• Marta Gálvez cuenta sus primeras experiencias en el Grado de Educación Infantil: prácticas desde primero y proyectos de innovación
  • La alumna ha sido entrevistada en Cope Castellón, junto al coordinador de Magisterio, Francisco Pardo

Está en primero de Educación Infantil, pero ya ha tenido la oportunidad de poner a prueba su vocación docente en un aula real. Marta Gálvez ha compartido su experiencia con los oyentes de Cope Castellón en un programa especial sobre su universidad: la Universidad CEU Cardenal Herrera.

A lo largo de la entrevista, compartida con el coordinador de Magisterio del CEU de Castellón, Francisco Pardo, la estudiante del CEU ha explicado el inmenso aprendizaje que le han reportado estas innovadoras prácticas.

Marta Gálvez se considera afortunada por haber disfrutado de estas prácticas todos los martes, desde el mes de octubre, en las Escuelas Pías de Castellón, con escolares de cuatro años. La alumna del CEU, que agradece el trato de igual a igual que le han brindado en el colegio, subraya la importancia de aplicar en un contexto real lo que paralelamente iba aprendiendo en clase, un modo mucho más eficaz, en su opinión, de interiorizar los conocimientos.

La futura maestra se considera afortunada de haber realizado prácticas en un aula real, ya en primero, y de acercarse a la realidad de los niños con Síndrome de Asperger

Aunque reconoce que el primer día se sintió abrumada por la responsabilidad de relacionarse con niños tan pequeños sin contar con experiencia previa, la futura maestra está entusiasmada con sus vivencias escolares, que han reforzado su vocación docente. En su caso, tiene claro que ha acertado eligiendo la titulación y la universidad, que, asegura, «es de las que mejor prepara en Magisterio» y de la que destaca el trato cercano y familiar, así como la implicación del profesorado, «que está ahí para todo lo que necesites».

Además, estas prácticas le han dado la oportunidad de entrar en contacto con niños con necesidades educativas especiales. En concreto, una niña con Síndrome de Asperger, lo que supuso un reto extra y le reportó un aprendizaje único.

Una alumna que, además, le sirvió de inspiración para su trabajo en el marco de un proyecto de innovación de tutorías y le permitió profundizar en la realidad de estos niños.

Porque de eso, de innovar, se trata en gran medida ser maestro, como ella misma asegura. Los profesores del CEU, afirma, nos están preparando no para ser unos maestros aburridos que llevan a cabo unos aprendizajes instructivos, sino maestros capaces de enseñar de maneras diferentes a los niños, divirtiéndoles y jugando para que interioricen profundamente, pero de modo sencillo, los conocimientos».