Embajadas españolas reciben alumnos del CEU en prácticas

0
780

Estoy aprendiendo como se trabaja desde dentro de la embajada, una experiencia que no cambiaría por nada”, afirma Miguel Ballester, alumno de la Universidad CEU Cardenal Herrera que está haciéndo prácticas en la embajada española de Riad, capital de Arabia Saudí.
Este alumno de 5º de Ciencias Políticas acaba de aterrizar en el país árabe para pasar cuatro meses como becario en el consulado gracias a las prácticas que ofrece el Ministerio de Asuntos Exteriores y Cooperación, y que el departamento de Relaciones Internacionales de la universidad se esfuerza en comunicar y poner al alcance de sus alumnos.

Patricia Núñez, alumna del CEU, en Sidney durante su estancia en el país australiano. / P. N.
Patricia Núñez, alumna del CEU, en Sidney durante su estancia en el país australiano. / P. N.

Londres ha sido la ciudad elegida por Francisco Barcho, estudiante de 5º de Derecho del CEU, para aprovechar su beca de prácticas en un Consulado español. Llegó a comienzos de febrero y espera volver a España, dentro de cuatro meses, con su futuro, según dice, “un poco más definido y habiendo aprendido cosas que no podría en una empresa u otro trabajo”. Durante este tiempo ha pasado ya por varios de los departamentos de la embajada, lo que le está aportando “una visión general de todo lo que allí se hace”, y le ayuda a poner en práctica “toda la teoría que ha aprendido durante la carrera”, afirma Barcho.

Mientras ellos están comenzando su aventura, Patricia Núñez ya está de vuelta en España tras cuatro meses de prácticas en la embajada de Camberra, Australia. La alumna de Periodismo y Publicidad está convencida de que ha crecido “enormemente tanto en el plano profesional como en el personal”. “Esta vivencia es única”, añade Núñez. Ella revela que las relaciones internacionales “tampoco eran un tema que le llamaran especialmente la atención”, aunque después de la experiencia, no se cierra “las puertas a ello en un futuro”. Sin embargo, Ballester tenía un interés “por las relaciones exteriores y el comercio exterior”, mientras que Barcho no buscaba “unas prácticas comunes y le gustaría la carrera diplomática”, comentan ambos.
A cualquier parte del mundo
Estas becas del Ministerio permiten al alumno elegir su destino, vivir donde más interés le despierte. Ballester cuenta que se decidió por Arabia “por la cultura árabe y la expansión económica que está experimentando esa zona”. A Barcho le atrajo Londres por ser “la mayor ciudad de Europa” y, tal como comenta, el lugar donde quizás se quiera “desarrollar profesionalmente en el futuro”. Por otra parte, Núñez afirma que el motivo de decidirse por Australia fue que es “un país de habla inglesa que no había tenido la oportunidad de conocer”.

El proceso para la obtención de estas prácticas comienza entregando la solicitud en la universidad, y desde allí ellos lo tramitan con el Ministerio. Una vez llegan las peticiones a Madrid, los estudiantes deben mantener una entrevista telefónica con la embajada interesada y superar una pequeña prueba de nivel de inglés.

Para los tres es fácil el trabajo diario por el buen trato con el que son recibidos. “Tengo que agradecer a la embajada el habernos permitido participar en todo y enseñarnos tanto”, señala Núñez. Con lo que coincide Ballester: “Desde el primer momento me han tratado como uno más, es muy cómodo”.

El cambio a otra ciudad y cultura siempre cuesta. “El shock cultural ha sido bestial; es curiosos acostumbrarse a un modo de vida tan diferente”, asegura Ballester, que está conociendo las costumbres árabes. En lo que más lo ha notado es en la “evidente distinción de clases y la situación de la mujer”, destaca el estudiante. Núñez también pasó un periodo de adaptación, pero ahora echa de menos “el verano Australiano, el ambiente y los animales que podía encontrarse”. A Barcho ni tan siquiera “el mal tiempo londinense” le está resultando difícil por “la cantidad de cosas buenas” que le da la ciudad a cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here