Ulises Bértolo: “Lo que quiero es que ‘La dama del norte’ sea una historia de vida”

0
464

Informa: Rocío Muñoz / Imágenes: Javier Ocaña – Planeta

Ulises Bértolo presenta con ‘La dama del norte’ la vida de Ana Garrido, el testimonio de una mujer que llegó a liderar el narcotráfico, un mundo donde la figura masculina reinaba en España. Una historia narrada desde la propia piel de la protagonista. Un relato de lucha, de sacrificio, de amor y de vida donde el lector puede acompañar a Ana a lo largo de su camino como mujer, como madre y como líder.

¿Qué es lo que el lector se va a encontrar en estas páginas?

Se va a encontrar la historia de una mujer que ha estado en la cárcel por haber dirigido uno de los hilos del narcotráfico más importantes en su tiempo. El lector se encontrará con la historia de Ana Garrido y cómo acabó en ese mundo.

¿Qué es lo que le lleva a escribir una novela inspirada en una historia real?

Cuando me contaron la historia de Ana Garrido no estaba muy convencido porque, como novelista, no quería contar otra historia más de narcotráfico. Me interesaba adentrarme en las causas, las motivaciones, las emociones, los miedos y los orígenes, todas esas cosas que le podían haber llevado a entrar en esa industria del narcotráfico. Cuando conseguí conocer qué es lo que había vivido pequeña, los sucesos a los que se había tenido que enfrentar y cómo esos acontecimientos pueden afectarnos en la toma de decisiones, sumado a la una gran historia de amor que tiene con su hijo, sentí que debía reflejarla en el papel.

¿Por qué la historia de Ana Garrido?

Tuve la oportunidad de conocerla, y descubrir cómo piensa, el porqué del miedo en la historia, el cual es un hilo conductor, todas esas cuestiones a las que se tiene que enfrentar en el mundo del narcotráfico. Me meto de lleno en la historia, la cuento desde la primera persona porque quiero contar todos esos sentimientos, emociones para ver en qué medida son las nuestras. Lo que quiero contar es la historia humana de vida de una madre, una hija y una hermana, así como las grandes alianzas que Ana Garrido realiza con mujeres a lo largo de su vida. Eso es lo realmente importante, contar de ese punto de vista su historia, porque para mí no es importante la vida de la narcotraficante, sino la de la mujer que se dedicó al narcotráfico, la que está detrás de esa narcotraficante y de esa reclusa.

«para mí no es importante la vida de la narcotraficante, sino la de la mujer que se dedicó al narcotráfico, la que está detrás de esa narcotraficante y de esa reclusa»

El hecho de que esté narrada en primera persona juega una parte importante de la historia…

Creo que es la manera en la que puede llegar directamente a todo ese torrente que vive la protagonista, poder ponerte en su piel y vivir con ella todas las experiencias que vive a lo largo de su vida. Poder contar esa historia de superación, de conflicto y de amor desde ese lado humano, y con ello hacer que los lectores se sientan al menos un poco identificados con las situaciones y sentimientos que vive a lo largo de su vida Ana Garrido.

Podemos ver que en algunos capítulos también das voz a un agente de policía dedicado a las escuchas, ¿cómo ha sido escribir una novela polifónica?

Ha sido una aventura maravillosa meterme en la piel de la protagonista principal, y conocer de primera mano agentes que participaron en este operativo. Eso me ha permitido poder extraer datos para crear esa segunda voz, a partir de todas las experiencias que ellos vivieron. Esa segunda voz da pie a contar todo aquello que, en un momento determinado de la historia, ocurre y que Ana Garrido no sabe. Es una especie de universo paralelo que se produce en esa vigilancia sin que ella y los que trabajan con ella sean conscientes.

¿Lérida es la puerta que necesitaba Ana para cambiar de vida y el rumbo de esta?

Ana Garrido es una mujer muy observadora. En Lérida empieza a observar los almacenes, cómo funciona la logística de entrada de mercancía. Todo lo aprendido le sirve para aplicarlo cuando entra en el mundo del narcotráfico. Pero, realmente, esta información le podría haber abierto un camino para haber tenido otra vida, porque Ana mostraba que el poder puede valer para cualquier cosa, porque podría haber llegado a ser una muy buena empresaria. Lérida lo podemos interpretar como un punto de inflexión en la vida de nuestra protagonista que, finalmente, marcará la dirección de su vida.

La muerte y el amor son claves para Ana…

Absolutamente. Son dos factores que están presentes y son importantísimos en el transcurso de la historia en sí, además de todo lo que esto conlleva.

«como novelista no me gusta hablar ni de los procesos, ni de las experiencias legales, sino entrar en esa parte más humana de las personas y a partir de ahí, desde su interior, desarrollar su historia»

En un mundo liderado por hombres como es el del narcotráfico, Ana Garrido pudo dominar y destacar en este sin ser la amante de nadie y sin usar ni la belleza ni la seducción.

Ana Garrido venía de familia dedicada al narcotráfico, y es así como tú dices. Ella consiguió ascender y ser una mujer respetada y clave en el narcotráfico gracias, absolutamente, a su inteligencia y la capacidad para liderar.

¿Cómo ha sido el proceso de documentación previa a la escritura del libro?

Ha sido ardua, sobre todo, porque he intentado destruir esa barrera indestructible para conocer y poder inspirar mi personaje en la realidad en una mujer de carne y hueso. Por otro lado, conocer cómo se produjo toda esa historia, hablar con los protagonistas, hacer una crónica policial y judicial, cabe objetar que no quería extraer aquellos detalles no legales algunos absolutamente llamativos que ocurren durante el juicio, y no he querido entrar en los terrenos legales, sino que todo fuese pequeñas piezas que se unen para formar un puzle.

Usted es abogado, ¿por qué decidió adentrarse en el mundo de la literatura? ¿Cómo fue ese proceso?

Todos los estilos los he escrito desde que era muy pequeño. Siempre me gustó adentrarme en nuevos mundos con la escritura. Para mí son dos caminos muy diferentes, universos paralelos el de abogacía y en éste. Son distintos objetivos los que busco en estas dos profesiones, ya que como novelista no me gusta hablar ni de los procesos, ni de las experiencias legales, sino entrar en esa parte más humana de las personas y a partir de ahí, desde su interior, desarrollar su historia.

Por último, ¿trabaja ya en nuevos proyectos literarios?

No son necesariamente reales, pero sí que ya empiezan a haber personajes muy vivos. Lo que el lector puede esperar es una novela como ésta, para marcar un punto de inflexión y seguir en la línea de hablar de historias humanas.