• Mayte Ruano, estudiante de doble grado de Dirección de Empresas y Marketing, relata su experiencia de estos meses mientras se encuentra de Erasmus en la ciudad belga

A Mayte Ruano, estudiante de 5º del doble grado de Dirección de Empresas y Marketing, el confinamiento le ha cogido lejos de su casa, en Bruselas, mientras disfrutaba de una beca erasmus que le llevó a la L’ICHEC – Brussels Management School, una prestigiosa escuela de gestión empresarial belga con diversos reconocimientos a nivel mundial en su especialidad. Pese a esa lejanía, Mayte mantiene la misma tranquilidad con la que se movía por los pasillos y aulas del CEU en Elche, y también la misma sonrisa por la que aflora esa serenidad. “Estoy viviendo con seguridad, podemos ir cuando queremos al supermercado, pasear, correr menos los lunes que son para los mayores”, remacha para confirmar que la decisión de quedarse fue la acertada.

Mayte Ruano, nada más aterrizar en Bruselas, en la Grand Place

¿Porqué decidiste permanecer en Bruselas, si el gobierno belga decidió los cierres en fechas similares a España?

Es cierto. Aquí, cuando la crisis empezó en España e Italia, no tomaron medidas. Pero el 13 de marzo empezaron a cerrar y el 16 ya estaban dando clases virtuales, actuaron muy rápido. Bélgica tiene muchos trabajadores de fuera y en seguida les dijeron que hicieran teletrabajo. Ni que hicieran ningún día a la oficina. Desde el CEU, la oficina de Valencia, contactaron conmigo rápidamente y me dijeron que me volviera. Y hablé con mi tutora de Elche y dije que me quedaría. Seguramente esté más libre antes aquí en Bélgica que en España. Además, no volvería porque me pondría en peligro. Vivo con mucha familia en España y les podría poner en peligro a ellos.

¿Y cómo es la experiencia de la docencia online en tu universidad?

Los cierto es que actuaron muy rápido y funciona muy bien las clases online y virtuales. Recibimos 30 minutos de clase y después tenemos clases online de grupos de trabajo y hacemos presentaciones. El profesor entra en los grupos y va escuchando. Ellos lo hacen por Teams. Lo cuelgan todo ahí. Se ponen las presentaciones posters y se hace todo ahí. Aquí, además, valoran mucho más el aspecto práctico y teórico, más el hacer las cosas que el memorizar. Algo que yo veo indispensable. Los estudiantes prefieren hacer proyectos y vamos exponiendo y vamos avanzando. Siempre se trabaja en equipo. No tenemos opción o trabajas en equipo o no trabajas.

¿Por qué decidiste estudiar en la L’ICHEC – Brussels Management School?

El principal requisito es que estuviera en el centro de Europa. La idea es poder estudiar y relacionarme en diferentes idiomas, no sólo inglés, también francés y otros idiomas. Además, me permite mejorar mi francés, ya que mi idea es trabajar en Francia. He hecho varias prácticas o en el sector Hostelería o de Marketing y mi sueño siempre ha sido tener un hotel y me gustaría trabajar y ver cómo va uno.

Durante su estancia, antes del confinamiento, ha conocido ciudades como la de Ostende

Imagino que sigues la actualidad de la crisis del COVID 19 en España.

Yo hablo con mis padres y veo las diferencias: aquí la gente hace caso, ahí en España la gente aprovecha para quedar en los supermercados. Me preocupa más la situación de España. Aquí, en Bélgica, en la residencia de estudiantes nos seguimos reuniendo y seguimos viendo películas. Aquí lo único es que siempre nos dan mucha seguridad y material de protección como mascarillas y guantes.

¿Tienes idea de cuándo volverás a España, ahora que se habla de las diferentes fases de desescalada en nuestro país?

En teoría me quedaré hasta junio en Bélgica, pero están hablando de que es posible que mi estancia se prolongue, por la situación actual, hasta julio. Aquí tenemos exámenes orales. Si podemos hacerlos en junio, perfecto y, si no, en la primera semana de julio.

De visita en Amberes, el día de antes del confinamiento
Artículo anteriorUn médico y tres frentes
Artículo siguienteJueves, 30 de abril de 2020