Nacho Ares y Jesús Callejo: misterios de la civilización y arqueología, unidos por la divulgación

0
154

Redacción: Carles Gallego / Imágenes: Archivo

El historiador y egiptólogo español Nacho Ares junto al investigador y escritor Jesús Callejo, conocido por dirigir el podcast ‘La Escóbula de la Brújula’, han protagonizado un nuevo encuentro virtual en el Ámbito Cultural de El Corte Inglés, en el que ambos abordaron los más famosos y misteriosos acontecimientos en la historia de la Arqueología y de la Humanidad, “descubrimientos grandiosos pero que son muy poco conocidos”, según afirmó Ares. Con un planteamiento muy creativo, ambos divulgadores invitaron a los participantes a convertirse usando la imaginación en aventureros curiosos dispuestos a descubrir aquello más original y desconocido que bien podría “protagonizar verdaderas películas de Indiana Jones”, aunque para Nacho Ares “la arqueología de campo es más interesante que lo que cuentan estas películas”.

Esculturas de la cultura jemer

El encuentro viajó desde el lejano Oriente, la “gran desconocida Asia”, en palabras de Ares hasta los descubrimientos más destacados del siglo XIX. En este sentido, abordaron la importancia del Angkor Wat de Camboya, un gran templo construido por la cultura jemer durante la Edad Media, pero que resulta increíble en la actualidad por sus espectaculares dimensiones y belleza, “la joya de la corona”, según Jesús Callejo. Para el investigador, este templo “quiere reflejar en el suelo lo que hay en el cielo, es decir, la morada de los dioses”. Al hilo de esta exposición, Ares destacó la existencia de conexiones de esta antigua civilización con otras aún más antiguas como la egipcia: “los templos, tanto en el antiguo Egipto como en este periodo tienen la misma utilidad… Representar donde viven los dioses”, añadía. Sin abandonar los misterios de este templo, Jesús Callejo hizo hincapié en los grandes conocimientos que esta civilización tenía de astronomía, pues Angkor Wat “intentaba reflejar la constelación del dragón”, algo que ha hecho surgir cientos de teorías de la conspiración que rápidamente se afanaron en desmentir los dos expertos.

El dialogo entre ambos especialistas también llevó a los participantes hasta Mesoamérica para hablar sobre una cultura muy importante pero desconocida por una gran cantidad de personas: la cultura olmeca, “madre de todas las culturas mesoamericanas”. Esta civilización diluyó su presencia en la Historia alrededor del siglo I, según Callejo, “asimilándose con otras culturas”. Un pueblo que fue precoz en la utilización de objetos que ahora nos sorprenden ya que ellos fueron los primeros en usar la brújula magnética que, aunque rudimentaria en su época no dejó de ser un adelanto a su tiempo.

No obstante, lo más destacado en la historia reciente relacionado con la cultura olmeca fue la aparición en el siglo XIX de decenas de cabezas gigantes hechas en piedra que fueron encontradas en la Costa Golfo de México, en los estados de Veracruz y Tabasco que descolocaron a los historiadores por su semejanza a personas presentes en el continente africano por sus rasgos “negroides”. Esta controversia ha suscitado también que se den teorías de la conspiración por la posible conexión de esta civilización con el continente africano dada la inexistencia de gente negra en Mesoamérica. Al respecto Nacho Ares concluyó lo asombroso de la situación pues estos gigantescos bustos guardaban semejanza a esculturas hechas en el antiguo Egipto: “Es increíble como los seres humanos son capaces de llegar a las mismas conclusiones pese a la distancia”, destacaba Ares.

Jesús Callejo es el autor del libro ‘Grandes misterios de la arqueología’

El encuentro entre estos dos especialistas en Historia y divulgadores concluyó haciendo referencia al libro ‘Grandes misterios de la arqueología’, escrito por el propio Jesús Callejo en el que se recogen los descubrimientos fantásticos de que abordaron y otros que convierte a esta obra de divulgación arqueológica en un libro a tener en cuenta. Ambos, historiador y escritor, concluyeron apuntando que a pesar de todo “todavía no lo sabemos y conocemos todo”, lo cual en palabras de Callejo supone una “lección de humildad. Cuando más conozcamos de nuestro pasado más disfrutaremos de nuestro presente y podremos combatir los errores futuros”, aseguró concluyendo el encuentro.