“Los implantes mamarios actuales son 100% seguros para la mujer”

0
586

Carlos Vázquez, presidente de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria, asegura que estas prótesis “ya no implican ningún tipo de riesgo”

Sergio Batllés / 3º Periodismo

Tras la retirada de las prótesis mamarias PIP, Carlos Vázquez, presidente de la Sociedad Española de Senología y Patología Mamaria (SESPM), garantiza que en el mercado actual de prótesis existen “cero riesgos” para sus consumidores. “Tanto las prótesis de gel de silicona cohesivo como las de suero fisiológico no presentan ningún tipo de problema en lo que se refiere a la seguridad de la mujer”, declara el también representante del Gobierno de España ante la Unión Europea en el asunto de las prótesis PIP.

Carlos Vázquez, presidente de SESPM. / Archivo
Carlos Vázquez, presidente de SESPM. / Archivo

Las implantaciones que actualmente se encuentran en el mercado se dividen en dos grupos. Las prótesis compuestas de gel de silicona cohesivo y las prótesis de suero fisiológico. “Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes”, indica el presidente de la SESPM. Las prótesis de suero fisiológico “son para toda la vida” y son “más radiotransparentes” a la hora de realizar una mamografía. Por otro parte, en el caso de que se rompa el implante “este se detecta inmediatamente ya que la mujer notará una perdida de volumen”. “No obstante, estas prótesis son menos estables y su volumen disminuye con el paso de los años”. reconoce Vázquez.
Respecto a las de gel de silicona cohesiva, Vázquez asegura que son “más estables y no se desplazan”, además de presentar un “volumen fijo” que no disminuye con el paso del tiempo. Sin embargo, Vázquez reconoce que el principal inconveniente en este tipo de implantes es que no son para toda la vida: “Hay que cambiarlos cada ocho o nueve años”.

Prótesis PIP
Las prótesis PIP fueron retiradas del mercado porque, según Vázquez, se rompían con “mayor frecuencia de la habitual”. “A los cinco años de realizar el implante, el 10% solían romperse”, dice Vázquez. Esto se debe fundamentalmente a su contenido. “Las prótesis PIP están compuestas de gel de silicona fluido, sustancia que cuenta con mayores probabilidades para romperse”, explica. “Durante la existencia de las prótesis PIP, el gel de silicona que estas empleaban no era el que habitualmente se utilizaba en este tipo de implantes”, reconoce Vázquez, “se trataba de una silicona de tipo industial”, añade.
Respecto a las mujeres que llevan este tipo de implantes Vázquez recomienda que se sometan “a controles médicos a base de ecografías y resonancias magnéticas”. “Si se detecta el mínimo problema, habrá que cambiarlas”, concluye.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: *