Baeza reduce en un 98% las plazas para nuevos guardias civiles

0
592

De 2.300 efectivos anuales, la Academia de la Benemérita graduará a tan solo 100 nuevos agentes

Laura Herreras / 1º Periodismo

La Academia de la Guardia Civil de Baeza (Jaén), uno de los principales centros de formación de agentes en España, reducirá la oferta formativa del próximo curso en un 98% con respecto a años anteriores. Como afirma Santiago Corella, secretario general de Comunicaciones de la Unión de Guardias Civiles, “se va a pasar de 2.300 agentes anuales a tan solo 100”, una cifra que no cubrirá “las bajas de una comunidad autónoma”.

Desde la Academia en Baeza aseguran que hay una situación de plena normalidad, aunque reconocen la falta de información que les llega desde el Ministerio. En la actualidad son alrededor de 250 trabajadores en plantilla para un total de 280 alumnos.
La decisión de reducir las plazas también tiene consecuencias negativas en la población baezana, apunta Marián López, gerente de comunicaciones del Ayuntamiento de Baeza. La portavoz indica que se reduce “el gasto directo que hacen los guardias en la localidad, el número de familias que vienen a Baeza -y alquilan pisos- y el número de puestos de trabajo directos en la academia”.
No es la primera vez que la escuela de la Guardia Civil de Baeza sufre los recortes. “Esta es la tercera promoción que viene reducida”, comenta López. El problema es que las promociones no cubren las bajas y jubilaciones. Según Corella, “el número de agentes que ingresa hoy en día es insuficiente para suplir los que dejan de estar en activo”. Esto se traduce en un aumento de la edad de jubilación de los 58 años a los 65. Pese a que el aumento de edad tiene como objetivo cubrir la escasez de agentes, el portavoz de la Unión de Guardias Civiles sostiene que con esa edad es “imposible ser un guardia civil en activo y estar al 100%”.

Nuevas propuestas
Las alternativas que se proponen desde los colectivos de guardias civiles pasan por una reforma completa de su función. Esta propuesta empezaría, según Corella, por reducir los cuarteles inoperativos: “Todo el mundo tiene un cuartel en su pueblo, y muchos de ellos no se utilizan apenas”. Por otro lado, reitera “la eliminación de plantillas de Guardia Civil superfluas, ya que en muchas ocasiones no cuentan con medios suficientes para trabajar”.
La propuesta consiste en instaurar un modelo europeo en el que prime la seguridad. “Una policía del siglo XXI, rápida, con recursos y con la confianza del ciudadano”, apunta Corella. La idea de esta reforma es que nadie “sobra, pero que hay que distribuir bien las funciones de cada agente”, subraya el portavoz de la Unión de Guardias Civiles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *