• Innovación docente en el CEU: los estudiantes de Magisterio practican online la comunicación entre padres y maestros

La educación es cosa de todos, de la familia y de la escuela. Y las tutorías son el instrumento idóneo para que trabajen unidos, acompañando eficazmente a los niños en su proceso de aprendizaje.

El claustro de Magisterio del CEU es consciente de las inmensas posibilidades que ofrecen estos encuentros entre progenitores y docentes para la educación integral de los más pequeños. Y por eso está entrenando a los futuros maestros, ya desde primer curso, para que dominen las claves de las tutorías y sepan aprovecharlas al máximo.

Al llegar la crisis sanitaria, el claustro adaptó rápidamente este proyecto de innovación docente a la nueva situación. Así, en vez de escenificar estos ejercicios en las instalaciones de la universidad, los futuros maestros han entrenado sus habilidades simulando tutorías digitales en las que cada uno asumía un rol: el de madre/padre y el de maestra/o. Y después han compartido online estas grabaciones para extraer conclusiones entre todos.

Esta original práctica ha permitido que los futuros maestros pongan a prueba sus conocimientos y habilidades ante diferentes situaciones que se les presentarán en su futuro laboral. Demuestra, además, que, a pesar del confinamiento, la necesaria colaboración padres-escuela sigue siendo posible.

Por ejemplo, en Infantil, los estudiantes han trabajado casos habituales en la vida real, como los conflictos entre escolares, la falta de autonomía en el aula, las dificultades de aprendizaje para pequeños con trastornos del espectro autista, los problemas en el tránsito de Infantil a Primaria, los problemas de integración que sufren los niños procedentes de otros países y las repercusiones de los problemas familiares.

Los futuros maestros han entrenado sus habilidades simulando tutorías digitales en las que cada uno asumía un rol

En Primaria, los futuros maestros  han practicado tutorías en las que han trabajado cómo implementar técnicas de estudio eficaces, poner límites a comportamientos agresivos, atajar el absentismo escolar, usar apropiadamente los dispositivos digitales y los videojuegos, facilitar la transición a Secundaria o luchar contra la baja autoestima.

Estudiantes implicados

Los estudiantes de Magisterio del CEU han acogido esta iniciativa con entusiasmo. Por ejemplo Sinziana Pietrosanu explica que le ha ayudado a meterse en el papel de los maestros “y aprender a tratar de forma cercana, pero profesional, los diferentes temas de acción tutorial”.

La futura maestra tiene muy claro “que la implicación de las familias marca una gran diferencia en el rendimiento del alumno en la escuela” y asegura que esta práctica le ha ayudado a darse cuenta de los posibles errores que pueden cometerse en una tutoría y así podrá evitarlos en el futuro.

Esta iniciativa dota de continuidad al Proyecto Ventana iniciado el curso pasado de modo presencial

Sinziana explica que las tutorías son claves en la educación de los pequeños, “ya que la implicación de las familias marca una gran diferencia en el rendimiento del alumno en la escuela”. “Además, añade la joven, la comunicación con los padres permite personalizar el proceso de enseñanza/aprendizaje para cada alumno, atendiendo a sus necesidades y características individuales y haciendo que este sea mucho más efectivo y significativo».

«Por otra parte, prosigue, nos da la oportunidad de informar a las familias de la evolución de sus hijos a lo largo del curso académico, ayudando a solventar de una forma más eficiente y rápida posibles dificultades que puedan presentar, mediante el asesoramiento continuado acerca de las diferentes técnicas que pueden  utilizar los padres, en casa, de forma coordinada a la acción del profesorado».

‘La comunicación con los padres permite personalizar el proceso de enseñanza/aprendizaje para cada alumno’

La futura maestra también valora la transversalidad del proyecto. «El hecho de sea un trabajo conjunto entre dos asignaturas, Fundamentos didácticos de la enseñanza y Sociedad, familia y escuela, nos permite relacionar ambas materias y extrapolar conocimientos de una a la otra para sacar el máximo partido a la experiencia y desarrollarnos con más fluidez, tanto desde el punto de vista didáctico como desde el de la relación entre maestro-familia», concluye Sinziana.