Prevenir la sequedad ocular, adoptar una correcta higiene postural y establecer periodos de descanso, son claves fundamentales para cuidar nuestra salud visual al trabajar con pantallas. Así nos lo cuenta el Doctor Fernando Llovet. Profesor de los grados en Medicina y Óptica de la Universidad CEU Cardenal Herrera y director médico de la Clínica Baviera, comparte con nosotros la experiencia de estos meses de trabajo y de la adaptación a esta “nueva normalidad” para los profesionales sanitarios que cuidan de la salud de nuestros ojos.

¿Cuáles han sido los principales problemas que se han detectado después de estos meses de confinamiento?

Me voy a remitir a la nota emitida por la Sociedad Española de Oftalmología que especifica «Tres meses de trabajo con ordenador, o empleando libros, no han demostrado que incremente la graduación en la población si el trabajo se hace en buenas condiciones de iluminación. Las pantallas producen ojo seco al disminuir la frecuencia y calidad del parpadeo, y si no llevamos la corrección óptica adecuada podemos sufrir molestias como dolores de cabeza y ojos rojos. No se ha demostrado que los ordenadores, ni otro tipo de dispositivos con pantallas, emitan radiaciones luminosas ni de ningún otro tipo que lesionen el ojo, por lo que los filtros no son necesarios». La citada nota de la SEO (Sociedad Española de Oftalmología) hace hincapié en que “se debe evitar alarmar a la población con datos no contrastados y sin evidencia científica”.

En Clínica Baviera organizaron un consultorio «online» para atender, en los meses de confinamiento, este tipo de dudas y problemas visuales, ¿Cuáles han sido las principales consultas?

Efectivamente, inmediatamente tras decretarse el confinamiento, Clínica Baviera puso a disposición de la población general, y de sus propios pacientes en particular, un Consultorio On-line (atendido por médicos oftalmólogos) para asistir telemáticamente a los pacientes ante cualquier problema ocular. Además, los equipos oftalmológicos de Clínica Baviera han mantenido un estrecho contacto con los pacientes mediante tele-asistencia (videoconferencias, teléfono, etc), de tal manera que en ningún momento se ha roto relación-paciente, tan importante en la práctica médica. Muchas de estas consultas han estado relacionadas con seguimiento de patologías o cirugías previas, postoperatorios, sequedad ocular, cansancio visual y otros problemas oculares.

¿Qué es realmente lo más aconsejable para cuidar nuestra salud visual en estos momentos?

Cuando se trabaja con ordenador es necesario tener una serie de cuidados, entre los que cabe destacar: la ergonomía del trabajo adecuada (ubicación, postura, iluminación, etc.); establecer los periodos de descanso necesarios, y prevenir los efectos adversos (cansancio, sequedad ocular, etc.).

¿Cada cuánto tiempo es recomendable revisar nuestra salud visual?

Los oftalmólogos solemos recomendar revisiones oculares por el oftalmólogo (aquí he de recalcar lo que dice la Sociedad Española de Oftalmología: “recordamos que el especialista médico de la visión es el oftalmólogo“) anualmente en niños y jóvenes, en adultos no présbitas cada 2-3 años, pero a partir de la edad présbita (vista cansada) de forma anual. Evidentemente, cuando concurre patología ocular debe ser el oftalmólogo el que marque la pauta de revisiones en cada caso particular.

El Dr. Llovet a la izquierda, junto a otros profesionales sanitarios.

Me imagino que la «nueva normalidad» ha llegado también a Clínica Baviera, ¿qué ha supuesto en el día a día de los profesionales?

El retorno a la actividad (Clínica Baviera cerró todas sus clínicas de España, Italia, Alemania y Austria, días antes de que se decretara el confinamiento por los organismos gubernamentales) ha sido planificado previamente y realizándose de forma gradual. El objetivo principal de Clínica Baviera fue, es y será el de velar por la salud de nuestros pacientes y también de nuestros trabajadores, empleando todos los medios necesarios y siguiendo los protocolos establecidos por las sociedades científicas (protocolos en cuya elaboración hemos participado activamente los oftalmólogos de Clínica Baviera).

«La palabra clave ha sido la de “prevenir” el contagio, con las medidas necesarias y adecuadas (higiene, asepsia y antisepsia, separación interpersonal, limitación de aforos, etc.)»

He de afirmar aquí que la oftalmología española (tanto en su ámbito público como privado) ha estado en la vanguardia mundial en cuanto a las recomendaciones y adopción de las medidas adecuadas para minimizar el impacto de la enfermedad COVID-19 entre los pacientes y también en el personal asistencial (oftalmólogos, ópticos, personal de enfermería y administrativo).

Personalmente, ¿Cómo ha vivido esta crisis?

Cumpliendo estrictamente las medidas recomendadas, tanto por los organismos gubernamentales como por las sociedades científicas. Además, trabajando intensamente en dar cobertura a los pacientes, colaborando en la elaboración de los protocolos y recomendaciones de la propia Clínica Baviera y de la Sociedad Española de Oftalmología.

Profesor de Medicina y también de Óptica en la CEU UCH, ¿cómo ha evolucionado la función de los sanitarios dedicados a la salud de nuestros ojos?

La docencia en una actividad enriquecedora para cualquier médico, siendo en mi caso una vocación. Al transmitir conocimientos, a aquellos que están en formación, me permite colaborar en su desarrollo profesional y también en el desarrollo personal. La ciencia médica ha evolucionado enormemente en las últimas décadas, y entre ella la oftalmología, debido a la incorporación de tecnologías diagnósticas y técnicas quirúrgicas avanzadas. Nuestro país cuenta con excelentes profesionales y los oftalmólogos tienen reconocimiento a nivel mundial.

¿Qué papel tienen los ópticos en Baviera?

El trabajo en equipos multidisciplinares es una realidad en la oftalmología. Un ejemplo de ello es el caso del óptico-optometrista, pues su labor de apoyo al oftalmólogo hace que sea un miembro destacado del equipo asistencial.

«La alta cualificación profesional de los ópticos permite que estos puedan encargarse de realizar pruebas diagnósticas e interactuar con los oftalmólogos en diversas actividades clínicas»

¿Cuáles son los retos de futuro en este sector?

La oftalmología tiene ante si varios retos, desde mi punto de vista, entre los que destacaría: la prevención y control de la miopía; la prevención y el tratamiento de patologías oculares relacionadas con enfermedades generales (ejemplo, la retinopatía diabética) o con aquellas derivadas de la edad (ejemplo, la degeneración macular asociada a la edad); y, continuar con la investigación y desarrollo de nuevas técnicas quirúrgicas que nos permitan seguir abordando las diversas enfermedades oculares que afectan comúnmente a la población (cataratas, glaucoma, ametropías, etc.).