• Los estudiantes de último curso de Enfermería del CEU de Castellón han realizado un examen práctico de fin de carrera, al estilo del de Medicina, pero adaptado a sus necesidades formativas y profesionales

Desde este curso, los estudiantes de 4º de Enfermería del CEU de Castellón también deben enfrentarse a la compleja prueba ECOE (Evaluación Clínica Objetiva Estructurada): un examen final de carrera en el que los alumnos afrontan casos clínicos simulados para demostrar de un modo práctico todas las habilidades y conocimientos adquiridos desde primero.

A diferencia de Medicina, en el Grado en Enfermería no existe la exigencia de una ECOE, aunque algunas universidades comienzan a organizar pequeñas pruebas prácticas de formato similar, normalmente en los cursos superiores.

«Para los enfermeros el ‘saber-hacer’ adquiere una dimensión especialmente importante»

El CEU tuvo claro desde el principio que la ECOE es un instrumento clave para evaluar competencias y habilidades clínicas de todos los estudiantes de Ciencias de la Salud, incluyendo a los enfermeros, “pues son los profesionales que están en contacto directo, cotidiano y continuo con el paciente y para ellos el ‘saber-hacer’ adquiere una dimensión especialmente importante”, subraya Isabel Almodóvar, coordinadora de Enfermería.

Y, por ese motivo, la Universidad CEU Cardenal Herrera viene organizando estas pequeñas ECOE desde hace varios años prácticamente en todos los cursos de Enfermería (de 2º hasta 4º), en su Centro de Simulación Avanzada (CSA).

Pero ha sido este curso, tras la experiencia adquirida con estas pruebas -incluido un primer examen piloto el curso pasado-, el entrenamiento del profesorado y la definición de un modelo de estación (lugar en el que se desarrolla el caso clínico simulado), adaptado a las necesidades formativas de esta titulación, cuando ha decidido dar el paso e implantarlo oficialmente como examen final del Grado en Enfermería.

El resultado, desde luego, ha sido un éxito. Los alumnos tenían que superar un caso clínico integrado por varias situaciones encadenadas y progresivas en grado de dificultad, que se dan de manera frecuente en la práctica clínica real.

Un reto que requería aplicar los conocimientos y habilidades adquiridos a lo largo de la carrera, y que han tenido que afrontar individualmente en un escenario muy realista (diseñado en una de las salas hospitalarias del CSA del CEU), en pocos minutos y delante de un jurado integrado por profesores y enfermeros en ejercicio. En esta primera edición se trataba de un joven ingresado de urgencia por una neumonía que, tras recibir las primeras atenciones, sufría complicaciones y entraba repentinamente en shock y parada.

“Afrontar este tipo de pruebas nos ayuda a reforzar los conocimientos aprendidos durante la carrera. La enfermería, aunque tiene mucho peso teórico, es una profesión muy técnica donde saber tomar decisiones y comunicarte con el paciente es clave”, asegura el estudiante de 4º de Enfermería del CEU Cristian Muñoz. Su compañera Marta Palanques se muestra de acuerdo y pone el acento en la presión del examen, “que te pone a prueba y hace que lo vivas como un caso real”.