• Los alumnos de Magisterio del CEU aprenden a elaborar narraciones infantiles inclusivas utilizando el braille e ilustraciones en relieve

El claustro de Magisterio del CEU es consciente del gran valor pedagógico y didáctico de los cuentos en la educación infantil. Las narraciones infantiles abren un inmenso mundo de posibilidades educativas para los niños, que empatizan con los personajes y la historia, y se implican activamente en el proceso de aprendizaje.

Partiendo de esta premisa, y del firme compromiso de Magisterio CEU con la educación inclusiva, profesores de Educación Infantil de la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia han impulsado una innovadora actividad interdisciplinar que pone el foco en los cuentos inclusivos.

El objetivo: que los futuros maestros aprendan a rentabilizar al máximo esta valiosa herramienta pedagógica, independientemente de las necesidades educativas y de las capacidades de los alumnos que se encontrarán en su inminente ejercicio profesional. Dicho de otro modo: se trata de capacitar a los alumnos de Magisterio del CEU para que sepan elaborar cuentos inclusivos o bien adaptar los que no lo son a todo tipo de niños, incluyendo los que presentan deficiencias visuales.

El proyecto, organizado desde las asignaturas Conocimiento del Medio natural, social y cultural, del profesor Francisco PardoTrastornos del Desarrollo, impartida por la profesora Rocío López, y Lengua, a cargo de Elena Amiguet, pretendía que los estudiantes de 2º de Educación Infantil elaboraran cuentos ambientalistas e inclusivos, accesibles tanto para niños videntes como para niños con ceguera, que incluían versión en braille de texto e ilustraciones en relieve.

“El objetivo es que los futuros maestros aprendan a elaborar -o a adaptar en su caso- este recurso didáctico válido para alumnos con ceguera que están escolarizados en escuelas inclusivas: cuentos destinados tanto a niños ciegos como a niños videntes, con el fin de que ambos puedan compartir el placer que proporcionan los libros infantiles y también aprender con ellos”, explica Rocío López.

“Si los niños con ceguera disponen de los materiales adecuados que les permitan acceder al conocimiento de las cosas a través de los canales perceptivos que sí tienen, como el oído y el tacto, su desarrollo madurativo y su ritmo de aprendizaje serán óptimos”, añade la experta.

Los materiales elaborados por los alumnos aportan, además, un aprendizaje extra. Se trata de cuentos ambientalistas, “que permiten conocer las acciones y repercusiones de los niños respecto al medio ambiente, desarrollar comportamientos de cuidado de su entorno próximo y valorar los elementos que lo forman”, tal y como explica Francisco Pardo.

Alumnos implicados

La iniciativa de los profesores de Magisterio del CEU ha sido muy bien acogida por parte de los estudiantes. “Creo que es un proyecto muy enriquecedor que te permite abrir tu mente y tu creatividad para dar cabida a la diversidad que cada vez está más presente en las aulas”, afirma la alumna Amparo Sanz.

La futura maestra asegura que este proyecto le ha ayudado a ponerse en el lugar de un niño o niña invidente y pensar qué necesita para acceder al cuento de forma autónoma.

‘Es un proyecto muy enriquecedor que te permite abrir tu mente y tu creatividad para dar cabida a la diversidad que cada vez está más presente en las aulas’

“Es genial aprender, te da seguridad para un futuro, para poder preparar tú misma fichas y cuentos en braille”, añade la estudiante de Magisterio del CEU, que también pone el acento en otros aprendizajes que le ha proporcionado participar en esta actividad: “Desarrollas tu creatividad, y buscas alternativas que incluyan a todo el alumnado, que todos aprendan que somos únicos y conozcan otras realidades. Le das muchas vueltas antes de llegar al resultado, tienes que rectificar, pensar en todo lo que para nosotros es automático y pasamos por alto, indagar en la red y encontrar recursos… para que tus clases estén adaptadas a todo el alumnado”, explica.

Amparo Sanz también tiene muy claro el valor pedagógico de los cuentos: “Con ellos, los niños aprenden valores, empatizan con los personajes, despiertan su curiosidad y es un recurso motivador que les mantiene concentrados”. “Por eso, concluye, los cuentos deben estar al alcance de todos los alumnos”.

En suma, una iniciativa más de los profesores de Magisterio de la Universidad CEU Cardenal Herrera, en esta ocasión a través de los cuentos, en su compromiso por formar maestros que sean capaces de afrontar el reto de la educación inclusiva. Un proyecto que se suma a otros de similar naturaleza impulsados desde las titulaciones de Magisterio del CEU de Castellón y de Elche.