Antiguas alumnas del CEU analizan el papel de la mujer en el sector audiovisual

0
510

Javier Haya / 2º Periodismo

Para conmemorar el 25º Aniversario del Grado en Comunicación Audiovisual y con motivo de la celebración de la Semana de la Mujer, la CEU-UCH organizó una mesa redonda con antiguas alumnas de la Universidad para reflexionar sobre el feminismo y el rol de la mujer en el proceso de creación audiovisual. Begoña Siles, profesora de Comunicación Audiovisual y directora de la Cátedra Luis García Berlanga de la Universidad CEU Cardenal Herrera, presentó y moderó el encuentro.

Esta actividad, organizada por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la Comunicación, el Departamento de Comunicación Audiovisual y la Unidad de Igualdad de la Universidad CEU Cardenal Herrera, contó con las intervenciones de Mª Jesús Espinosa de los Monteros (dos premios Ondas; jefa de Proyecto de Podium Podcast de PRISA Radio), Ana Ramón Rubio (directora y guionista de la multipremiada webserie “Sin vida propia”), Lucía Solaz (escritora, guionista y crítica cinematográfica) y Almudena Verdes (directora de fotografía, realizadora y guionista de proyectos de ficción, documental y publicitarios).

Mª Jesús Espinosa inició la conferencia con una alabanza explícita y transparente del feminismo, término que no teme en emplear como sinónimo de igualdad y justicia. Espinosa, ganadora de un Premio Ondas por su labor como jefa de Premium Podcast (Prisa Radio), denunció la situación de desigualdad que sufre la mujer en múltiples facetas vitales, desde el mundo laboral hasta el lenguaje. Y aprovechó para “obligar” a los asistentes a leer Todos deberíamos ser feministas de Chimamanda Adichie, y para denunciar la postura «victimista», que perpetua una posición de debilidad, según remarcó.

“Internet ha traído cierta democratización que ha permitido que cualquiera pueda contar una historia”, ha afirmado Ana Ramón Rubio. La directora de la webserie “Sin vida propia”. También reconoció que en el mundo del cine las mujeres no lo tienen tan fácil. Rubio advierte en el proceso de creación ciertos síntomas machistas, como el hecho de que a la hora de dirigirse a alguien se tienda a escoger al varón, aunque la mujer sea la directora y el hombre, por ejemplo, el sonidista.

Por su parte, la escritora Lucía Solaz reflexiona en sus novelas sobre el problema de la identidad, y más concretamente sobre la identidad de género. En sus últimas obras, como El viento en el agua, amplía su punto de vista y sitúa también a los hombres como víctimas de la sociedad patriarcal. “El feminismo tiene que ser un movimiento de todos por todos, las mujeres únicamente no podemos solucionar toda la injusticia”, concluyó la doctorada en cine fantástico.

Antes de pasar a la ronda de preguntas, Almudena Verdés se adentró  en el mundo de las cuotas de género y la situación de la mujer en el mundo audiovisual. “Los números dicen que hay profesiones para las que la mujer no sirve”, afirmó con tono de reproche la directora de fotografía que relata el machismo “puro y duro” que vivió como operadora de cámara. Verdés remarcó que la pregunta que hay que hacerse no es cuántas mujeres saben dirigir, sino cuántas oportunidades se les dan.

Ya en el espacio de debate, las cuatro mujeres, con la colaboración de las profesoras de la CEU-UCH Begoña Siles y Ruth Abril, reiteraron las ideas clave de la charla: la necesidad de una lucha conjunta contra las injusticias de género, la cooperación en lugar de la ayuda y la defensa de la igualdad.