Una antigua alumna de Periodismo cuenta su experiencia empresarial en la CEU-UCH

0
436

Andrea Bellot / 4º Periodismo

La antigua alumna de Periodismo Desirée Tornero, fundadora de la empresa de comunicación ‘Agua y sal Comunicación’, visitó las instalaciones de la CEU-UCH.

La emprendedora contó a los alumnos del cuarto Grado en Periodismo cuál fue el camino que finalmente la llevó a emprender y formar su propia empresa de comunicación: Agua y sal S.L.

A pesar de las transformaciones que ha sufrido el periodismo en los últimos años, la profesional destacó que “el contenido de una nota de prensa es lo que ahora nos puede diferenciar de un influencer”. Además, recalcó la importancia, para los estudiantes y futuros periodistas, de hacer prácticas en empresa: “Las prácticas son fundamentales, para formarse y para hacer contactos. Estos te sirven para abrirte puertas durante toda la vida”.

Tornero recordó su paso por diferentes empresas como algo muy significativo, desde las primeras prácticas que hizo en el periódico comarcal de su pueblo (Ayora), más tarde en la COPE o de corresponsal de su pueblo para el periódico Levante -EMV, hasta su primer empleo en un periódico sobre mercado laboral en el que trabajó durante siete años. “Estaba bien e hice muchos contactos, pero al trabajar con comerciales había algo que no entendía. Yo trabajaba sin parar, pero ellos ganaban mucho más”, comentó la periodista, y añadió: “un día vendí una página de publicidad, vi que se me daba bien y, además, ganaba más dinero”.

A pesar de parecer un trabajo estable, en 2004 comienzan a darse algunos brotes de crisis entre el mundo periodístico, de manera que el lugar de trabajo de Desirée desaparece y ella comienza a trabajar para Grupo Ismos. “Éramos tres periodistas cuando yo empecé, y hasta 2009 llegamos a ser trece. Era la época del “boom”, reconoció Tornero.

La profesional explicó a los estudiantes que es importante no dejar de formarse: “Nos pidieron un gabinete de comunicación. Cuando yo estudiaba la carrera no teníamos formación al respecto, y a mí me daba un poco de vértigo, así que decidí hacer un máster en Comunicación de Nuevas Tecnologías y más tarde me formé sobre redes sociales y miles de cursos más”, afirmó Tornero.

Pero lo que más destacó la emprendedora en esta charla fue la etapa de su vida en la que decidió arriesgar e invertir en lo que es hoy en día su empresa de comunicación. “Me quedé en la calle y decidí quedarme con la empresa. Me quedé con la cartera de clientes, aunque desde el primer momento supe que tenía que cambiarle el nombre para sentirla mía”, explicó la empresaria, quien además afirmó que “sola no se puede” por lo que la empresa ha pasado a contar con siete trabajadores, dos de ellos becarios.

Tornero insistió en que la agencia de comunicación es imprescindible para organizar el contenido de los medios. El contenido sigue siendo la clave: actualizar la web, las redes sociales, etc. Además, confesó que “la agenda es un dolor de cabeza porque hay que actualizarla continuamente”.

La antigua alumna del CEU les dio unos consejos a los alumnos de Empresa Informativa que asistieron al encuentro: “Aprovechad al máximo las prácticas. Aprended y utilizar la intuición, pero no os cerréis en banda y buscad inspiración en distintas cosas a las que os gustan. Es bueno luchar por tus sueños, pero nunca sabes si el camino que te espera es diferente”.