‘Marcela’, un proyecto emprendedor impulsado por tres alumnos de la CEU-UCH

0
1771

Redacción: Eva Andreu / Imágenes: Marcela

Elena Balmaseda, Marta Gozalbo y Mario Flores, estudiantes de Publicidad y Relaciones Públicas, Periodismo y ADE y Marketing de la CEU-UCH respectivamente, han apostado por revalorizar la tradición de regalar flores con una forma diferente y original de hacerlo, a través de su proyecto emprendedor ‘Marcela’. A punto de finalizar sus estudios y, con ello, salir al mercado laboral, han decidido emprender con el objetivo de hacer realidad su sueño al tiempo que ponen en práctica cuantos conocimientos, contactos y habilidades están aprendiendo durante su formación en la Universidad.

¿En qué consiste el proyecto ‘Marcela’?

Es un proyecto que ofrece diferentes formatos para regalar que consiste en obsequiar flores junto con otros productos dentro de un mismo pack de regalo. Nosotros nos basamos en lo que a la gente le gusta, que se les preste atención personalizada. Dado que, en ocasiones, no tenemos ese tiempo, nosotros aportamos una forma de regalar bien hecha y personal.

Como estamos a punto de salir al mundo laboral, nos planteamos comenzar con este proyecto y aplicar en él nuestros conocimientos, en una idea concreta

Para vosotros ¿qué significa este proyecto?

Para nosotros ‘Marcela’ es inicio, futuro, emprendimiento. Significa aceptar el reto de impulsar una idea propia sin ninguna ayuda económica ni profesional aunque hayamos recibido consejos. Tenemos nuestra formación universitaria, nuestra familia y, gracias a las prácticas en empresas, una experiencia incipiente y muchas ganas de hacer cosas. La formación de cada uno es lo que nos ha permitido desarrollar y delimitar nuestros roles en este proyecto. Si no fuera por las prácticas, a las que podemos acceder desde la Universidad, no tendríamos agenda de contactos ni proveedores y eso es algo muy importante.

¿Cómo surge esta idea?

Surge porque nosotros queríamos poner en práctica los conocimientos adquiridos en estos años de estudio y teníamos, además, muchas ganas de emprender un proyecto personal de estas características. La idea inicial partió de nuestra socia Marta Gozalvo ya que ella quería hacer unos packs con flores pero no sabía por dónde empezar. Por otro lado, nuestra relación con el mundo de las fallas en Burriana, lugar en el que vivimos, fue donde nos dimos cuenta de que allí es habitual regalar para los actos falleros joyería y flores y, al verlo, nos planteamos la idea de ofrecer un nuevo formato de regalo. Como estamos a punto de salir al mundo laboral, nos planteamos comenzar con este proyecto y aplicar en él nuestros conocimientos, en una idea concreta.

¿En qué o en quién os inspirasteis para esta idea?

Nuestra inspiración ha sido nuestras abuelas. Nuestro Insight es que “a todos nos gusta que nos dediquen tiempo” y ¿quién dedica más tiempo en nosotros? ¡Las abuelas! Los tres coincidimos en esa reflexión y nuestro agradecimiento ha sido ponerle los nombres de nuestras tres abuelas a cada uno de los packs de flores y detalle que ofrecemos.

¿De dónde viene el nombre de ‘Marcela’?

Fue José Amiguet, profesor de esta Universidad, quien nos recomendó que para la idea que queríamos impulsar y donde queríamos llegar, lo que necesitábamos era una marca, un nombre cercano y tradicional pero único y moderno. ‘Marcela’ es el nombre de mi abuela (habla, Mario) y es un nombre que hoy no se oye. Tiene un toque original que es lo que buscamos. Evoca lo rústico y tradicional, lo auténtico, pero a la vez, moderno, puesto que hoy en día tampoco se escucha mucho el nombre de ‘Marcela’. Una vez que tomamos el nombre de ‘Marcela’ como marca, quisimos darle a cada formato de regalo el nombre de nuestras abuelas y, por ello, están Dolores y Teresa. Pensamos que de esta manera trasladamos cercanía y es así como queremos que nos vean quién se interese por nosotros y por nuestros packs.

¿A qué público se dirige vuestro proyecto empresarial?

‘Marcela’ se dirige a todo el mundo. Es verdad que tenemos una gran presencia en el mundo de las fallas de Burriana pero pretendemos llegar, sobre todo a las mujeres que son las que más suelen regalar flores. Aun así, necesitábamos preparar también un formato dirigido a jóvenes con ideas ajustadas a sus presupuestos y hemos visto ahí una oportunidad. La gente joven no le da valor a las flores como lo hacen las personas más mayores, pero nosotros queremos darle un valor diferente y que también los jóvenes hagan este tipo de regalos.

¿Quiénes formáis parte de este proyecto?

‘Marcela’ está compuesta por un publicista especializado en Comunicación de Moda, Mario; una estudiante de doble grado de Periodismo y Publicidad y Relaciones Públicas, Elena; y por último, una estudiante de ADE y Marketing, Marta.

Nosotros creemos que La Universidad nos ha dado las competencias y recursos necesarios para poder impulsar iniciativas como esta

¿Qué significa emprender siendo estudiantes?

Es un reto. No es fácil compaginar la universidad con todos los pedidos que hemos tenido porque nos gusta dedicarle todo el tiempo que se merecen nuestros clientes. Esa es nuestra carta de presentación. Es cierto que significa invertir mucho tiempo y exige tener mucho valor, responsabilidad y organización, dado que estamos terminando nuestros estudios, lo que hace que el reto sea mayor. Para nosotros, lo primero, sigue siendo nuestra vida como estudiantes pero, al ser tres personas en este proyecto, podemos compaginar nuestros horarios y llevarlo todo al día.

¿Trabajáis con más emprendedores?

Contamos con la colaboración de dos estudiantes más de la Universidad: Carlota Ramírez que es una estudiante de Arquitectura que desarrolla una marca de joyas artesanales. También colaboramos con Graciela García y su marca “Licores y sabores del campo”. Tanto nosotros como ellas, en sus respectivas marcas, compartimos la filosofía de regalar diferente.

¿Estáis satisfechos con esta aventura?

¡Claro! Nosotros no nos imaginábamos la gran acogida que íbamos a tener tanto en RRSS como en el Market de Burriana. Para nosotros impulsar una idea como esta era y es una manera de aprender y poder aplicar, personalmente, aquellos conocimientos que hemos aprendido a lo largo de nuestros estudios aquí en la CEUUCH. Nosotros creemos que esta Universidad nos ha dado las competencias y recursos necesarios para poder impulsar iniciativas como esta y, por ello, la satisfacción ya no es sólo personal, sino también profesional al poder hacer aquello que nos gusta, lo que tanto nos apasiona estando aun en la Universidad, es algo que no todo el mundo puede hacer.