(O de mujer a mujer y de jurista a periodista)

Primera pregunta al aire. ¿Esto no resulta curioso? Tú eres la periodista y yo te estoy haciendo una entrevista a ti; la verdad es que me da mucho miedo, ya me dirás cómo sale.

Comentarte que yo estudié Periodismo y trabaje en el periódico cultural “Galea”, en Getxo (Bizkaia) durante y después de acabar la carrera, pero soy doctora en Comunicación Audiovisual. De periodista he ejercido poco. Actualmente escribo crítica de cine para Makma, revista de artes visuales y cultura contemporánea, y para la revista Alioli.

En primer lugar, enhorabuena por el primer premio que acabas de recibir en el Certamen Breve de Narrativa para mujeres de la Generalitat. ¿De qué va la obra?

Se llama “Un toque de canela” y trata de una mujer de la limpieza en la Facultad de Medicina que relaciona el olor de los cuerpos en formol con las comidas que hace su suegra, siempre aderezadas con canela. Esta mujer, al final del cuento, tiene que donar por razones económicas el cuerpo de su suegra, recién fallecida, a la Facultad de Medicina. Este cuento se relaciona con otros que he escrito sobre el tema de la maternidad.

 ¿Es el primero que escribes sobre esta temática?

No. Desde hace unos años estoy escribiendo cuentos cuya base es la maternidad en todas sus facetas.

¿Publicados?

No todos. Alguno, como el titulado “Ahora lo entiendo”, está publicado en el libro recopilatorio Narrativa per Dones. Y otros, en periódicos. Me gustaría publicarlos en un solo volumen, puesto que todos giran en torno a la maternidad, pero con perspectivas diferentes.

Será estupendo poder disfrutar de todos ellos. ¿Pero estos son los primeros cuentos que escribes o ya antes habías escrito? ¿Desde cuándo escribes?

Siempre me ha gustado escribir. Como muchos niños de mi generación, representé a mi colegio en el concurso literario de Coca Cola. De hecho, cuando estaba en el colegio, teníamos un profesor de literatura que nos animaba a escribir un relato cada semana y leerlo luego en clase… Creo que a partir de allí mi vocación quedó consolidada. Además, fui miembro del taller de literatura del escritor Ramiro Pinilla, que además era el director del  Periódico Cultural GALEA.

Hablando de profesores, ¿te gusta la docencia universitaria?

La verdad es que disfruto mucho dando clases, disfruto con la interrelación con los alumnos y disfruto con las asignaturas que imparto: Escritura de guión y Análisis narrativo y Teorías cinematográficas. Me fascina motivar a los alumnos en la lectura y análisis de las imágenes cinematográficas y televisivas, y en la escritura de guiones.

¿Y  qué es lo que menos te gusta?

Si tuviera que decir algo, sería el corregir. No tanto por el hecho en sí mismo, sino por la cantidad y la frecuencia.

¿Y a pesar de todo tienes tiempo para escribir? ¿Cuándo escribes?

Pues las tardes del mes de julio y fines de semana. En concreto los domingos por la tarde suelen estar reservados para esta afición.

¿Qué otras aficiones tienes? ¿Te gusta el cine?

Me gusta pasear, nadar, hacer yoga. Y el cine, al igual que la literatura, es una afición relacionada con mi profesión. Me encanta ir al cine; de hecho suelo ir por lo menos una vez a la semana, generalmente a la Filmoteca.

¿Consideras ir al cine como un acto cultural o como un acto social?

Ambas cosas, pero desde luego es un espectáculo de corte social.

¿Cuál es la última película que has visto?

“La caza”, de Thomas Vintenberg.

¿Te ha gustado?

Me ha parecido muy interesante, por la temática del acoso sexual visto desde la perspectiva de una niña que miente. A partir de esta mentira, se desencadena la caza a la que se refiere el título de la película, de toda la comunidad contra el profesor objeto de la falsa acusación.

¿Es esta la película que más te ha gustado de los últimos años?

No. Si tuviera que quedarme con una película reciente lo haría con “Melancolía”, de Lars Von Trier, coetáneo de Vinteberg y fundadores ambos del movimiento Dogma 95.

¿Y de las películas clásicas?

Difícil contestar a esta pregunta. «Casablanca», «El hombre tranquilo», «Con faldas y a lo loco», «El apartamento», «Vértigo»… La lista sería interminable, pero éstas son las primeras que me vienen ahora a la cabeza. La verdad es que más que películas, me vienen a la memoria directores.

Vale. ¿Directores favoritos?

David Lynch, Clint Eastwood, Alfred Hitchcock, Andrei Tarkovski, Lars Von Trier, Billy Wilder, David Cronenberg, Atom Egoyan, Ingmar Bergman, Luchino Visconti, John Ford…

¿Y dentro de los españoles?

Víctor Erice, Jaime Rosales, Berlanga, Almodóvar. Pero me gustaría nombrar a Icíar Bollain, porque trata los temas de una forma muy correcta, sin maniqueísmos ni sentimentalismos. Temas muy problemáticos de las relaciones entre hombres y mujeres.

¿Qué tipo de cine odias?

No odio ningún tipo de cine, en todo caso, una mala película. El género de terror es el que menos me motiva. Aún así, películas como «El resplandor», de Kubrick, o «La semilla del diablo», de Polanski, son buenas películas de terror, porque los directores lo son.

Volviendo a ti. Eres vasca de origen y has trabajado incluso en periódicos y universidades vascos. ¿Cuándo y cómo decidiste venir aquí?

Yo estudié Periodismo y me doctoré en la Universidad del País Vasco, donde luego disfruté de distintas becas de colaboración docente y formación de personal universitario e investigador. La Universidad del País Vasco, desde 1992, saca todas las plazas en bilingüe, así que para acceder a una plaza tienes que saber euskera, más allá de que esa asignatura se imparta en euskera. Una vez que tenía que dar el paso de becaria a profesora, se me indicó sutilmente que, puesto que no sabía hablar euskera, podía mandar el curriculum a otras universidades. Y así lo hice.

Entonces el curriculum llegó  a esta universidad.  ¿Y?

Me entrevistaron José Prósper y Jesús Bilbao, que en el organigrama actual se podría decir que ocupaban el puesto de vicedecano de Comunicación Audiovisual y  vicerrector de Ordenación Académica; y desde entonces…

¿Cuántos años llevas en esta Universidad?

Pues desde 1995.

Vaya, eres de las llamadas “viejas hornadas”, y además casi siempre en el comité de empresa.

Sí, junto con María Lozano y Pepe Reig, pusimos en marcha la creación del comité de empresa y la candidatura del Grupo de Trabajadores.

¿Y siempre te ha gustado trabajar en el campo de la mujer?

Sí, es un tema que me interesa. Cuando me planteé escribir la tesis doctoral, intenté relacionar los dos temas que más me interesaban: el cine y la representación de lo femenino.

Entre las razones para la concesión de este premio literario están las de la ruptura de estereotipos masculinos y femeninos, y dar una vía de expresión a la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres. ¿Y cómo vamos? Me refiero al tema de la igualdad entre hombres y mujeres en el cine.

En el mundo audiovisual no se ha conseguido la paridad. El número de profesionales mujeres sigue siendo muy inferior al de hombres en este espacio.

Pero lo que a mí me interesa más es el modo de representar lo femenino y lo masculino en el  cine actual. Los protagonistas masculinos están caracterizados con rasgos psicopáticos, lo cual quiere decir que convierten a las mujeres en sus víctimas. Son personajes masculinos que odian y asesinan a las mujeres. Fíjate, el título de la novela que se ha convertido en un best-seller y del que se ha hecho una película es  “Los hombres que no amaban a las mujeres”.

¿Te consideras feminista?

Si por feminismo se entiende revindicar igualdad de oportunidades para las mujeres en la esfera pública, en todos sus niveles, pero aceptando la diferencia sexual en el campo de la experiencia  subjetiva, entonces sí me considero feminista.

Vamos, la llamada corriente de la diferencia…

Sí, creo que debemos lograr que la mujer se pueda incorporar en igualdad de oportunidades al ámbito político laboral y cultural, pero aceptando y valorando su subjetividad propia y específica femenina. El problema es cómo integrar ambas cuestiones.

Vale, en la próxima entrevista igual hemos conseguido  resolver este  problema… Gracias por permitirnos acercarnos más a ti y, una vez más, enhorabuena por tan merecido premio.