“Me iré del toro cuando no asuma una CORNADA”

0
426

Saúl Jiménez Fortes ha conseguido entrar en el corazón de los aficionados sin traicionarse. Con las ideas muy claras desde novillero y con la seguridad del que sabe que porta la verdad en la muleta y el valor por bandera, se ha convertido en una de las grandes esperanzas del aficionado.

Son muchas las tardes en las que Jiménez Fortes ha triunfado. / ArchivoPregunta. ¿Cómo se ha sentido en los primeros compases de la temporada?
Respuesta. En la plaza me he sentido a gusto y he notado una evolución grande. El triunfo no me obsesiona.
P. ¿Cómo fue para usted torear en Valencia?
R. Me he sentido muy bien de volver a estar anunciado en los carteles porque es una plaza importante y es de las primeras ferias y, aunque mi corrida no dio muchas facilidades, conseguí transmitir emoción y si lo hubiera matado bien, podría haber cortado una oreja.
P. ¿El valor es el arma fundamental para torear despacio?
R. Sí, sin duda. Se utiliza para torear y para emocionar a la gente.
P. ¿Dónde está la línea entre el valor, la verticalidad y el tremendismo?
R. El valor es la herramienta fundamental para hacer el toreo, para poder abandonarse en la plaza y hacer lo que uno siente; la verticalidad es fundamental para mantener un cierto equilibrio en el toreo y es fundamental para contrastar con la horizontalidad del toro, y el tremendismo está en la personalidad arrolladora que puede llegar a tener un torero, aunque al aficionado purista le guste el toreo clásico.
P. ¿Qué le parece que le compraren con José Tomás?
R. José Tomás es uno de los toreros en los que más me he mirado y es un referente grandísimo. Él tiene gran parte de culpa de que yo sea torero y yo me siento orgulloso y privilegiado de poder vivir y compartir el mismo tiempo de José Tomás. Creo que me falta mucho para eso y ojala algún día toree con él y la comparación tenga su verdadera lógica.

Figura del toreo

P. ¿Qué se necesita para ser figura?
R. Sobre todo, constancia, voluntad y creer en uno mismo. Luego, conocimiento del toro y de la técnica y algún golpe de suerte.
P. ¿Qué imagen cree que tiene de usted el aficionado?
R. No te sabría decir… los toreros nos intentamos aislar de todo, tanto de lo bueno como de lo malo, aunque creo que hay muchos aficonados que están ilusionados con mi toreo. Y eso yo tengo que refrendarlo con tardes importantes.
P. Es un torero muy joven, pero las cornadas le han castigado bastante, ¿a qué se debe?
R. Se debe al compromiso y a errores que se tienen delante del toro, y es el precio a pagar por lo que uno ha decidido ser. El día que no asuma una cornada, creo que será el día que me deba quitar del toro, lo que no quiere decir que un torero tenga que buscarlas ni que mi concepto del toreo vaya enfocado al drama ni la épica. Pero creo que todavía no puedo competir con la maestría de las figuras y tengo que abrirme camino, unas tardes de una manera y otras, de otra.
P. ¿Qué se le pasa a un torero por la cabeza cuando ve las imágenes de una cornada como la de Padilla?
R. Es de los días que más he sufrido viendo una corrida de toros. Te quedas frío, cuesta mucho asumirlo. Hay pocos hombres que son capaces de sobreponerse a cosas tan duras con tanta hombría y orgullo.

 “Madrid va a marcar mi carrera, tengo mucho que ganar y nada que perder”

P. ¿Hay valores en el mundo del toro que se han perdido en la sociedad?
R. Sí, la hombría, pero sin género, el pundonor, la búsqueda de tu libertad y de tu dignidad, sin engañar a nadie porque aquí todo es muy de verdad.
P. ¿Cómo le explicaría la fiesta a los jóvenes?
R. Hay que acercar la fiesta a la gente joven. Si la fiesta se cuenta tal cual es y se enseña el trasfondo, se defiende sola, pero hemos cometido muchos errores. Yo creo que la gente joven volverá a los toros, pero para eso tenemos que trabajarlo, hay que cambiar el sistema.

Jiménez Fortes con un grupo de aficionados prácticos
Jiménez Fortes con un grupo de aficionados prácticos

Los tres puertos

P. El toreo siempre se ha caracterizado por su compromiso con los demás y usted ha empezado la temporada con una gesta solidaria encerrándose con seis toros en Málaga. ¿Cómo fue?
R. Fue una tarde bonita por todo lo que conllevaba. Para mí era un regalo y, aunque la tarde se fue poniendo en contra, la pude remontar y eso me ha dado mucha moral para creer en mí mismo y saber que el único que puedo cambiar el sino de mi carrera soy yo.
P. ¿Y cómo definiría su paso por Sevilla?
R. Pues fue una pena, pude haber tocado pelo en el segundo si llego a matar bien y hubiera sido muy importante para mi carrera. Pero la imagen que di fue buena y la gente salió contenta e ilusionada con mi toreo.
P. ¿Es Madrid el todo por el todo?
R. Nunca se puede decir, pero sí que creo que va a marcar mi carrera porque va a ser mi primer San Isidro como matador y mi confirmación. Son dos tardes, tengo mucho que ganar y nada que perder porque con veinte años no se tiene nada y, sobre todo, tengo mucha ilusión de poder estar ahí.
P. ¿Qué le pide a esta temporada de consolidación?
R. Madurar mi concepto y que la necesidad o la ansiedad de triunfo, o cualquier devenir, no me haga cambiar, porque sé que antes o después las cosas llegarán. Lo importante es que salga de la plaza satisfecho y orgulloso de ser torero porque esa será la única manera para que, el día que me vaya de la profesión, lo haga orgulloso.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *