El colegio Agustinos de Alicante gana la V edición del proyecto UNI2 de la Universidad CEU con una propuesta para prevenir la adicción a la tecnología en los más jóvenes

Adolescentes ante la adicción a la tecnología
El colegio Agustinos consiguió el primer premio de UNI2 en su V edición

En Matrix, la celebérrima película protagonizada por Keanu Reeves, a las personas se las considera «cosas». 23 años después el alumnado del colegio Agustinos Alicante entiende que ese universo no debe reproducirse en la sociedad. Y menos, con los más jóvenes. Por ello. Han desarrollado una iniciativa para prevenir la adicción a la tecnología y mejorar las relaciones interpersonales entre sus propios compañeros. Con M.A.T.R.I.X., que es el nombre de su propuesta, han logrado el primer premio del proyecto UNI2 de la CEU-UCH, una iniciativa que involucra a colegios de la Comunidad Valenciana con el objetivo de mejora del entorno a través de proyectos innovadores.

«Con M.A.T.R.I.X. creamos un mundo nuevo para aquellos alumnos, adolescentes, que se encuentran encapsulados, y donde pueden seguir conectados con todas las TIC pero también conectados con las personas. Con nuestro proyecto conseguimos que los participantes pasen del mundo de los encapsulados, al mundo de los conectados. Y, por último, den el gran salto al mundo real donde les ofrecemos un sinfín de actividades y juegos para crear lazos de unión entre las personas».

Para implementar esta iniciativa, la CEU-UCH les ha otorgado un premio de 2.500 euros. EL objetivo es quedesarrollen actividades, juegos y dinámicas que permitan a los “encapsulados tecnológicos” no encerrarse en el mundo digital. Somos una generación tecnológica, sí, pero nos hemos dado cuenta de que necesitamos de las personas. No podemos vivir aislados y encapsulados en ese mundo virtual. La realidad es que somos más felices cuando lo compartimos con los demás, por eso nuestro proyecto apuesta por fomentar las relaciones interpersonales a través de las TIC”.

Junto a este proyecto, también han destacado los presentados por los colegios Maristas y Teresianas, que han logrado el segundo y tercer premio, respectivamente. El primero con su iniciativa “DESCONÉCTA-TE” y el segundo con su proyecto “CONNECTANDOCONTIGO!”. Ambos también tendrán oportunidad de llevarlas cabo, ya que han recibido una dotación de 1.500 y 1.000 euros, para su desarrollo.

Luchando contra el aislamiento

Las declaraciones de los jóvenes participantes en esta iniciativa del CEU muestran su compromiso ante un problema social. Para Laura Miguel el proyecto le ha permitido “darme cuenta de una realidad en la que vivimos aislados, y cómo juntos podemos superar este problema”. A lo que Inés de Vesian Martínez, apostilla: “Me ha permitido centrar mi atención en un problema real, encontrar una posible solución y creer en él hasta hacerlo realidad”. Una reflexión en la que también coinciden el alumnado del colegio El Valle, uno de los finalistas con un proyecto que encandiló al jurado. “Es una realidad más frecuente de lo que creemos, que afecta al comportamiento de las personas. Pero si nos apoyamos en nuestros amigos, familiares o actividades que nos gusten podemos evitar estas situaciones y tener una vida equilibrada”.

Más allá de la conciencia adquirida gracias a los meses de trabajo, los jóvenes reconocen que les ha servido para más cosas. Así, a Raquel Carcelén y a Aurora Brugarolas les ha permitido “formar nuevas relaciones con distintos compañeros del curso y reforzar las ya existentes, sin ningún tipo de problema”. A Mariola Martínez le ha dado la oportunidad de “concienciarme de que hay mil cosas que hacer sin el móvil con las que divertirse”. Y a Eugenio Arques “mejorar ciertas habilidades, como hablar en público”.

Por su parte, Irene Prieto agradece la posibilidad de mostrar “la visión acerca del impacto que tienen las nuevas tecnologías en nosotros. Y de cómo creemos que se puede mejorar nuestra situación actual”. Algo en lo que coincide Carolina Seva e Irene Acosta, a quien le ha servido para detectar “la verdadera problemática que generan las tecnologías en nuestro día a día”. Entre otras, “el tiempo que perdemos con las tecnologías, el tiempo que nos quitar de disfrutar con la familia y amigos”, advierte Marta Penalva.

Artículo anteriorHallan un principio activo vegetal que mejora la eficacia de los antibióticos frente a infecciones por estafilococos
Artículo siguienteJueves, 26 de mayo de 2022