El Arzobispo de Valencia, a los periodistas: “El único camino posible para la justicia es el de la verdad” 

0
170

Redacción ROTATIVO / Imágenes: AVAN

El arzobispo de Valencia, monseñor Enrique Benavent, ha destacado hoy, festividad de San Francisco de Sales, patrono de los periodistas que el objetivo de todos los profesionales de la comunicación y de quienes trabajan con la palabra: «es construir un mundo donde haya comunicación y, por tanto, comunión entre las personas», una comunión que según el prelado «se conseguirá si nuestras palabras son siempre para el bien y dichas con amor, y si acogemos las que nos llegan con un corazón sencillo y humilde”. “Éste es el testimonio de San Francisco de Sales y es el testimonio que realmente puede construir un mundo mejor y más justo”, ha expresado el arzobispo valenciano en la misa presidida en la Basílica de la Virgen donde también ha pedido a los periodistas cristianos que contribuyan, con su manera de hacer las cosas, a esta comunión.

“Una palabra puede ser informativa, puede animar o consolar, y hacer el bien. Y por el contrario, nuestras palabras pueden también desinformar, sembrar rencillas en las personas y contribuir a que no se conozca la verdad. Los profesionales de la palabra deben pensar que una palabra es, y ha de ser siempre, para el bien, y esa palabra, como nos enseñó San Francisco de Sales, es la que se pronuncia con amor sabiendo que el único camino posible para la justicia es el de la verdad”, ha señalado el Arzobispo en la misa, concelebrada por el rector de la Basílica, Melchor Seguí.

La fiesta de San Francisco de Sales “es un buen día para que los profesionales de la palabra -también los sacerdotes lo somos, porque continuamos esa misión de Cristo de sembrar la semilla de la Palabra del Evangelio en nuestro mundo- nos preguntemos cómo somos sembradores de la palabra y si son para el bien, para transmitir la verdad, buscar la justicia, consolar, fortalecer y despertar en el corazón de las personas y del mundo aquellas actitudes que edifican un mundo más justo”. “También es bueno que nos examinemos sobre cómo acogemos la palabra porque, muchas veces, una palabra verdadera, que busca nuestro bien o consolarnos, a veces la acogemos con prejuicios o interrogantes, y nuestras ideas fijas pueden dificultarnos acogerla. Para ello se necesita un corazón limpio y abierto a la verdad, venga de dónde venga”, ha precisado.

En definitiva, “cuando la palabra busca el bien y se dice con amor, es acogida con un corazón sencillo, humilde y libre de prejuicios. Una palabra bien pronunciada, bien dicha, que sea constructiva, siempre produce frutos de bien en el corazón de las personas y de nuestro mundo”, ha subrayado. La misa celebrada esta miércoles en la Basílica ha sido ofrecida por los periodistas, comunicadores y todos aquellos miembros de medios de comunicación valencianos o entidades y organizaciones vinculadas a la actividad y a la formación universitaria periodística.