Eduardo Mulas: “La cercanía que aporta el CEU es fundamental”

0
807
Eduardo Mulas en el 25 aniversario de EPPA / Foto: EPPA
Eduardo Mulas en el 25 aniversario de EPPA / Foto: EPPA

Eduardo Mulas es es Senior Public Affairs Manager en la consultora EPPA, con sede en Bélgica. Antiguo alumno de Ciencias Políticas en la CEU-UCH. ha trabajado además en la delegación española de la UNESCO.

Pregunta. ¿En qué consiste EPPA y cuál es tu labor como Manager Senior de Asuntos Públicos?

Respuesta. EPPA es una consultora de asuntos públicos Europeos en la que nos dedicamos al asesoramiento en materia de relaciones gubernamentales con las instituciones de la Unión Europea y con los Gobiernos de los 28 Estados Miembros. Ayudamos a los clientes que se ven afectados directa o indirectamente por leyes o decisiones que van aprobar o ya han sido adoptadas por la Unión Europea y a defender políticamente sus intereses a lo largo del complejísimo proceso de toma de decisión de Bruselas, con el fin de que sus mensajes sean tenidos en cuenta en la decisión final.

P. ¿Es la meta a la que pensaba llegar cuando estudió Ciencias Políticas en el CEU?

R. Si soy sincero, he de reconocer que el mundo de los grupos de interés o lobbies escapaba totalmente de mi conocimiento cuando empecé la carrera. A lo sumo, tenía el típico prejuicio-cliché de que los lobbies son malos, corruptos y opacos.

P. ¿En qué difiere de su visión cuando era estudiante?

R. Básicamente uno se da cuenta de que la representación de intereses es una actividad no solo totalmente normal, sino necesaria, y que tiene lugar en todas las democracias a nuestro alrededor. De hecho, son las propias autoridades públicas quienes permanentemente reclaman información a las partes interesadas para poder tomar decisiones equilibradas que tengan en cuenta los efectos sociales, políticos y económicos que se derivan de las mismas. ONG, asociaciones, empresas, regiones… son lobbies que participan en el proceso de toma decisiones defendiendo sus intereses.

P. ¿Qué le llevó a estudiar dicha carrera en el CEU? ¿Por qué el CEU?

R. Cuando comencé la Universidad en 2003 tenía muy claro que quería estudiar Ciencias Políticas y que además quería hacerlo en Valencia, ya que venía de vivir varios años en el extranjero. Por aquel entonces, el CEU era la única Universidad en Valencia que entendía la importancia de ofrecer estos estudios, por lo que la decisión fue fácil.

P. ¿Qué cree que aportó el CEU a su futura ahora actual labor profesional?

R. La cercanía que fomenta el CEU entre universidad y alumno es fundamental y poco frecuente en otras universidades. Si se sabe aprovechar, permite que el alumno entienda y desarrolle una visión de la universidad más allá del ir a clase, tomar apuntes y reproducirlo en un examen, “vivir la universidad·. La apuesta del CEU por actividades extraacadémicas como el Foro Universitario de Debates, por ejemplo, me permitió desarrollar toda una serie de habilidades que son la base del trabajo que ejerzo actualmente, y además me permitió disfrutar y hacer grandes amigos mientras competíamos por toda España representado a la Universidad en Ligas y Torneos de debate con los que a veces me cruzo en ámbitos profesionales.

P. ¿Potenció la universidad esas aptitudes necesarias para su actual puesto?

R. Sin duda. Para seguir en el ejemplo anterior del Foro de Debates, esta fue una iniciativa originaria y liderada por profesores de la casa, y totalmente respaldada por la Universidad en todo momento. Igualmente recuerdo varios profesores de Políticas que fomentaron permanentemente un espíritu crítico entre los estudiantes y que hoy en día es fundamental no sólo en mi trabajo, sino en cualquier otro obviamente.

P. ¿Cómo recuerda aquellos años?

R. Los mejores de mi vida. Fueron muy intensos en todos los sentidos y de ahí han salido grandes amistades y grandes experiencias que no se olvidan.

P. ¿Algún mal recuerdo?

R. Más que malos recuerdos, puede que haya anécdotas curiosas. El hecho de que prohibieran durante varios años las paellas universitarias después de que organizáramos el primer (y último) festival “gastronómico-musical” del CEU nunca me hizo mucha gracia… Eso sí, el festival fue memorable.

P. En lo referente a su trayectoria profesional, además de trabajar en EPPA ha trabajado en la UNESCO. ¿Qué sensaciones tiene al mirar atrás ahora? ¿Qué nuevos retos tiene en su punto de mira?

R. Trabajar en la Delegación Permanente de España en la UNESCO fue una experiencia única que me permitió conocer de primera mano el mundo de la diplomacia y el sistema de Naciones Unidas. Eso sí, es un mundo con infinitas reglas, burocrático a más no poder, y con demasiadas jerarquías a respetar. Aunque hoy en día no estoy seguro de si podría trabajar de nuevo en ese contexto, fue un periodo precioso con infinitas anécdotas diplomáticas y algunas no tan diplomáticas.

Eduardo Mulas en el 25 aniversario de EPPA / Foto: EPPA
Eduardo Mulas en el 25 aniversario de EPPA / Foto: EPPA

P. Por último, ¿qué consejo le habría gustado escuchar mientras estudiaba?

R. “Vete de Erasmus”. Aunque finalmente me fui de Erasmus en quinto de carrera, contra viento y marea, ¡la de voces que me recomendaron que no lo hiciera!

P. ¿Es ese el consejo que le daría a un estudiante de Ciencias Políticas ahora?

R. No sólo a los de Políticas, se lo diría a cualquier estudiante. Irse de Erasmus es la experiencia más completa que un alumno puede tener, tanto académica como personal, que abre la mente de una manera que ninguna asignatura lo va a hacer en toda la carrera. A los de Políticas, con decirles que confíen en ellos mismos sobra. Contra todo lo que se suele pensar (y decir), hay un enorme mercado de trabajo ahí fuera (y fuera

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *