Sí. Esa es la esperanzadora conclusión que se extrae del nuevo libro de Remigio Beneyto, profesor de la Universidad CEU Cardenal Herrera.

En “El político virtuoso”, publicado por la prestigiosa editorial Thomson Reuters Aranzadi, el autor aborda las cualidades que, a su juicio, deben caracterizar a los buenos servidores públicos: la templanza, la paciencia, la valentía, la honestidad, la credibilidad, la fortaleza, la buena educación, la autoridad, la lealtad, el amor, la fidelidad a la propia conciencia y la perseverancia.

‘Hemos de valorar la política para que los más virtuosos acepten servir al bien común, al interés general, durante un tiempo’

Remigio Beneyto reivindica en este libro la importancia de los políticos: “Si tuviera que generalizar, diría que son hombres y mujeres que tienen por vocación el servicio público. Y pocas tareas hay más loables que el servicio al interés general, al bien común”, subraya.

El profesor del CEU considera, así mismo, que la sociedad juega un papel clave para devolver la reputación a la política: “Hemos de recuperar el amor por ella. Hemos de prestigiarla para que los jóvenes sueñen con ser alcaldes, diputados e incluso ministros. Hemos de valorarla para que los más virtuosos acepten servir al bien común, al interés general, durante un tiempo”, asegura.

“Todos hemos de participar en la vida pública precisamente para llamar a los más virtuosos y para apartar a los que vociferan sin saber ni por qué ni para qué sin respetar las reglas del juego que nos hemos dado todos”, concluye el autor.