Inocencio Arias, ex embajador de España en EE UU

0
565

“Siria representa la impotencia de las Naciones Unidas”

Miracles Hernández / 4º Periodismo

Para Inocencio Arias (Almería, 1940), cuatro décadas de carrera diplmática no pesan demasiado. Según asegura, no echa mucho de menos su trabajo, aunque confiesa que hubiera pagado por seguir dos o tres años más en él, hasta que comenzara a sentirse más débil. Y es que el que fue cónsul en Los Ángeles en 2010, año en el que se jubiló, se asoma a la actualidad internacional con la mirada de añoranza del asesor que desearía estar cerca del ministro de turno para decirle, como antaño: “Disculpe, pero eso será contraproducente.”

El diplomático Inocencio Arias tras la entrevista. / M. H.
El diplomático Inocencio Arias tras la entrevista. / M. H.

Pregunta. Usted ha sido representante de España ante las Naciones Unidas, ¿cómo vive la situación de violencia que sufre Siria?
Respuesta. En Siria han muerto ya unas 12.500 personas, la mayor parte de ellas a causa de las acciones del régimen y otras como consecuencia de las acciones de la insurgencia. Esto significa que las Naciones Unidas son inoperantes cuando hay un miembro permanente de la ONU, como es en este caso Rusia, que no quiere que se lleve a cabo una acción de desalojo de un país que es un aliado suyo. Una de las máximas limitaciones de Naciones Unidas es que los grandes protegen a sus amigos y entonces, la maquinaria de la ONU se paraliza. En este sentido, Siria representa la impotencia de las Nacionaes Unidas.
P. ¿Cómo ve a España en este conflicto?
R. En general, los españoles, siendo un pueblo pacifista como lo es, ven con demasiada indiferencia un derramamiento de sangre cuando no les afecta directamente o cuando no está envuelto EEUU. Si en Siria hubiese una invasión de los EEUU por causa del petróleo y hubiese habido solo 1.000 muertos, aquí la gente estaría en la calle con pancartas en una treintena de ciudades españolas y manifestaciones ante la embajada de EEUU. Ahora bien, como no nos afecta directamente y EEUU no está envuelto, no ha habido ni una pancarta ante la embajada de Siria. Dicho de otra forma, el pacifismo de los españoles, que es muy saludable en principio, es totalmente selectivo.
P. Recientemente hemos asistido a una sentencia histórica en el mundo árabe, la condena de Mubarack a cadena perpetua. ¿Qué valoración hace del fallo judicial?
R. Bueno, al igual que el presidente sirio, Mubarack no fue un demócrata, aunque a veces en Europa interesaba considerarlo como tal. Su destitución entraba en el terreno de lo posible y de lo saludable. En cuanto a quienes pedían su ejecución, en mi opinión hubiera sido una medida excesiva. Ejecutar a una persona es algo muy fuerte y, por otra parte, Mubarack no ha sido el más sanguinario de los presidentes del mundo árabe.
P. ¿En qué medida las relaciones entre España y Argentina se han deteriorado tras la expropiación de YPF?
R. La señora Kirschner ha hecho una nacionalización un tanto alevosa e ingrata. Alevosa porque ha expropiado selectivamente la participación de una empresa española y segundo porque no había razón para hacerla, y de forma ingrata porque el gobierno de los Kirschner le debía bastante a España en el sentido de que le hemos echado importantes capotazos o ayudas económicas en momentos delicados de Argentina y, sin embargo, se ha vuelto contra nosotros. Ha sido una actuación un tanto arbitraria e ingrata.
P. ¿Cómo cree que se resolverá el conflicto de los pesqueros en Gibraltar?
R. El conflicto de los pesqueros tiene una fácil solución y sería la de volver a la situación que estaba vigente hace tres meses y que fue pactada por el primer ministro de Gibraltar y los alcaldes de la zona del Campo de Gibraltar y era que faenaban cuatro pesqueros a un lado de la bahía siempre que no impidieran el paso de buques de calado y un número indeterminado al otro lado de la bahía. Esto estaba vigente el año 99, hace 13 años, pero, sin embargo, por razones que se me escapan, el primer ministro nuevo de Gibraltar, por razones de política interna, ha decidido obstaculizar el desarrollo de este convenio. Entonces, lo que hace falta es que los británicos le digan al primer ministro gibraltareño que si había un acuerdo, habría que respetarlo.
P. En cuanto a España, ¿en qué medida tiene el país fuerza internacional para tomar decisiones de manera independiente?
R. En la actualidad, estamos debilitados por la situación de nuestra economía, pero España ha sido tenida en cuenta en la Unión Europea, en las relaciones con EEUU y con los países iberoamericanos, pero, ahora mismo, nuestra situación económica impide al presidente del Gobierno volcarse en la Unión Europea y le obliga a estar muy pendiente del tema económico.
P. ¿Qué diferencias observa usted entre el actual y el anterior gobierno a nivel internacional?
R. El gobierno anterior tenía una mediocre credibilidad en el exterior por la personalidad de su presidente Zapatero. Era una persona a la que no le gustaba la política exterior y los dirigentes extranjeros se percataban, era un poco impredecible, un poco errático. Además, anunciaba una cosa y luego hacía la mitad de la cosa que había anunciado y eso le ha restado una considerable credibilidad. Con el gobierno de Rajoy ocurre lo contrario: empieza a perder credibilidad en España, pero la tiene de manera considerable en el extranjero.
P. Usted es un gran amante del teatro, ¿cree que hay mucho teatro en la política?
R. Sí, bastante. Hay mucho fingimiento, ya lo creo. Casi todos fingen. Hay unos que fingen muy poco, Dios los bendiga, y otros que fingen todo el rato. Piense usted en el tema que está candente ahora de los recortes sanitarios. ¿Están hablando seriamente los políticos cuando afirman que va a quebrar el estado del bienestar porque un jubilado que gana 860 euros pague 8 euros? Están haciendo demagogia. Puro teatro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *