El profesor de Bioética de la CEU UCH Emilio García Sánchez trabaja con el Istituto FAST de la Università Campus Bio-medico di Roma para el abordaje de la medicina estética desde una perspectiva responsable y multidisciplinar

El profesor de Bioética de la Universidad CEU Cardenal Herrera Emilio García Sánchez, junto a investigadores del Istituto FAST de la Università Campus Bio-medico di Roma con los que colabora en su investigación sobre bioética y medicina estética.
El profesor de Bioética de la CEU UCH, Emilio García Sánchez, junto a investigadores del Istituto FAST de la Università Campus Bio-medico di Roma con los que colabora en su investigación sobre bioética y medicina estética.

“Estamos estudiando si la propia medicina estética, por su influencia y responsabilidad social, podría ayudar a que muchas personas no se sintieran tan presionadas externamente por modelos de belleza que no son normales y que incluso son discriminatorios”. El profesor de Bioética de la Universidad CEU Cardenal Herrera Emilio García Sánchez explica así la labor investigadora que desarrolla durante su estancia en Italia, en la Università Campus Bio-medico di Roma. En esta universidad italiana, trabaja junto a cirujanos plásticos y estéticos, psicólogos, filósofos y especialistas en bioética que forman parte del Istituto di Filosofia dell’Agire Scientifico e Tecnologico (FAST).

Policlinico Universitario

“En el trabajo que desarrollo con los investigadores del Istituto FAST, en Roma, estamos planteando que en las clínicas de medicina estética haya, de modo habitual, un equipo multidisciplinar de profesionales médicos y de la salud que incluya a psicólogos y/o psiquiatras. Porque se ha confirmado que es completamente necesario el informe psicológico previo a cualquier decisión de una persona sobre una intervención quirúrgica estética. Sobre todo si se trata de mamoplastias de aumento, rinoplastias, abdominoplastias, liposucciones y blefaroplastias” destaca el profesor de Bioética de la CEU UCH.

Estética, ¿solución o fuente de sufrimiento?

Según explica Emilio García Sánchez, que dedica parte de su labor investigadora a la bioética aplicada a la medicina estética, “la gran mayoría de personas que acuden a clínicas estéticas no se encuentran mal, ni tienen ninguna deformación física: solo quieren parecer más jóvenes y más atractivos. Pero siendo este un deseo bueno, habría que medir si el problema es más profundo que un simple deseo de mejorar externamente. Porque están aumentando los casos de personas que, detrás de este deseo, ocultan un problema personal de aceptación sobre su propio cuerpo, de miedo a ser rechazados, a no ser amados, deseados, contratados incluso… En estos casos, la operación estética no solo no resuelve la causa del sufrimiento, sino que podría tener efectos negativos sobre la salud”.

El profesor Emilio García Sánchez recibió en 2017 el Premio Ángel Herrera de Investigación en el Área de Humanidades por su trabajo sobre los “nuevos vulnerables cosméticos”, titulado “Cosmetic vulnerability. The new face of human fragility”. Sus aportaciones a este ámbito, a través de libros, revistas científicas y comunicaciones en congresos, son resultado de diversas estancias de investigación, como la realizada por invitación del Kennedy Institute of Ethics de la Universidad de Georgetown, la desarrollada en el Institute of Ethic de la Dublin City University o la que actualmente realiza en la Università Campus Bio-medico di Roma.

Premio Ángel Herrera para la investigación sobre los “nuevos vulnerables cosméticos” del profesor de Bioética Emilio García Sánchez