El exvicepresidente del Gobierno, que ha clausurado el ciclo de conferencias «Repensando España», organizado por la Universidad CEU Cardenal Herrera, ha reivindicado el consenso alcanzado durante la Transición en beneficio de la inmensa mayoría del pueblo español

Numerosos medios de comunicación acudieron a cubrir la intervención de Alfonso Guerra en el ciclo de conferencias de la CEU UCH

“La Constitución del 78 creo que es el texto más importante que han hecho nunca los demócratas en la historia de nuestro país”, aseguró ayer el exvicepresidente del Gobierno Alfonso Guerra durante su intervención en el ciclo de conferencias “Repensando España”, organizado por la Universidad CEU Cardenal Herrera. El veterano político socialista, que clausuró en el Palacio de Colomina este foro de reflexión y debate, reivindicó el consenso alcanzado por las fuerzas políticas durante la Transición “para eliminar eso de las dos Españas”. Un consenso que definió como “la nómina de las renuncias que ha tenido que hacer cada uno para ponerse de acuerdo”, a diferencia de lo que, señaló, ocurre hoy en día en la política, “en la que renunciar a algo parece que es ceder y entregarse”.

“¿Cometimos un error con el consenso de la Transición? No lo creo. La presión psicológica que ejercía en nosotros la Guerra Civil primó sobre una visión a corto plazo. Pensábamos más en nuestros nietos que en los que estábamos protagonizando aquel momento. Queríamos que nunca más volvieran a vivir esa experiencia”, aseguró Alfonso Guerra. “Lo que nos movió fue la paciencia y la generosidad de las víctimas de la dictadura”, afirmó el político.

«El verdadero protagonista de la Transición fue el pueblo español, que estaba anhelante de un sistema democrático»

 “La sociedad presionaba para que los políticos se pusieran de acuerdo, y los políticos por una vez hicieron caso a esa presión”, explicó el ponente, para quien el verdadero protagonista de la Transición fue el pueblo español, “que estaba anhelante de un sistema democrático, por que se abrieran las puertas y se oxigenara el país”.

“¿Si yo pudiera participar en ese proceso de Transición otra vez cambiaría muchas cosas? Muchísimas, lo haría críticamente, pero, si se repitieran las mismas circunstancias, creo que haría exactamente lo mismo, no cambiaría nada”, añadió el exvicepresidente.

“De todas maneras, concluyó Alfonso Guerra, son los españoles que viven ahora y los que vivirán en el futuro los que sabrán valorar mejor que nosotros lo que supuso la renuncia de parte de las ideas muy queridas de cada uno en beneficio de la inmensa mayoría del pueblo español. Y yo creo que la Transición es una gesta de la que sentirse muy orgullosos”.

A lo largo de su intervención, Alfonso Guerra abordó, además, las claves de este periodo de la historia de España, compartió numerosas anécdotas con los asistentes y desmintió muchos de los bulos que continúan circulando en torno a la Transición.

El nacionalismo fue otro de los temas a los que aludió el exvicepresidente, para quien en el ámbito de las autonomías, se ha hecho una buena labor “a pesar de los problemas que están creando los nacionalistas catalanes, que son una minoría muy privilegiada que ha tenido muchos medios para convencer a la gente que ellos menosprecian de que las víctimas son ellos”, aseguró.

La política, hoy

Tras la conferencia, se abrió un largo turno de preguntas en el que el ponente compartió su mirada sobre todo tipo de temas.

En relación a la situación actual de su partido y de la socialdemocracia, afirmó que este PSOE “es otro PSOE, no un nuevo PSOE”, y reivindicó la importancia de los principios sobre los eslóganes. “Hay que atender a los cambios, pero sin abandonar las grandes ideas, las grandes pasiones del socialismo”, añadió el ponente, para quien “la socialdemocracia está dormitando”.

«En política hay que atender a los cambios, pero sin olvidar las grandes ideas»

Alfonso Guerra también puso el foco en el modo de hacer política hoy en día. “Yo mido la categoría del político por la suela de zapato y saliva que gasta”, “en política hay que hacer las cosas de un modo práctico, con discreción y sin generar polémica”, o “a los políticos les pierde la vanidad y los dirigentes actuales tienen un coro que les jalea”, fueron algunas de sus respuestas.

En este encuentro con alumnos, profesores y ciudadanos, el político también tuvo la oportunidad de reivindicar el papel de personas claves, pero olvidadas, de la Transición, como el General Gutiérrez Mellado, así como de aportar su punto de vista sobre la política en Perú o la educación, cuya esencia, aseguró, “es el maestro y el alumno”. En este sentido, alertó de la deriva del sistema educativo: “Se están quitando las bases del conocimiento, y no puede haber una generación que triunfe sin él”.

Repensando España

El ciclo de la CEU UCH ha contado con la participación de destacados historiadores, políticos y profesionales de la comunicación, para abordar la situación actual de España desde la perspectiva de su Historia Contemporánea, con especial atención al periodo de la Transición y a la actualidad política y social de la nación.

Inaugurado y clausurado por el rector de la Universidad CEU Cardenal Herrera, Vicente Navarro de Luján, “Repensando España” ha contado también con las intervenciones de Fernando García de Cortázar, catedrático de Historia Contemporánea y director de la Fundación Vocento, Juan María Laboa, doctor en Historia de la Iglesia por la Pontificia Universidad Gregoriana, Roberto Villa, profesor titular de Historia Contemporánea de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Vicente Vallés, director y presentador de Antena 3 Noticias 2 y Juan Antonio Ortega y Díaz Ambrona, ex ministro de Educación y ex secretario general de UCD.

Artículo anteriorPor un corazón sano
Artículo siguienteJueves, 30 de septiembre de 2021