Expertas en mediación durante la mesa redonda en el CEU sobre la figura del coordinador parental

El coordinador parental es fundamental para responder al colapso que existe en la actualidad en los juzgados en materia de separaciones y divorcios y ayuda a resolver los conflictos entra ambas partes y evitar que se judicialicen las situaciones rutinarias que afectan a los menores. A partir de esta premisa, abogados, psicólogos y fiscales han reivindicado en la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, durante las II Jornadas de Familia, Derecho y Sociedad, el papel que desempeñan estos expertos, especialmente en los contextos de separaciones y divorcios conflictivos.

“Los jueces y fiscales se encuentran con muchos problemas cuando alguna de las partes se niega a la custodia compartida, como la lactancia, quién compra la ropa, las entregas y recogidas del menor, los viajes con uno de los padres, si hace o no la comunión, las fiestas de cumpleaños, por ejemplo, y eso está llevando a una judicialización que se puede resolver con el coordinador parental y no en una sentencia”, señala Fernando Florit de Carranza, fiscal delegado de la Comunidad  Autónoma de Murcia, encargado de la sección Civil  y de protección jurídica de personas con discapacidad.

María Paz Antón, presidente de ASEMIP, y Fernando Florit, fiscal de la Comunidad de Murcia en las jornadas de Familia y Sociedad del CEU en Elche

Y es que, según María Paz Antón Moreno, abogada especialista en derecho de Familia y presidenta de la Asociación Española Multidisciplinar de Investigación  sobre Interferencias Parentales (ASEMIP), el coordinador parental centra su papel “en auxiliar a los progenitores en interés del menor, vigilando el cumplimiento de la sentencia”. Algo que, según Olga Beltrán Llago, psicóloga forense, mediadora, coordinadora Parental y experta en materia de Familia, “ayuda a las partes a entender emocionalmente el proceso de separación y divorcio”.

Mesa presidencial en la inauguración de las jornadas sobre la coordinación parental

En este sentido, Núria Vázquez Orellana, Coordinadora de Parentalidad y profesora de la Universidad Rovira i Virgili (URV), pone el acento en la parte psicológica de los procesos de separación o divorcio: “Difícilmente una sentencia puede resolver las emociones o situaciones de conflicto de los progenitores, que finalmente afectan al menor, por lo que el coordinador de parentalidad, designado por el juez con unas funciones determinadas, le permitirá a este, con la información que aporta, tomar decisiones en beneficio del menor”.