• Fernando Álvarez Alonso, Jefe de Comunicación Relaciones Institucionales y Sostenibilidad Comunidad Valenciana Coca Cola, imparte una sesión sobre los retos de las empresas antes los ODS de Naciones Unidas

¿Qué hace Coca Cola en materia de sostenibilidad como estrategia de negocio y cómo se integra en su cadena de valor? ¿Cuáles son los ejes sobre los que pivota y cómo se alinean con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas? Durante una hora y media, Fernando Álvarez, Jefe de Comunicación Relaciones Institucionales y Sostenibilidad Comunidad Valenciana Coca Cola, abordó estas y otras cuestiones en la Semana de la Sostenibilidad del CEU. De la mano de sus compañeros Santiago Ruiz y Ramón Alonso, mostró a los estudiantes iniciativas para impulsar la economía verde como Mares Circulares y Bottle to Bottle. Una master class, según Ana Isabel Mateos, profesora de Dirección de Empresas del CEU de Elche, que les acompañó en la sesión.

El alumnado del CEU conoció las políticas y acciones de sostenibilidad de Coca Cola

Su programa “Avanzamos” coloca la sostenibilidad como estrategia de negocio. ¿En qué beneficia a las empresas el vincular su estrategia de Sostenibilidad a la estrategia de negocio?

La sostenibilidad se ha convertido en uno de los ejes imprescindibles en la estrategia de negocio de muchas compañías. Para las empresas, la sostenibilidad se presenta como una oportunidad de cambio y transición hacia una nueva forma de hacer negocios. Pero, también, hacia nuevas formas de convivir con una sociedad y el medio que la rodea. En Coca-Cola creemos que un futuro mejor es posible para todos. Estamos convencidos de la importancia de actuar de manera sostenible y responsable a lo largo de nuestra cadena de valor. Somos conscientes de los retos que estamos viviendo y del papel que, como referentes en el sector de la alimentación y las bebidas, debemos y queremos asumir. Por ello, estamos consolidando nuestro compromiso con el negocio, las personas y el planeta de manera directa a través de los ODS. Priorizamos seis de ellos como guía para nuestras actuaciones: bebidas, envases, sociedad, agua, clima y cadena de suministro. Actualmente, ya contamos con proyectos y compromisos que dan respuesta a 14 de los 17 ODS planteados por la ONU.

Coca Cola se ha planteado un reto ambicioso, pero igualmente necesario: reducir a cero las emisiones de GEI para 2040. Al mismo tiempo, aseguran que tratarán de influir en las políticas públicas para contribuir a un futuro con bajas emisiones de carbono. ¿Cómo lo llevan a cabo?

Las grandes empresas podemos y debemos jugar un papel determinante a la hora de paliar el cambio climático y, a la vez, ser un altavoz para la sociedad. Desde Coca-Cola afrontamos este reto adoptando medidas que ayuden a reducir el impacto en el medioambiente de nuestro negocio y contribuyan a crear un futuro mejor para todos. Por eso, participamos en diversas iniciativas internacionales, uniéndonos a declaraciones como el ya mencionado ‘Recover Better’. También aunando esfuerzos con otras grandes compañías que comparten nuestro convencimiento de que el crecimiento económico deber ir unido a la sostenibilidad como eje vertebrador. Asimismo, dentro de nuestro compromiso con la recuperación sostenible y la lucha contra el cambio climático, firmamos la carta Business and investor CEO letter on EU 2030 GHG emissions targets, junto con representantes de 150 empresas e inversores europeos, miembros del Corporate Leaders Gropus (CLG). El propósito es impulsar el European Green Deal y solicitar a la Unión Europea el incremento en el objetivo de reducción de emisiones para 2030 hasta, al menos, el 55 % y para conseguir que Europa sea un continente climáticamente neutro para 2050. En este sentido, toma especial importancia el ODS 17, que pretende fortalecer alianzas e incrementar esfuerzos para lograr objetivos.

Se puso de manifiesto el compromiso con los ODS de muchas compañías

Europa y la sostenibilidad como estrategia de negocio

¿Qué cree que pueden o deben hacer las PYMES en materias de sostenibilidad?

Todas las empresas debemos aportar nuestro grano de arena, con unos objetivos e impacto adecuados a cada circunstancia y ámbito de actuación. La sostenibilidad tiene que estar integrada con el negocio y con la estrategia diaria de cada compañía, independientemente del tamaño y del número de trabajadores.

¿Puede contribuir la creación de la Taxonomía verde a que las empresas adquieran mayor compromiso con la sostenibilidad?

Sí, sin duda. El objetivo de la Taxonomía Europea es el de ser una herramienta de clasificación destinada a ayudar a los inversores y las empresas a tomar decisiones de inversión claras en el marco de actividades económicas respetuosas con el medio ambiente. Indudablemente, las empresas adquirirán un mayor compromiso con la sostenibilidad. Desde Coca-Cola, por ejemplo, tenemos el objetivo de impulsar planes de recuperación económicos acompañados de una recuperación medioambiental. Todo para salir más fuertes de la crisis generada por la Covid-19.

¿Qué deben hacer las organizaciones, empresas e instituciones para incrementar la visibilidad de las acciones de sostenibilidad, como vía para la concienciación?

Todas las empresas jugamos un papel clave. Todos los agentes económicos y sociales tenemos que estar implicados y aportar en este reto de hacer de nuestro mundo un lugar más sostenible. En este sentido, las organizaciones e instituciones deben mostrar a la sociedad todas las acciones que llevan a cabo a través de todos sus canales (campañas, redes sociales, etc) para mostrar, concienciar y hacer partícipe a la población.

Compromiso de los ciudadanos y la Universidad

Desde su experiencia, ¿cómo puede la sociedad, los ciudadanos colaborar en la sostenibilidad más allá de lo que conocemos en la actualidad?

Actualmente los ciudadanos podemos colaborar en la sostenibilidad de muchas maneras. Con acciones individuales como reciclar, ducharse en vez de bañarse, apostar por una movilidad sostenible o fomentar hábitos de eficiencia energética (ordenadores y equipamientos apagados al final del día, aprovechar la luz natural del día, ahorro de papel, etc). O participar en la gestión y recogida de residuos a través de las iniciativas que impulsan diferentes entidades e instituciones. Existe una responsabilidad social de cada ciudadano para contribuir, en la medida de lo posible, a lograr un mundo más sostenible.

¿De qué manera puede contribuir la Universidad a fomentar la conciencia de los estudiantes en materia de sostenibilidad?

A lo largo de los años se ha ido introduciendo la sostenibilidad como una dimensión transversal, tanto en las titulaciones y formaciones de alumnos, como en la del propio profesorado. Puede fomentar la conciencia del estudiantado en materia de sostenibilidad a través de iniciativas de sensibilización sobre las consecuencias de nuestras acciones en el medioambiente. Estas acciones pueden ser diversas: desde eventos puntuales sobre temáticas concretas hasta campañas para reflexionar sobre nuestros hábitos diarios y cómo afectan a la naturaleza. Asimismo, el papel de la universidad es fundamental en la formación y generación de conocimiento. También en dotar a los alumnos de herramientas para que puedan desarrollar un pensamiento crítico y ser capaces de desenvolver actitudes transformadoras.

El VII Informe del Impacto Social de las Empresas de Deloitte señalaba como principales inversiones en 2019 la educación, la salud y el bienestar social. ¿Cree que con la crisis sanitaria actual se va a mantener en esas esferas o se van a derivar a otros ámbitos?

Apostar por un futuro sostenible, que genere cambios positivos en nuestra sociedad, es un elemento clave para afrontar una recuperación económica. Por un lado, social, para luchar contra las desigualdades que la crisis puede provocar. Y, por otro, para hacer una transición hacia una economía verde. En este sentido, a lo largo del año pasado, desde Coca-Cola firmamos diferentes compromisos. Por ejemplo, el ‘Green Recovery Deal’, que tiene el objetivo de apoyar y promover paquetes de inversión verde poscrisis como aceleradores de la transición hacia la neutralidad climática. También, ‘Recover Better’, que reclama políticas que construyan resiliencia frente a futuras crisis y actúen responsablemente para contribuir al futuro de las comunidades y garantizar la sostenibilidad en los negocios, todo ello con el objetivo de alcanzar emisiones cero antes de 2050. Y, por último, ‘Build Back Better’, de la Fundación Ellen MacArthur, que promueve la economía circular, para impulsar el crecimiento económico, restaurar el medio ambiente y beneficiar a la sociedad.

Artículo anteriorViernes, 5 de marzo de 2021
Artículo siguienteEn SER Castellón, la profesora del CEU Margarita Fernández sobre proyecto innovador para enseñar matemáticas