_MG_3332

Francisco Cardells, profesor de Historia de la Universidad CEU Cardenal Herrera, fue propuesto por el Ayuntamiento de Meliana el pasado 4 de octubre como el cronista oficial del municipio. La presentación de la candidatura, que deberá ser refrendada en acuerdo plenario, coincidió con la presentación de la reedición de su libro «Els carrers de Meliana. Origen i vida».

Con este próximo nombramiento Meliana recuperará un cargo honorífico y vitalicio, una figura responsable de narrar los hechos históricos locales que marcan y vertebran el devenir de una comunidad a partir de la descripción de acontecimientos pasados y de su proyección en el futuro del entorno.

Para el cronista de Meliana  in pectore, «este nombramiento es ante todo un honor que supone el reconocimiento colectivo a la labor de más de dos décadas investigando y difundiendo desinteresadamente el patrimonio e historia de la población». «Por eso, añade el docente de la CEU-UCH, el acto del 4 de octubre en el Salón de Plenos no sólo fue la afirmación del Ayuntamiento hacia este trabajo sino el respaldo público de los vecinos, que dieron su aprobación con su presencia y aplauso. Las adhesiones hacia mi persona, empezando por la de la misma rectora de nuestra Universidad, han sido para mí motivo de orgullo y acicate para continuar en el trabajo diario».

La importancia del cronista

«En un periodo sin grandes referencias, el cronista es el personaje clave que funciona como eslabón perdido entre el pueblo y su proyección, haciendo de portavoz del valor patrimonial e histórico de un lugar», explica Francisco Cardells. «Cuando surge un hallazgo arqueológico o se quiere llevar a buen término un proyecto, añade, se acude a él para clarificar la situación e indicar, como voz autorizada, el norte. Es una figura querida por su amor al pueblo que debe no sólo estudiar y difundir el patrimonio sino actuar con neutralidad y tener una actitud ponderada e independiente ante los asuntos».
Francisco Cardells es originario de Meliana, al igual que su antecesores «por 12 generaciones», concreta el próximo cronista oficial. «El vínculo afectivo es enorme y entre sus calles he crecido y me siento seguro», asegura el docente.
La principal responsabilidad del cronista oficial es asesorar a los ayuntamientos que se vayan sucediendo en el gobierno del lugar en cuestiones históricas y mantener su neutralidad política. «Sería bueno que mantuviera viva la antorcha de la cultura del pueblo y que conociera el día a día de la localidad, afirma Cardells respecto a esta figura. «En algunos casos, añade el profesor de la CEU-UCH, además de las distinciones debidas, se puede pedir que asista oficialmente a los actos y represente al lugar en encuentros intelectuales o formativos dentro y fuera del pueblo. Y el Reglamento de Protocolo , Ceremonial, Honores y Distinciones puede remarcar en algunas provincias alguna faceta más para el cronista oficial, como pedirle la Crónica Anual o subrayar aspectos concretos del ceremonial previstos»._MG_3171Respaldo consistorial
Según Pedro Cuesta, alcalde de Meliana, el Consistorio llevaba años pensando «en que nos faltaba un referente sobre el que girara el estudio y la descripción de las tradiciones del municipio”.

Vertebrar una localidad a partir de los tiempos históricos vividos y de las cotidianeidades que lo marcan son funciones de una figura que ahora Meliana recupera con el ánimo de “mantener esas tradiciones que a través del tiempo nuestros antepasados nos han dejado como herencia y que ahora nosotros tenemos la responsabilidad de proyectar en la gente joven, gracias a contar con este referente, con el cronista”, añade el primer edil.

Las condiciones que el protocolo del nombramiento impone pasan por que el perfil designado sea originario o residente en Meliana, se haya distinguido por su actividad de cualquier tipo de estudios, investigaciones, publicaciones o trabajos de diversa índole relacionados con la historia, las costumbres y los valores culturales y artísticos del municipio y su gente; y se distinga por su trabajo desinteresado y su actitud independiente.