• Estudiantes de Magisterio de la CEU UCH y la UMass han participado en un COIL para aprender a trabajar la educación medioambiental de los niños

Dos meses, tres asignaturas y 52 alumnos que estudian dos cursos diferentes de una misma titulación en dos universidades de la costa Este de dos países separados por casi 6.000 kilómetros. Son algunas de las cifras que definen el nuevo COIL de Magisterio de la Universidad CEU Cardenal Herrera, impulsado, esta vez, junto a la Universidad UMass Boston. 

Sin embargo, como en casi todo, lo importante está en el plano cualitativo. Y es que los futuros maestros que se están formando en ambas instituciones educativas han trabajado unidos, a través de conexión virtual, para diseñar actividades didácticas y elaborar recursos con materiales reciclados, con la vista puesta en los Objetivos de Desarrollo Sostenible recogidos en la Agenda 2030. 

Los futuros maestros han trabajado unidos para diseñar actividades y elaborar recursos con materiales reciclados, con la vista puesta en los ODS

“Tras estudiar en profundidad las normativas española y estadounidense, los futuros maestros de ambos países han ideado e implementado propuestas educativas en torno a la sostenibilidad, que resulten útiles y atractivas tanto para los niños de Boston como para los valencianos”, explica una de las impulsoras del COIL, la profesora de la CEU UCH de Valencia, Rosa García Bellido. “Esta iniciativa, añade la docente, ha ayudado a los estudiantes a conocer otros sistemas educativos y otros modos de trabajar fomentando la responsabilidad con el medio ambiente”.  

“Además, prosigue García Bellido, nuestros alumnos, que todavía están en primer curso, se han enriquecido con la experiencia de los estudiantes de Boston, que ya están realizando sus prácticas finales y a punto de graduarse. Y por supuesto, todos se llevan en la mochila el aprendizaje que les han proporcionado el intercambio cultural y el trabajo colaborativo, así como la satisfacción de contar con colegas en otras partes del mundo”.  

Universitarios de Boston que han participado en este proyecto internacional con el CEU

Sembrando el futuro profesional 

Y de eso se trataba. Siendo clave la formación de los futuros educadores en materia de concienciación ecológica, este COIL de la CEU UCH y la UMass Boston va mucho más allá, como explica la organizadora del proyecto en la universidad norteamericana, Isabela García Senent

“Los estudiantes han tenido la oportunidad de intercambiar ideas y perspectivas que están condicionadas por los valores de su propia cultura y de los que, muchas veces, no somos conscientes hasta que se crea ese choque cultural”, afirma la profesora. “Los universitarios, prosigue la docente, no solo han adquirido conocimientos académicos de cómo otras culturas pueden crear actos didácticos en las escuelas alineados con la sostenibilidad, sino que, además, han adquirido conciencia de cómo esos actos son influenciados por nuestras tradiciones o valores culturales. Por ejemplo, recuerdo el caso de un grupo que estaba trabajando en la creación de un acto didáctico en torno a la Pascua. Los estudiantes de Valencia querían incorporar huevos donde los estudiantes de Infantil pudieran pintarlos y representar una mona. Sin embargo, mis estudiantes de Boston, además de desconocer esa tradición, se veían más inclinados a utilizar huevos de colores tal y cómo se hace en la tradición americana del ‘Eastern Egg Hunt’”.   

García Senent también pone el acento en otros aprendizajes. “Este proyecto ha dado la oportunidad a nuestros estudiantes de poner en práctica habilidades como el pensamiento crítico, la resolución de conflictos o la toma de decisiones mientras trabajaban de forma colaborativa. Ha sido, sin duda, una experiencia de la que se verán beneficiados en el futuro una vez se incorporen al mundo laboral”, subraya.  

‘En los COIL, los estudiantes practican habilidades tan necesarias en el siglo XXI como son la resolución de conflictos, la creatividad, la empatía o la toma de decisiones’

La profesora de la universidad de Boston está convencida de que la clave de los proyectos COIL es el trabajo en equipo, ya que los propios estudiantes “deben encontrar su propia dinámica y practicar habilidades tan necesarias en el siglo XXI como son la resolución de conflictos, la creatividad, la empatía o la toma de decisiones”. “Es un aprendizaje muy activo donde el estudiante genera conocimiento a través de un proyecto de indagación grupal, a diferencia del conocimiento más pasivo que se puede adquirir en una clase lectiva donde el estudiante recibe conocimiento por parte del profesorado”, afirma.  

La profesora García Senent, en el centro, subraya el aprendizaje social y cultural que ha proporcionado a los estudiantes este proyecto

La respuesta de los estudiantes 

Y los alumnos están de acuerdo. “Este modo de aprender nos motiva bastante más que las clases habituales, ya que nos permite investigar e ir más allá de la teoría, aprendiendo mucho más de lo que lo haríamos en las clases convencionales”, confirma la estudiante de Magisterio de la CEU UCH Emma Cervera

La universitaria tiene claro que participar en este tipo de proyectos es muy útil para su futuro “por la importancia que tiene conocer otras culturas y otras formas de trabajo”. Y es que, como explica, “la colaboración entre docentes, así como el aprendizaje mutuo son aspectos fundamentales en nuestra profesión”. 

Entre muchos otros aprendizajes, Emma destaca la oportunidad de reforzar el inglés, idioma en el que ha trabajado con sus compañeros de Boston

Finalmente, además de reforzar las competencias de trabajo en equipo, cooperación y organización, la futura maestra destaca otro de los aprendizajes que se lleva de esta experiencia: mejorar su inglés, idioma en el que han trabajado los estudiantes que han participado en este COIL. 

Continuidad del proyecto 

Las tres profesoras impulsoras del proyecto internacional ponen un diez a esta primera colaboración, que prevén continuar en próximos cursos. «Es un modo de aportar una serie de conocimientos transversales a nuestros estudiantes y futuros docentes, que les hacen desarrollar los ODS como algo natural y necesario en su formación mejorando especialmente la calidad de la educación, la reducción de las desigualdades, el consumo responsable y las alianzas para lograr objetivos» asegura la docente de la CEU UCH Chesca Torres.

‘El CEU apuesta por formar maestros capaces de trabajar en cualquier ámbito, y los COIL permiten llevar las experiencias docentes a otros contextos geográficos’

“Ha sido una experiencia maravillosa. Nunca había participado en un proyecto COIL y el aprendizaje ha sido muy enriquecedor. En UMass Boston, debido a la pandemia, las puertas se mantuvieron cerradas y toda la formación se llevó a cabo online. Este proyecto fomentó aún más la colaboración y la comunicación con mis estudiantes, y las tutorías con los diferentes grupos me dieron la oportunidad de acercarme más a ellos y crear un vínculo de colaboración e, incluso, de amistad”, explica Isabela García Senent. 

“Este primer proyecto con Boston ha sido muy gratificante, prosigue Rosa García Bellido, y nos ha aportado más de lo que esperábamos”. “En esta nueva forma de entender el Magisterio, la Universidad CEU Cardenal Herrera apuesta por formar maestros competentes capaces de trabajar en cualquier ámbito, y los COIL son una experiencia que encaja a la perfección en este nuevo modelo de docente, ya que permite llevar las experiencias docentes a otros contextos geográficos”, concluye la también vicedecana de Educación de la CEU UCH.

Artículo anteriorJueves, 8 de julio de 2021
Artículo siguienteViernes, 9 de julio de 2021