• Los estudiantes de sexto curso de Medicina del CEU han realizado la prueba ECOE
El vicedecano de Medicina dando las últimas recomendaciones antes de abrirse las puertas

Han afrontado dos maratonianas sesiones donde se sucedían sin pausa una veintena de casos clínicos por resolver. Y con la presión de saber que se lo jugaban todo a una prueba. Los estudiantes de sexto curso de Medicina del CEU realizaron, ayer y el viernes, la ECOE (Evaluación Clínica Objetiva Estructurada). Un difícil examen, necesario para obtener el título universitario y afrontar el siguiente reto, el MIR, antes de cumplir su sueño de ejercer como médicos.

Un grupo de estudiantes de Medicina a punto de afrontar este decisivo examen

El puntero Centro de Simulación Avanzada del CEU de Castellón ha sido nuevamente el escenario “de esta prueba definitiva a la que tienen que enfrentarse los estudiantes de Medicina para demostrar sus competencias y habilidades a la hora de atender a los pacientes”, explica Ramón López Salgueiro, vicedecano de Medicina de la CEU UCH de Castellón.

En esta prueba, los futuros médicos deben superar un exigente circuito de “estaciones” o, dicho de otro modo, simulaciones de casos clínicos reales con “pacientes” (actores, modelos anatómicos o modelos fisiológicos robóticos) que han de resolver en tan solo diez minutos. Las estaciones representan casos relacionados con las especialidades que han cursado los alumnos de Medicina a lo largo de la carrera. Un infarto de miocardio, un herido por accidente múltiple, una quemadura de tercer grado… Cada puerta que flanquean supone un reto diferente.

Los futuros médicos han tenido que demostrar lo aprendido a lo largo de la carrera

La ECOE del CEU, además, ha obtenido la certificación de la Conferencia de Decanos de Medicina, lo que habilita a esta Universidad para examinar de esta prueba a estudiantes de cualquier Facultad de Medicina de España.

Esta certificación obedece “al gran trabajo desempeñado por los profesores responsables de asignaturas y los asociados de prácticas, el personal de administración y servicios y, en especial, las dos profesoras responsables del diseño y desarrollo de la prueba: Belén Merck y Sonsoles Musoles“, destaca López. Una implicación a la que se suma, sin duda, la idoneidad de las instalaciones en las que se realiza. Y es que el Centro de Simulación Avanzada (CSA) del CEU, el único de sus características en la Comunidad Valenciana, cuenta con las instalaciones óptimas para la celebración de cualquier tipo de práctica clínica.

Cada puerta que flanqueaban les presentaba un nuevo reto médico

Y los resultados lo demuestran. El vicedecano se muestra muy satisfecho por la capacidad que están demostrado los alumnos en esta prueba “a la hora de establecer empatía con los pacientes en la consulta, la forma de interrogarles, la claridad para solicitar pruebas complementarias, la capacidad de interpretar resultados y la precisión en la prescripción de tratamientos específicos”.

“Como antiguo alumno y actual profesional de la Medicina, puedo asegurar que nuestros alumnos acceden al mundo laboral mucho más preparados en el manejo clínico del día a día. Si alguno de ellos fuese mi futuro médico, me encontraría muy seguro con su atención”, asegura.

Los futuros médicos han tenido que demostrar los conocimientos y destrezas adquiridos durante los seis años de carrera

En el mismo sentido se expresa una de las responsables de la prueba ECOE del CEU de Castellón, la cirujano y profesora de Medicina Belén Merck, para quien los estudiantes, más allá de sus capacidades clínicas, vienen demostrando una alta preparación en las habilidades comunicativas, fundamentales para ser buenos médicos”, subraya. La médico lo ha comprobado, además, en un escenario real y mucho más difícil que cualquier examen, pues es la impulsora de Medipinas, el proyecto solidario de Medicina CEU en Filipinas, donde ha constatado la valía profesional y humana de los alumnos.

La implicación del profesorado ha sido clave en la organización de la prueba

Y es que los estudiantes de Medicina del CEU se preparan a lo largo de toda la carrera para aplicar eficazmente sus conocimientos teóricos a la praxis profesional, atendiendo también a la dimensión humana de su profesión. Más allá de las de los centros sanitarios, realizan numerosas prácticas de simulación clínica en el CSA, lo que les permite tener un entrenamiento adicional para desarrollar su actividad profesional de una forma más eficaz y segura para el paciente.