• Manuel Esclapez Escudero, profesor del Máster Universitario de la Abogacía del CEU y abogado especialista en procesal tributario y tributos locales de PwC España
  • Para este experto, los alumnos del Máster tienen la oportunidad de profundizar en la práctica profesional de la mano de profesionales de grandes despachos, jueces, fiscales, abogados independientes de prestigio, lo que les permite, entre otras ventajas, hacer prácticas con ellos e incorporarse a sus bufetes

Desde hace 16 años, Manuel Esclapez Escudero dirige el área de procedimientos tributarios para toda el área de Levante de PwC. Toda esa experiencia se la traslada a los estudiantes del Máster Universitario de la Abogacía de la Universidad CEU Cardenal Herrera en Elche, a los que les enseña todo lo relativo a los procedimientos y recursos contra actuaciones de las distintas administraciones tributarias, tanto en la vía administrativa como en la judicial. Para este experto, con la metodología del estudio de casos de este curso de posgrado, que habilita para el ejercicio de la profesión de abogado, “los alumnos del máster están preparados desde el primer día para enfrentarse a un caso a un cliente, para saber cómo desenvolverse profesionalmente”.

¿Por qué esta materia es importante para un futuro letrado o profesional de la Justicia?

Los impuestos generan mucha conflictividad, la Administración es muy agresiva en sus actuaciones y resulta imprescindible manejarse en este tipo de procedimientos para asesorar bien a un cliente, incluso aunque los futuros letrados se especialicen en otras ramas del Derecho. La práctica tributaria cuenta, además, con una fase pseudo-judicial previa a acudir a los tribunales, que son los Tribunales Económico-Administrativos, que, aunque se denominen “Tribunales”, no es más que un recurso ante un órgano de la Administración que depende del Ministerio de Economía y Hacienda. Por poner un dato que ejemplifica la relevancia de esta práctica, según estadísticas de la propia Administración, más de un 50% de los recursos planteados por los contribuyentes acaban siendo estimados en vía económico-administrativa y judicial.

Manuel Esclapez, en el despacho de la firma de abogados PwC en Alicante

El Máster de la Abogacía del CEU se caracteriza por impartirse a un grupo reducido de alumnos, lo que favorece el trato cercano y personalizado. ¿Considera usted que esta seña de identidad enriquece la formación del estudiante de cara a su especialización?

Sin duda, resulta imprescindible el contacto directo con los profesionales para la formación de los futuros abogados, ellos son el espejo en que se pueden mirar, comentar con cercanía anécdotas y vivencias del ejercicio profesional. La formación teórica es imprescindible, pero entender cómo se aplica, que es más relevante, en definitiva, poder “tocar” la práctica profesional, es el mayor valor añadido y diferencial que creo que ofrece el CEU respecto a otros programas. Esa cercanía además propicia la generación de vínculos y amplía la red de contactos de los alumnos. Siempre les facilito a mis alumnos mis datos y “les ruego” que me llamen, escriban y mantengan informados, cualquier problema, duda que tengan cuando empiecen su ejercicio profesional; siempre intentas ayudar, pues ello también nos llena y hace crecer a los docentes como profesionales. Aun hoy alumnos de hace varios años me escriben para que les ayude a enfocar un asunto, u oriente en su carrera, sin un grupo reducido que facilite este trato cercano eso sería imposible.

El máster se ha configurado con un enfoque práctico de aprendizaje a través del estudio de casos, incluyendo tanto aspectos organizativos y colegiales como de estricta técnica jurídica. ¿Qué le aporta esta metodología al futuro profesional?

Con esta metodología los alumnos del máster están preparados desde el primer día para enfrentarse a un caso a un cliente, para saber cómo desenvolverse profesionalmente. Al final, se dota al alumno de las herramientas necesarias para el desarrollo de su trabajo, lo que les permite enfrentarse al reto y a los miedos propios de quien empieza en una profesión tan exigente y de tanta responsabilidad como es el ejercicio de la abogacía.

Con Lucía Picó, ex alumna del Máster y en la actualidad incorporada al despacho de PwC

Otra de las características de este posgrado es la experiencia del claustro de profesores, especialmente por los profesionales del Derecho que participan en él, desde jueces y fiscales en ejercicio, hasta abogados de diferentes despachos y firmas. ¿De qué manera contribuye este perfil profesional a la capacitación de los alumnos?

La verdad que cuando ves elenco de profesores del Máster es un auténtico lujo, para nosotros es un verdadero honor formar parte de él; los alumnos tienen la oportunidad de profundizar en la práctica profesional de la mano de profesionales de grandes despachos, jueces, fiscales, abogados independientes de prestigio. Ello sirve para analizar los diferentes puntos de vista y, claro está, para conseguir oportunidades laborales con estos profesionales, pues prácticamente todos acaban haciendo prácticas con ellos y, muchos, se acaban incorporando a sus bufetes (ahora mismo los alumnos del Máster del CEU es nuestra principal fuente de profesionales).

aprovechar el Máster para verdaderamente obtener una formación útil, enriquecedora y a ampliar mi red de contactos con los que generar oportunidades profesionales en el futuro. Esta es la elección que deben hacer los alumnos antes de elegir un Máster de la Abogacía y, sin duda, el del CEU te garantiza ese plus, que va más allá de obtener la calificación de apto

Además de proporcionarle a los alumnos la capacitación profesional exigida por ley para la obtención del título para acceder a las profesiones de Abogado y Procurador de los Tribunales, ¿qué obtienen los alumnos y alumnas que cursan el máster en el CEU?

Está claro que el curso de acceso a la abogacía y el examen de acceso constituyen una obligación, por ser un requisito para el ejercicio profesional. Esta obligación se puede afrontar de dos maneras, cómo voy a limitarme a obtener la calificación de apto o, voy a aprovechar el Máster para verdaderamente obtener una formación útil, enriquecedora y a ampliar mi red de contactos con los que generar oportunidades profesionales en el futuro. Esta es la elección que deben hacer los alumnos antes de elegir un Máster de la Abogacía y, sin duda, el del CEU te garantiza ese plus que va más allá de obtener la calificación de apto. Mi consejo es que, ya que van a dedicar esfuerzo, tiempo y dinero en un máster obligatorio para el ejercicio profesional, se valore el aprovechamiento máximo de este esfuerzo. Además, el trabajo y el trato humano que hace el equipo de dirección del Máster, lo hace todo muy fácil. Sin duda, cada año se forma una gran familia entre alumnos, profesores y dirección del Máster, y eso, es un activo para toda la vida.

¿En qué se fija un despacho de abogados como el suyo a la hora de incorporar a estos jóvenes profesionales que terminan el máster?

Pues al hilo de lo anterior, es relevante para nosotros que un alumno no se limite a obtener una calificación de apto, sino que tenga interés en una formación más completa. Además, no nos fijamos sólo en el expediente académico, sino que valoramos habilidades personales como la capacidad de trabajar en equipo, la empatía, habilidades comunicativas, etc., que sólo es posible apreciar con un contacto directo con los alumnos. Justo ello es lo que ha permitido a varios alumnos del Máster incorporarse a PwC.