Para Pons, Hawking no niega la existencia de Dios ni su objetivo es desbancarlo, a pesar del “ruido mediático” generado con la publicación del libro

El ponente, Santiago Pons, y el capellán de la CEU-UCH, José Francisco Castelló, durante la presentación de la sesión del Dies Academicus.

La Universidad CEU Cardenal Herrera ha acogido una nueva sesión del ciclo Dies Academicus, impartida en esta ocasión por J. Santiago Pons Doménech, profesor de Lógica y Teoría del Conocimiento de la Facultad de Teología de Valencia “San Vicente Ferrer”.
Pons ha realizado un análisis sobre la última obra del cosmólogo y divulgador Stephen Hawking, The grand design, todavía no traducida al castellano, y que se ha presentado en algunos medios de comunicación como una demostración científica de la inexistencia de Dios. Para Santiago Pons, “Hawking no niega la existencia de Dios ni su objetivo es desbancarlo”. Antes al contrario, “Dios está presente en su pensamiento, aunque no sea exactamente el Dios cristiano”.
Según Santiago Pons, en The grand design, Hawking aborda las preguntas sobre el porqué de nuestra existencia, que tradicionalmente ha contestado la filosofía, aunque de una forma provocadora, afirma que la filosofía ha muerto.

Teorías de la física

Tras revisar en el libro la teoría cuántica, la relativista y la teoría de cuerdas, Hawking trata de aplicar la teoría cuántica para explicar aquello que la relativista no ha alcanzado: la fase previa al Big Bang. Hawking concluye que en el origen del universo, la deformación del espacio y del tiempo es tal magnitud que el tiempo se transforma en otra dimensión espacial. Según explica Hawking, “en el origen del universo, el tiempo tal y como lo conocemos no existe, es decir, no hay tiempo, sino cuatro dimensiones del espacio”. Por eso Hawking bautiza su propuesta como la condición de no frontera, ya que se refiere a un universo finito en el tiempo pero sin borde temporal. Por tanto, desde esta misma perspectiva, Pons señala que hablar del comienzo del Universo no sería necesario, dada la inexistencia del tiempo en su mismo origen.
Tras exponer esta condición de no frontera de la teoría de Hawking, Santiago Pons ha recordado que, desde la fe cristiana, “la Creación no es algo puntual, sino continuo”. Y que, además, el cristianismo cuando habla de creación de la nada quiere mostrar que existe una diferencia radical entre Creador y Creación, sostiene que el mundo y el hombre tienen su origen en Dios y que este crea libremente. Es decir, la necesidad de la existencia de un Creador es, para los cristianos, una cuestión distinta al principio u origen, desde un punto de vista temporal, de la Creación.
El ciclo Dies Academicus, en el que se ha enmarcado esta conferencia, es un espacio para la escucha y el diálogo propuesto por el Servicio de Pastoral de la Universidad CEU Cardenal Herrera, con el objetivo de fomentar la armonía entre fe, razón y vida, a través de una experiencia de Universitas.

Artículo anteriorUn 67% de los niños que llegan a los servicios de urgencias hospitalarios han sido automedicados por sus padres, según una tesis defendida en la CEU-UCH
Artículo siguienteLa directora del IVAC, en la «Universitat en Curt». RADIO 9