundo”. Según el mandatario, el Islam se creó para completar a las otras religiones monoteístas que lo precedieron, y en Marruecos se trata de una religión “moderada y tolerante” que solo admite interpretar el Corán cuando es “en pro del ser humano”.

Para el ponente, esta es la esencia del Islam, aunque durante su discurso fue consciente de que es “raro no asociar a los musulmanes con el Kalashnikov en una mano y el Corán en otra”. En este sentido, aseguró que quien asesina a una persona sin juicio ni derecho, “es como si hubiera matado a toda la humanidad”, al tiempo que recordó que también hay muertos musulmanes. De este modo, señaló que las tres religiones monoteístas escribieron que la violencia ejercida en nombre de Dios, “es una profanación de su nombre”.

Por otra parte, el cónsul criticó a los medios de comunicación, que en su opinión, contribuyen a acrecentar la imagen negativa de los musulmanes para conseguir ingresos. “Alguien que hace el bien, puede aparecer en la 13 página, pero si alguien mata, si un musulmán mata, lo encontrarán en la primera página en un párrafo grande”, aseguró. De hecho, bajo su punto de vista, los periodistas “desean” que sea un atentado para “jugar con el miedo y crear una imagen deformada”. Sin embargo, los periodistas no fueron los únicos criticados por Idrisii, quien también se lamentó de  la proyección de los musulmanes en la industria del entretenimiento, donde “los comunistas han dejado de ser los malos en las películas” para pasar a ser ellos.