Laura Mas (periodista y escritora): «Hay libertad de pensamiento, pero libertad de expresión por desgracia no siempre»

0
969

Redacción: María del Mar / Imágenes: Editorial Espasa y autora

Laura Mas, periodista, actualmente, gestora cultural y colaboradora de la revista Clarín y Qué Leer, en sus inicios también en RNE, Onda Cero y COPE, ha publicado recientemente su novela ‘La maestra de Sócrates’. Una incursión en el mundo literario fruto también de su especialidad en el periodismo cultural y literario, y que hoy conocemos en la voz de la autora, para la cual llegar a la literatura “no es cuestión de plantearse ser escritora, al final en muchos casos hace falta que tengas ganas de sacar un tema”.

¿Por qué eligió ‘La maestra de Sócrates’ como título de su novela?

 El título de la novela surgió a raíz de una de las clases de filosofía a las que yo asistí. La profesora que me dio la clase mencionó la existencia de Diotima, refiriéndose a ella como la maestra de Sócrates y me resultó un título que podía causar mucho interés, como me lo causó a mi.

 ¿Cuál fue el motivo, por el que eligió a los dioses de la mitología griega para los personajes de su novela?

Hay muchos elementos de la mitología griega, los protagonistas son filósofos y algunos de los personajes surgen de la ficción, a pesar de ser una novela histórica, está ambientada en la Grecia de Pericles. Se fusionan diálogos de personajes reales como el mismo Sócrates y otros ficticios. De hecho, la propia Diotima que fue la Maestra de Sócrates, es un personaje. Hay especialistas que defienden su existencia, pero no hay datos biográficos que la justifique. Tuve que ficcionar mucho el personaje, aunque me basé en el contenido filosófico. De esta forma, el punto mitológico le da un toque místico y especial, para ambientar la novela.

¿Cuál fue su objetivo al incluir frases en la novela como la atribuida a Sócrates, el cual dijo que “saber que no sabes nada es un primer paso hacia la sabiduría”?

 El personaje de Sócrates de mi novela tiene treinta años, por lo que está empezando a embarcarse en el maravilloso mundo de la filosofía. Aproveché algunas de las frases más relevantes que dijo en vida para plasmarlas en mi novela, porque al final, la filosofía lo que nos da es libertad de pensamiento. Decidí aprovechar una historia ficticia para llegar también a ciertas reflexiones.

En la novela Diotima define el amor “como una escalera al cielo dado que nos hace divinos”, ¿lo considera usted también así?

 El concepto de amor de Diotima es muy profundo, ella predica que el amor va más allá de una pasión física, y del amor hacia los cuerpos. Por ello, le enseña a Sócrates que tenemos que acabar viendo la belleza del alma. Primero se ve a la persona y luego va más allá y es ese paralelismo que ella hace hacia el cielo, es algo que me fascinó, para ella el amor está en todas partes, es el amor hacia el propio mundo. De ahí que diga que el amor nos acaba haciendo eternos.

¿Qué papel tiene la mujer en la novela?

 Las mujeres están muy presentes en la novela, partiendo de que la protagonista es una mujer, Diotima. Se nos ha ocultado su existencia en la historia, pero fue una sacerdotisa y una mujer muy fuerte y adelantada en su tiempo. En la antigua Grecia las mujeres estaban como esclavas y silenciadas. Otro personaje secundario, pero que tiene un papel fundamental en la novela es Aspasia, fue la pareja de Pericles que fue el primer político de Atenas, fue otra gran mujer que cuya existencia si se ha probado. Aspasia tenía una inteligencia inaudita y fue maestra en el arte de la retórica… pudo incluso haber enseñado a Sócrates, de esta forma hago un paralelismo de maestras en el libro.

¿Los personajes de Diotima y Sócrates los ve reflejados de alguna manera en la sociedad actual?

Algo de lo que me he dado cuenta en la pandemia, es que la filosofía está más presente de lo que ya estaba, porque al final el pensamiento es algo a lo que nos podemos acoger y el pensar y tener esa capacidad crítica, nos permite reflexionar sobre la vida, nos da libertad de pensamiento y más libertad de expresión. Por suerte estamos rodeados de gente como Diotima y Sócrates, que se plantean la vida y reflexionan.

También habla de la felicidad, ¿en qué consiste, para usted, la felicidad?

La felicidad es un concepto utópico. No creo mucho en un concepto de felicidad eterna. El objetivo de vivir no es alcanzar la felicidad todo el rato, porque nuestra vida pasa por diferentes etapas y los sentimientos van variando, pero al final, para mí, un buen concepto de felicidad es tener bienestar interno y estar en paz con uno mismo.

La literatura ha sido una herramienta de expresión en momentos de dictadura, hoy en día, ¿el ser humano es libre?

Hoy en día, para expresar determinadas opiniones, debemos pensarlas dos veces antes de hacerlas públicas, sean buenas o malas. Creo que hemos perdido esa libertad de expresión y con mucha facilidad se juzga a la gente sin ir más allá de un pensamiento. No creo que seamos del todo libres, por eso me acojo a la filosofía, porque eso sí que nos va a garantizar una libertad de reflexionar por nosotros mismos y llegar a conclusiones. Por eso, cuanto más nos formemos, más ensancharemos nuestra mente y nos permitirá razonar mejor. Hay libertad de pensamiento, pero libertad de expresión por desgracia no siempre.

¿Con qué personajes se siente identificada?

Me identifico mucho con Diotima, pero sobre todo con Aspasia, a raíz de hondar en su historia. Ella como hetaira pudo acceder a los grandes círculos de pensadores, acabó montando una escuela para mujeres, me pareció muy interesante, una mujer que lo tenia todo en contra acabó viviendo bajo el mismo techo de Pericles y además fue una gran impulsora cultural.

Usted es periodista, actualmente, especializada en cultura, en literatura, es también agente cultural… ¿Cómo cree que se puede llegar mejor a la gente, a través de los libros o mediante los medios de comunicación?

En la vida cotidiana están muy presentes los medios de comunicación, son creadores de opinión y pueden moldear un pensamiento, por eso es muy importante el papel del periodista, porque tiene una gran responsabilidad, yo defiendo que se lleve a acabo un oficio con honestidad y rigor.

Finalmente, sin abandonar su faceta como periodista, ¿cuál cree que ha sido el papel de los medios de comunicación en la pandemia del COVID19?

Los medios de comunicación han sido claves para informarnos de lo que estaba sucediendo, para situarnos en momentos de incertidumbre. Han sido por una parte la gran herramienta a la que nos hemos podido acoger para saber como proceder. Ha sido terrible, porque a la vez ha habido una saturación de noticias, pero en muchos casos ni las fuentes oficiales sabían lo que estaba pasando, la incertidumbre ha sido generalizada, ha sido una situación inesperada, pero poco a poco vemos la luz a final del túnel.