El Valencia Basket sigue inmerso en crisis tras perder ante el Bilbao Basket por 79 a 85 en La Fonteta

0
161

Información: Pablo Petit / Imagen: Valencia Basket

El Valencia Basket que empezó muy bien la temporada, con un buen margen de resultados tanto en Euroliga como en la Liga Endesa, sigue mostrando signos de debilidad tanto en el aspecto ofensivo como en el defensivo. Tras la derrota el pasado viernes en Euroliga frente al Baskonia, el Valencia afrontaba este encuentro con la esperanza de revertir la situación en la que se encuentra el conjunto de Àlex Mumbrú. La única ventaja del encuentro fue efímera, 16-15 en el primer cuarto. Las buenas sensaciones que dejaba el Valencia Basket en defensa a principio de temporada se han diluido con el paso del tiempo.

Por otro lado, el Bilbao Basket llegaba a este encuentro tras seis derrotas seguidas. Una actuación memorable del base-escolta sueco, que firmó su mejor marca en la Liga Endesa con 23 puntos y 32 de valoración, hizo que el conjunto de Jaume Ponsarnau se llevara la victoria de la Fonteta. Una Fonteta que terminó cabreada y descontenta con la actuación del equipo local, teniendo en cuenta los últimos resultados. Buen partido del Bilbao Basket que mantuvo al conjunto valenciano, el cual mostraba alguna aparición estelar a través de Brandon Davies, supieron estar concentrados y no querían que los locales cogieran el ritmo necesario.

Pantzar deja en evidencia a un Valencia Basket que lleva una sola victoria en los últimos siete encuentros

Tras la primera mitad, el Bilbao Basket tuvo un comienzo muy bueno de la mano de Killeya-Jones y el base Adam Smith. Jared Harper dejaba mucho que desear tanto en ataque como en defensa. El partido prometía hasta el final y así fue, un triplazo de Chris Jones mantuvo enérgica a la afición que animó hasta el final, pero 6 puntos consecutivos de Pantzer, volvía a poner a Bilbao Basket con una ventaja considerable a falta de pocos minutos.

El partido estuvo marcado por las pérdidas del Valencia Basket debido a la falta de comunicación entre los jugadores, a lo que le sumamos que el Bilbao Basket estuvo acertado, queriendo romper la racha de victorias fuera de casa y en competición doméstica. Una derrota más para los de Mumbrú que se van a casa dolidos y con una semana complicada tanto en Euroliga como en ACB.