David Roca: «Necesitamos a personas que piensen, que se impliquen, que luchen por un mundo mejor y crean en los cambios»

0
614

DSCF1912

 

Belén Grau / 3º Periodismo

David Roca Biosa, presidente de la fundación humanitaria “El Alto” y licenciado en farmacia, ofreció una conferencia en la Universidad CEU Cardenal Herrera sobre su experiencia como impulsor de un proyecto de salud internacional en África. ”Antes decía que allí me perdí, ahora sé que en realidad me encontré”, afirmó.

Esta iniciativa humanitaria ha tratado de dar acceso a una asistencia sanitaria pública, universal y de calidad a países en vías de desarrollo. De este modo, ha cubierto uno de los pilares fundamentales de la calidad de vida de un ser humano. “Todos tenemos que preguntarnos qué podemos hacer por los demás desde nuestra perspectiva», declaró Roca, a lo que añadió: “Es necesario que tomemos conciencia de la realidad que vivimos y sus carencias”.

La fundación ha emprendido varios proyectos. Uno de ellos se ha dirigido a la construcción de una farmacia en un hospital de Gambo (Etiopía) que cumpliera con las normas internacionales de calidad. El fundador aseguró: “Quise ver qué otras posibilidades me daban los estudios para poder actuar directamente sobre personas necesitadas y su salud. La característica más relevante de este tipo de asistencia sanitaria es el hecho de que los medicamentos se han fabricado con las materias primas locales, evitando así la dependencia con los países occidentales.

Además, la ONG ha formado profesionalmente al personal etíope, con el fin de que sea un proyecto a largo plazo y que el propio país pueda garantizar sus necesidades sanitarias. “Hay que trabajar en la formación. Si hacemos diagnósticos pero no instruimos a nadie no sirve de nada”, concluyó.

El siguiente paso del proyecto consistió en la remodelación de los espacios físicos del hospital y su infraestructura. De esta forma se ha optimizado el funcionamiento, se ha incrementó el éxito terapéutico, ha disminuido el gasto económico y se ha controló la distribución de los medicamentos.

La segunda gran iniciativa de la ONG ha sido el estudio de la malnutrición en el país, una de las lacras más destructivas para el mismo. “Lo primero que hicimos fue analizar las necesidades concretas de esas personas, para que nuestros esfuerzos fueran efectivos”, afirmó David Roca.

El resultado del análisis ha sido la creación de un establo con distintas especies de animales que ha podido cubrir las carencias nutricionales y potenciar el desarrollo local. Así como la extensión del uso de una “pasta” de cacahuete de fácil distribución que ofrece las calorías necesarias de todo un día.

La fundación ‘El alto’ se ha encaminado en otros proyectos como la lucha contra la tuberculosis en Uganda o el Chad y la expansión de este tipo de farmacias. Asimismo, se ha llevado a cabo estudios sobre las enfermedades de origen hídrico que asolan a toda África. En esta fundación de cooperación al desarrollo se han llevado a cabo actividades que han mejorado las condiciones de miles de africanos. Según Roca, en el mundo abundan los conocimientos técnicos pero hay una carencia notable de iniciativa individual, perspectiva crítica y solidaridad. «Necesitamos a personas que piensen, que se impliquen, que luchen por un mundo mejor y crean en los cambios”, finalizó el ponente.

 

 

 

 

 

 

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *