La mesa redonda sobre las víctimas del terrorismo en el CEU

Han transcurrido más de ocho años desde que un 20 de octubre de 2011 ETA anunciara el cese definitivo de su actividad armada. Sin embargo, para Marisol Chavarri Machain, Javier López y Luis Alberto San Martín Calvo la memoria les lleva más atrás, a finales de los años 70 y principios de los 80, cuando la banda terrorista atentó contra sus familiares o contra ellos mismos. Y hoy, con la perspectiva del tiempo, los tres siguen luchando porque el relato histórico del terrorismo en España mantenga viva la voz de las Víctimas, como han explicado a cientos de estudiantes en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Elche.

Durante la mesa redonda, organizada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo de la Comunidad Valenciana, moderada por el director del CEU en Elche, Paco Sánchez, los tres ponentes han recordado que a día de hoy un tercio de los asesinatos de ETA siguen sin resolverse, “sin saber quiénes fueron los autores”, entre ellos el de Miguel Chavarri, Jefe de la Policía Municipal de la localidad guipuzcoana de Beasain, en 1979, y padre de Marisol, vicepresidenta en la actualidad de la Asociación Riojana de Víctimas del Terrorismo (ARVT) y coautora del libro Memorias del Terrorismo en España.

Tanto ella como Javier López Ruiz, un ex guardia civil, víctima de un atentado terrorista en Galdácano (Vizcaya), en 1978, que le obligó a dejar la Benemérita con 24 años por secuelas incapacitantes, y Luis Alberto San Martín Calvo, hijo de un guardia civil asesinado por la banda terrorista en 1992, en Guecho (Vizcaya) han reivindicado su derecho a saber y a que no se olvide, como ha recordado, Paco Sánchez, “quiénes son las víctimas, con sus nombres y apellidos, y quiénes los victimarios, también con sus nombres y apellidos. Hay que saber, como dijo hace unos años José María Mújica, quién murió y quién mató”.