• Aprendizaje y atención garantizados durante la pandemia del coronavirus gracias a la apuesta del CEU por la transformación digital
Los «claustros-café» permiten que los profesores analicen en detalle la adaptación de los estudiantes a la docencia online

Durante esas últimas semanas, la crisis sanitaria ha obligado a las universidades a cambiar su modelo de formación presencial por la formación a distancia. Un reto al que la Universidad CEU Cardenal Herrera está respondiendo con nota, gracias a su compromiso, hace ya dos años, con la transformación digital.

Esta apuesta estratégica del CEU implica que sus estudiantes concluyan el curso con todas las garantías de aprendizaje y evaluación, al tiempo que pone el foco en mejorar su experiencia formativa online.

Y es que no se trata tan solo de continuar impartiendo las clases a través de las completas plataformas digitales con las que cuenta esta universidad, sino de hacerlo sin perder la esencia de la personalización y acompañamiento al alumno que caracteriza al CEU.

Los estudiantes están en permanente contacto con sus profesores. La docencia se articula en planes de trabajo particulares semanales que incluyen el acceso a materiales de trabajo (adaptados por los docentes a la nueva situación durante las vacaciones de las Fiestas Fundacionales de Castellón), tutorías virtuales de apoyo, recursos complementarios de aprendizaje… y feedback constante. Un intenso apoyo a los alumnos que se está reforzando con sesiones especiales de conexión en directo para que puedan desarrollar otras competencias formativas, y que quedan grabadas en un repositorio para permitir su acceso las 24 horas del día.

Cafés y embajadores digitales

Para que la docencia continúe con la mayor normalidad posible, es clave la implicación y el esfuerzo del claustro y del personal de servicios del CEU, que está solventando las dificultades que conlleva el confinamiento con iniciativas imaginativas. Por ejemplo, a través de sus claustros-café semanales en los que los profesores, además de la evolución académica de los estudiantes, analizan su respuesta a estos nuevos procesos formativos y diseñan nuevas estrategias de acompañamiento.

Unas prácticas para las que los profesores se forman permanentemente de la mano de los embajadores digitales. Esta pionera figura, impulsada por el Grupo educativo CEU, ha ayudado a escalar la docencia y servicios online a través de la generación, previa a esta crisis, de sesiones y material formativos para el profesorado y el personal de servicios de todos sus centros educativos.

Así mismo, más allá del aprendizaje académico, todos los servicios del CEU continúan prestando su atención a los estudiantes, especialmente a los que están pasando este periodo de confinamiento fuera de sus hogares.

Además, el CEU está articulando un calendario especial para la recuperación de las sesiones formativas de tipo práctico.