Discrepancias en el sector comercial ante el nuevo plan de liberalización

0
1213

El Gobierno central ha aprobado recientemente el plan de liberalización de comercio obligando a once ciudades, entre ellas Valencia, Alicante, Barcelona y Sevilla, a liberalizar los horarios comerciales. Sin embargo, la iniciativa ha suscitado un grave rechazo entre los pequeños y medianos comercios de la Comunidad Valenciana mientras que solo los grandes comercios la valoran positivamente.

Pequeños y grandes comercios enfrentados por la liberalización de horario. / Jorge Díez
Pequeños y grandes comercios enfrentados por la liberalización de horario. / Jorge Díez

Según el Gobierno central, esta propuesta persigue dinamizar el comercio minorista,  aprovechar los potenciales compradores que suponen los millones de visitantes que llegan a España cada año y generar empleo, entre otras ventajas. El Ejecutivo ha sugerido a las comunidades autónomas aumentar en 2013 de ocho a diez el número mínimo de domingos y festivos en los que puede abrir el comercio.

Carmen Pérez Cabo, presidenta de la Asociación de Herbodietéticas de la Comunidad Valenciana (Herdival), afirma que esta medida no les supondrá “beneficio alguno”, ya que “es una medida que solo provoca injusticias a todos los niveles”. La presidenta añade que se perjudicará a las familias ya que se trabajarán los domingos y festivos. En la misma línea, la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico de Valencia también ha manifestado su malestar ante este plan. “Esta medida no va a activar el consumo, lo que si que va a causar es que desaparezca una gran parte del comercio, ya que los pequeños establecimientos no lo van a poder soportar, los van a destrozar los grandes locales”, aclara Julia Martínez, gerente de la asociación.

También se intuye como inconveniente a la propuesta la “inseguridad nocturna”, ya que los pequeños comercios no tienen presupuesto suficiente para pagar a una persona que se encargue de la seguridad del local, además Pérez Cabo asegura que algunas empresas «no pagarán las horas extras a los trabajadores, sino que se les compensará con días libres». “Solo interesa a las multinacionales, se trata de una medida de presión para los pequeños comercios”, añade.

Mayor flexibilidad

Apoyando esta postura se encuentra la presidenta de la Confederación de Comerciantes y Autónomos de la Comunidad Valenciana (COVACO), Encarna Sanchís, quien asegura que no es el momento de “este tipo de planteamientos y menos cuando desde hace un año estamos viendo cómo grandes grupos de distribución tienen que cerrar tiendas que abren 365 días del año por falta de demanda”. Para la presidenta de la patronal autonómica de comercio minorista, lo que hace falta es “mayor flexibilidad” para que el comercio se pueda adaptar a los cambios en los hábitos de compra de los consumidores, “no libertad total de horarios”. Para Sanchís este ajuste «va en contra de la autonomía de cada comunidad autónoma y de su propia realidad”.

De este modo, solo el gran comercio se muestra favorable hacia la medida. Así, según las últimas previsiones presentadas por la Asociación Española de Centros Comerciales (AECC), la liberalización, podría suponer un incremento de hasta 37.000 nuevos puestos de trabajo.  Dentro de este grupo, se encuentran grandes empresas como Inditex, Mercadona, Carrefour, Consum, Media Markt o El Corte Inglés, grandes firmas de consumo y servicios que, a pesar de la crisis, pretenden aumentar su peso en la Comunidad Valenciana a corto plazo y ven en esa medida una buena oportunidad de mercado.

 

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí