«No se puede emprender una acción educativa fundada en el miedo, sino queriendo educar al joven»

0
1045

José Víctor Orón, presidente de la asociación ‘Teen-Star’, sacerdote y coordinador de Pastoral defiende la participación de los padres en la educación de los hijos y reconoce la importancia de los medios de comunicación en esta.

José Víctor Orón durante la entrevista. / Benedetta Vidi
José Víctor Orón durante la entrevista. / Benedetta Vidi

Pregunta. ¿En qué consiste el programa ‘Teen-Star’?

Respuesta. Es un intento de acercamiento al joven para educarle en su realidad concreta; el joven de hoy está preocupado por su situación y pretendemos darle herramientas para que pueda situarse en el mundo y pueda vivir libre y responsablemente, sobre todo en el campo de la educación afectivo sexual.

P. ¿Cree que actualmente los alumnos reciben una suficiente educación afectivo-sexual?

R. La respuesta es claramente no. Yo pienso que no se está atendiendo bien esta realidad y que está mal enfocada. Piensan en funcionar a partir del miedo, de querer evitar problemas; no se puede emprender una acción educativa fundada en el miedo, sino queriendo educar al joven.

P. ¿Piensa que el tema de la sexualidad es tratado con naturalidad en la sociedad española o sigue siendo un tema tabú?

R. Más que con naturalidad diría que con banalismo. No se respeta lo que es en sí la sexualidad, sino que se quiere tratar de una forma tan desinhibida que pienso que se separa de la realidad profunda que es una referencia fundamental del ser humano. En este sentido se está haciendo un daño más que un bien.

P. Quizá hemos prestado demasiada atención a lo académico y hemos dejado de lado aspectos de igual o mayor importancia como la educación afectivo-sexual, ¿puede ser así?

R. Sí, la verdad es que no solamente la educación afectivo-sexual. Hay un sesgo muy grande hacia la cuestión curricular intelectual.

Implicación de los padres en la educación

P. ¿Qué implicación piensa que tienen hoy en día los padres en la educación de los hijos?

R. Es total, el padre influye en el hijo al 100%, quiera o no.

P. ¿Cómo se comparte la responsabilidad educativa de la escuela y los padres?

R. Está claro que lo ideal es que todo vaya junto. Los padres son los elementos de referencia; incluso cuando un adolescente le dice a su padre aquello de “no quiero saber nada de ti”, lo dice con la palabra, luego su referente sigue siendo su padre. El colegio tiene que estar al servicio de esta relación y ayudar a los padres a educar a sus hijos.

P. ¿La asignatura Educación para la Ciudadanía ayuda o por el contrario ha banalizado algunos temas provocando unas carencias en esta materia de la educación?

R. Las asignaturas de por sí no hacen ni bien ni mal. Lo que va a hacer bien o mal es el profesor que desarrolla la asignatura, en ésta y en cualquiera. Por otro lado, es un error y una ingenuidad dar por hecho la formación y pensar que el profesorado está capacitado por el hecho de ser profesor para abordar ciertos temas porque se le presupone. Por último, si antes he dicho que no se puede educar desde el temor, tampoco se puede educar desde una intencionalidad política. Esto se presta a querer manipular a los niños ya que es una instrumentalización, los utilizan para poder sacar adelante proyectos y no funciones educativas.

P. En la educación sexual, ¿qué papel cree que desempeñan los medios de comunicación y algunos programas de televisión?

R. El papel que juegan es muy importante porque hay una intencionalidad en todo lo que emiten. Se dice que un programa educativo se transmite con más eficacia desde una serie de televisión u otras plataformas de comunicación social que desde los colegios. El papel que desempeñan es muy potente, por ahí se está colando muchísimo. Se entra a los niños puenteando a los padres muchas veces.

P. ¿Opina que los recortes que se están dando en educación van a mermar mucho esta?

R. La clave de la educación no está tanto en los instrumentales que se usan sino en la relación que se establece entre el educador y el educado. Medios para educar hacen falta muy pocos, con papel, bolo, pizarra y tiza se pueden hacer muchas cosas. Con la educación se han creado muchas necesidades que gastan mucho recurso económico y eso puede ir cayendo. Los recortes pueden hacer daño en el sentido de que al profesorado se le pida más dedicación de la que puede prestar, pero como todo eso depende de cada persona.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí